Cre­cien­do FE­LI­CES

Mia - - DECO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Los ni­ños tie­nen un lu­gar pri­vi­le­gia­do en el Feng Shui que po­ne es­pe­cial aten­ción en tra­tar de lo­grar que crez­can y se for­men en un cli­ma de sa­lud y ar­mo­nía. Ac­ti­van­do las áreas de la ca­sa que co­rres­pon­den a los hi­jos y al Wen Chang (lu­gar del estudio) se con­si­gue for­ta­le­cer sus cua­li­da­des, im­pul­sar el estudio y re­for­zar la pro­tec­ción ce­les­tial.

Los chi­cos ne­ce­si­tan mo­ver­se en un es­pa­cio que los es­ti­mu­le y los ha­ga sen­tir se­gu­ros, por lo tan­to, equi­par la habitación de una ni­ña o de un ni­ño con Feng Shui es muy di­fe­ren­te que pla­ni­fi­car cual­quier otra habitación de la ca­sa. Hoy en día re­sul­tan muy ver­sá­ti­les es­tos es­pa­cios pues se uti­li­zan pa­ra dor­mir, pe­ro, ade­más, pa­ra ju­gar con ami­gos, mi­rar la te­vé, es­tu­diar y usar la compu­tado­ra.

Po­de­mos en­ton­ces per­ci­bir en la habitación, dos fun­cio­nes: una Yin (el des­can­so) y otra Yang (la ac­ti­vi­dad).

Es­to ha­ce que al mo­men­to de de­co­rar y pin­tar, de­ba­mos te­ner en cuen­ta que se re­quie­ren de ba­se co­lo­res sua­ves y cal­mos en las pa­re­des, que son los que nos in­ci­ta­ran al des­can­so.

Pa­ra los va­ro­nes, pue­den ser ce­les­tes, bei­ge, la­van­da por­que con­lle­van a la cal­ma e in­tros­pec­ción, y los ver­des agua por su fres­cu­ra.

Pa­ra las ni­ñas, que­dan ex­ce­len­tes los to­nos bei­ge, ro­sas y li­las ya que no so­lo de­no­tan fe­mi­nei­dad sino que tam­bién go­zan de una fre­cuen­ciaa en cuan­to a la ex­pre­sión del amor .

Las to­na­li­da­des ver­des, naranja, ama­ri­llo y li­la bri­llan­tes son los que los man­ten­drán en­tre­te­ni­dos y pue­den agre­gar­se en al­moha­do­nes, cor­ti­na­dos, co­ber­to­res, mo­bi­lia­rio mó­vi­les o apli­ques en las pa­re­des lo­gran­do una dis­tri­bu­ción equi­li­bra­da en­tre Yin y Yang.

Ca­si to­dos los ni­ños, ac­tual­men­te, po­seen un ni­vel de sen­si­bi­li­dad psí­qui­ca, men­tal y emo­cio­nal muy al­ta. Por eso, cuan­to más equi­li­brio ha­ya en sus ám­bi­tos, me­jor se­rá su cre­ci­mien­to. A las ni­ñas, en par­ti­cu­lar las pe­que­ñas, les agra­da acu­mu­lar ob­je­tos y juguetes, ado­ran las al­moha­das, las man­tas y las alfombras pa­ra ti­rar­se en el pi­so. Por su­pues­to, rei­nan las mu­ñe­cas y pe­lu­ches, así es que gran par­te de es­tos cuar­tos ter­mi­nan re­ple­tos. Es ideal re­or­ga­ni­zar­los en baú­les, ar­ma­rios o ca­jas de­bi­da­men­te eti­que­ta­das por­que el ex­ce­so pue­de in­ter­fe­rir el tras­la­do del Chi. Una vez or­de­na­do, el dor­mi­to­rio ten­drá otro ai­re y las chi­cas po­drán or­ga­ni­zar­se mu­cho me­jor.

A los chi­cos les en­can­ta sal­tar so­bre la ca­ma o ju­gar en ella, por eso, a la ho­ra de ele­gir una ca­ma de­be ser ro­bus­ta y no de­ma­sia­do an­gos­ta, con can­tos re­don­dea­dos pa­ra que los mu­cha­chi­tos se sien­tan más tran­qui­los.

Bue­nas de­ci­sio­nes

Em­plear ma­te­ria­les sa­nos y na­tu­ra­les, pre­fe­rir ma­de­ras ma­ci­zas con aca­ba­dos de acei­te de lino o ce­ras, pin­tu­ras al agua y fi­bras na­tu­ra­les evi­ta­ran mu­chas aler­gias.

Cuan­do en la ca­sa hay ni­ños con pro­ble­mas de con­duc­ta o dis­per­sión, se de- ben ex­tre­mar los cui­da­dos pa­ra un buen des­can­so: uti­li­zar sá­ba­nas de al­go­dón y alfombras de la­na por­que to­das las te­las que con­tie­nen fi­bras son con­duc­to­ras de ener­gía. Por el mis­mo mo­ti­vo, se re­co­mien­da evi­tar los res­pal­dos me­tá­li­cos.

Las lám­pa­ras di­croi­cas que po­seen trans­for­ma­do­res pro­du­cen cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos no­ci­vos.

Evi­tar los te­le­vi­so­res en las ha­bi­ta­cio­nes, de ser im­po­si­ble, des­co­nec­tar­los de no­che pa­ra evi­tar un ex­ce­so de io­ni­za­ción.

No se de­ben guar­dar ob­je­tos de­ba­jo de la ca­ma por­que jun­ta pol­vo y en­tor­pe­ce el fluir de la ener­gía, en es­pe­cial sa­car los za­pa­tos y juguetes me­tá­li­cos.

PP­res­tar es­pe­cial aten­ción a los es­tan­tes arri­ba de la ca­be­ce­ra, po­drían in­di­car pre­sio­nes o traer­les­les mmie­dos in­jus­ti­fi­ca­dos a los ni­ños

LLas aris­tas de los mue­bles o co­lum­nas no de­ben­ben es­tar apun­tan­do a la ca­ma, si es­to ocu­rrie­ra co­lo­co­lo­car una ta­pa can­to.

Es muy co­mún en­con­trar vi­gas so­bre las ca­ma­mas pro­du­cien­do des­ar­mo­nía e ines­ta­bi­li­dad en el ddor­mir, se pue­den ocul­tar crea­ti­va­men­te co­lo­clo­can­do co­me­tas, te­las que las ta­pen o mó­vi­les qu­que di­si­pen la ener­gía.

In­ci­tar­los al ar­te les per­mi­ti­rá ex­pre­sar­se des­de­de lo más pro­fun­do. Pa­ra que ten­gan un lu­gar don­de­do ga­ra­ba­tear, se pue­de ar­mar una car­te­le­ra de cor­cho don­de col­gar sus di­bu­jo­di­bu­jos, es­ta pre­sen­cia con­tri­bu­ye a la iden­ti­fi­ca­ción de los ni­ños con el es­pa­cio y for­ta­le­ce la re­la­ción con pa­dres y her­ma­nos.

Pa­ra que los ni­ños se sien­tan fe­li­ces en su habitación, la pro­pues­ta de­be ser va­ria­da y di­ver­ti­da y el co­lor co­mo pro­ta­go­nis­ta pue­de apli­car­se en di­fe­ren­tes for­ma­tos.

Las ra­yas verticales apor­ta­ran cre­ci­mien­to, los mo­ti­vos con cua­dra­dos se­gu­ri­dad y las flo­res fe­mi­nei­dad. Ma­ri­po­sas, lu­na­res, estrellas y mu­cha ima­gi­na­ción es lo que no de­be fal­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.