Qué lle­va­mos a la pla­ya

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Ase­so­ra­mien­to: Lic. en Nu­tri­ción Ma­ría Flo­ren­cia Roa, Fun­da­ción Car­dio­ló­gi­ca Ar­gen­ti­na

va­ca­cio­nes mo­di­fi­ca­mos nues­tras ru­ti­nas y ho­ra­rios de co­mi­da. Se vuel­ve co­mún al­mor­zar en la pla­ya, el río o la pi­le­ta, al ai­re li­bre, fue­ra de ca­sa; y en es­tas oca­sio­nes la “he­la­de­ri­ta” se ha con­ver­ti­do en una ver­da­de­ra alia­da pa­ra quie­nes bus­can op­cio­nes más eco­nó­mi­cas. Pe­ro, aún en es­te con­tex­to tam­bién es po­si­ble pen­sar al­ter­na­ti­vas sa­lu­da­bles, que nos per­mi­tan re­em­pla­zar la tí­pi­ca be­bi­da ga­seo­sa y los sánd­wi­ches de ja­món y que­so, in­te­gran­do a los más chi­cos en la pre­pa­ra­ción dia­ria. Tam­po­co se tra­ta de eli­mi­nar al­gún “gus­ti­to” o “per­mi­ti­do”, si bien de­be­mos re­cor­dar que nues­tra sa­lud no se to­ma va­ca­cio­nes y pa­ra nues­tro cuer­po es im­por­tan­te siem­pre re­ci­bir el “com­bus­ti­ble de me­jor ca­li­dad”.

En pri­mer lu­gar, y te­nien­do en cuen­ta las al­tas tem­pe­ra­tu­ras del ve­rano, lo más im­por­tan­te es la hi­dra­ta­ción y se re­co­mien­da be­ber agua, de 2 a 3 li­tros dia­rios. El te­re­ré es una in­fu­sión muy po­pu­lar, co­mo re­em­pla­zo del ma­te con agua ca­lien­te. Tam­bién po­de­mos lle­var ju­go de fru­tas na­tu­ra­les, sin azú­car o en su de­fec­to ju­gos en pol­vo die­té­ti­cos.

Pa­ra el al­muer­zo, las en­sa­la­das con in­gre­dien­tes fres­cos son muy prác­ti­cas y fá­ci­les de pre­pa­rar. Po­de­mos in­cluir: que­so port sa­lut light, rú­cu­la, pal­mi­tos, pal­ta, za­naho­ria, hue­vo du­ro, etc. No nos ol­vi­de­mos que mien­tras más co­lo­res ten­gan, más nu­tri­ti­vas se­rán. Se pue­den lle­var va­rios re­ci­pien­tes con los in­gre­dien­tes lis­tos pa­ra con­su­mir (la­va­dos y cor­ta­dos) pa­ra que ca­da uno se pre­pa­re la su­ya; por ejem­plo: tro­ci­tos de po­llo o car­ne co­ci­dos, una la­ta de atún o sar­di­nas con cham­pig­no­nes fres­cos, mo­rro­nes (pue­den ser asa­dos), to­ma­tes, apio, ra­di­che­ta y al­gu­nas nue­ces pi­ca­das pa­ra dar­le un to­que cro­can­te.

Las fru­tas siem­pre son una bue­na op­ción en to­das sus ver­sio­nes. La clá­si­ca en­sa­la­da de fru­tas re­fres­ca, y en la he­la­de­ri­ta se con­ser­va bien. Al igual que con las ver­du­ras, la va­rie­dad de co­lo­res re­fle­ja más apor­te de nu­trien­tes.

Otra al­ter­na­ti­va co­mo co­la­ción son los tan pla­ye­ros cho­clos. Eso sí, sin man­te­ca. El yo­gurt des­cre­ma­do fir­me o be­bi­ble, la gelatina y los fru­tos se­cos co­mo nue­ces, al­men­dras o cas­ta­ñas de ca­jú (can­ti­dad acon­se­ja­da: 5 – 10 uni­da­des) son tam­bién muy bue­nas op­cio­nes en es­te mo­men­to.

Pa­ra la tar­de, op­te­mos por las vai­ni­llas, las ga­lle­ti­tas de ba­jo te­nor gra­so, el pan de se­mi­llas o las ga­lle­tas de arroz (pre­fe­ren­te­men­te no su­pe­rar las 2 o 3 uni­da­des).

Si que­re­mos to­mar un he­la­do, es pre­fe­ri­ble ele­gir los he­la­dos light o pa­li­tos de agua.

En

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.