Pér­di­da au­di­ti­va en los ni­ños

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Fuen­te: MED-EL Pro­vee­dor in­ter­na­cio­nal de im­plan­tes au­di­ti­vos

Apro­xi­ma­da­men­te, 1 a 3 ni­ños, por ca­da 1000 que na­cen, tie­nen al­gún ti­po de pér­di­da au­di­ti­va. Si bien la cau­sa no siem­pre se co­no­ce, és­ta pue­de ser tra­ta­da. Lo im­por­tan­te es lo­grar un diag­nós­ti­co a edad tem­pra­na y brin­dar­le al ni­ño el tra­ta­mien­to que ne­ce­si­ta.

Los dos pri­me­ros años de vida son los más im­por­tan­tes pa­ra el desa­rro­llo de la au­di­ción del ni­ño, por lo que es ne­ce­sa­rio ac­tuar con ra­pi­dez. ¿Có­mo ha­cer pa­ra sa­ber si nues­tro hi­jo no es­cu­cha bien? Si se tra­ta de un re­cién na­ci­do, lo más pro­ba­ble es que se le ha­yan prac­ti­ca­do un mon­tón de exá­me­nes o prue­bas di­fe­ren­tes pa­ra com­pro­bar su es­ta­do ge­ne­ral de sa­lud. Al­gu­nas de es­tas pro­yec­cio­nes se cen­tran en lo au­di­ti­vo, pe­ro pue­de ocu­rrir que la pér­di­da au­di­ti­va no se ma­ni­fies­te en es­tos es­tu­dios. Por es­to es fun­da­men­tal que los pa­dres, o el adul­to a car­go del be­bé, pres­ten aten­ción a su desa­rro­llo au­di­ti­vo y se­pan cuá­les son los sín­to­mas tí­pi­cos de la pér­di­da au­di­ti­va, pa­ra ayu­dar a eva­luar si el ni­ño es­cu­cha den­tro de lo que es con­si­de­ra­do nor­mal. Pa­ra es­to, es con­ve­nien­te pre­gun­tar­se: • ¿Reac­cio­na a los so­ni­dos Fuer­tes?

• ¿Tie­ne pro­ble­mas pa­ra dis­tin­guir de dón­de vìe­ne un so­ni­do?

• ¿ Em­pie­za bal­bu­cear, per el mur­mu­llo no se con­vier­te en un dis­cur­so com­pren­si­ble?

•¿ No reac­cio­na a las vo­ces, so­bre to­do cuan­do no lo tie­nen a upa?

•¿No cum­ple ór­de­nes o ma in­ter­pre­ta las ins­truc­cio­nes

•¿Actua frus­ta­do por ra­zo­nes des­co­no­ci­das?

Si la res­pues­ta a al­gu­na de es­tas pre­gun­tas es “sí”, o an­te cual­quier otra du­da so­bre el pro­gre­so de la au­di­ción de un ni­ño, lo pri­me­ro es con­sul­tar con su pe­dia­tra, quien me­jor que na­die sa­brá in­di­car los pa­sos a se­guir.

¿Mi hi­jo es sor­do?

La pér­di­da de au­di­ción pue­de re­sul­tar ate­rra­do­ra. Pe­ro bas­ta in­for­mar­se acer­ca de lo que es, có­mo se pro­du­ce y los tra­ta­mien­tos exis­ten­tes pa­ra su­pe­rar es­tos te­mo­res ini­cia­les. La fra­se "pér­di­da au­di­ti­va" pue­de pa­re­cer enor­me, y pa­ra cual­quier pa­dre tra­tán­do­se de su hi­jo, abru­ma­do­ra. Sin em­bar­go, una vez que se sa­be el ti­po es­pe­cí­fi­co de pér­di­da au­di­ti­va es po­si­ble co­men­zar a bus­car el tra­ta­mien­to ade­cua­do.

Al­gu­nas de las so­lu­cio­nes son los au­dí­fo­nos, los im­plan­tes de con­duc­ción ósea, los im­plan­tes del oí­do me­dio y los im­plan­tes co­clea­res. La elec­ción del tra­ta­mien­to de­pen­de­rá de mu­chos fac­to­res. Lo im­por­tan­te es lo­grar un diag­nós­ti­co tem­prano, pa­ra que el ni­ño pue­da co­men­zar a es­ti­mu­lar al má­xi­mo su ca­pa­ci­dad au­di­ti­va, por mí­ni­ma que sea, ga­ran­ti­zan­do así una óp­ti­ma pre­ser­va­ción que se­rá clave pa­ra lo­grar los me­jo­res re­sul­ta­dos en su pos­te­rior tra­ta­mien­to, con un im­pac­to di­rec­to en el desa­rro­llo cog­ni­ti­vo y en su ca­li­dad de vida.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.