BUE­NA AGEN­DA ANUAL

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - *Es­pe­cia­lis­tas en es­trés, an­sie­dad y emo­cio­nes del Ins­ti­tu­to Sin­cro­nía (www.ins­ti­tuo­sin­cro­nia. com.ar / info@ins­ti­tu­to­sin­cro­nia.com.ar)

OPor la Lic. Ca­ro­li­na Hous­say* rga­ni­zar el año de nues­tros hi­jos no es ta­rea fá­cil ni pa­ra no­so­tras ni pa­ra ellos. Por lo tan­to, te­nien­do en cuen­ta que uno edu­ca más con el ejem­plo que con la pa­la­bra, aquí te pro­po­ne­mos al­gu­nos pun­tos pa­ra lo­grar un año sin es­tar a las co­rri­das:

Ha­ble­mos con nues­tros hi­jos so­bre cuá­les son las ac­ti­vi­da­des que real­men­te quie­ren rea­li­zar. Si son va­rias, una op­ción se­ría prio­ri­zar y po­der ha­cer al­gu­nas la pri­me­ra par­te del año y otras la se­gun­da. De es­ta for­ma, no so­lo nos es­ta­mos ga­ran­ti­zan­do po­der te­ner una se­ma­na más tran­qui­la, sino que es­ta­mos mo­de­lan­do a nues­tros hi­jos en có­mo re­sol­ver una si­tua­ción pro­ble­má­ti­ca, to­mar de­ci­sio­nes y apren­der a es­pe­rar.

Pa­ra pen­sar los ho­ra­rios de nues­tros hi­jos pri­me­ro de­be­mos te­ner en cla­ro los nues­tros. Si hay días que son más tran­qui­los pa­ra no­so­tros, apro­ve­che­mos pa­ra com­par­tir­los con ellos. Una bue­na es­tra­te­gia si los chi­cos tie­nen ac­ti­vi­da­des es apro­ve­char el tiem­po an­tes del ho­ra­rio pau­ta­do pa­ra ha­cer un pro­gra­ma con ellos por ejem­plo to­mar la le­che, pa­sear, etc. A ve­ces sir­ve si te­ne­mos va­rios hi­jos, como pa­ra de­di­cár­se­lo a uno en par­ti­cu­lar.

Crear há­bi­tos en los ni­ños es de su­ma im­por­tan­cia. Les en­se­ñan a or­ga­ni­zar su día y a sa­ber qué co­sas es­pe­rar de él. Por ejem­plo: a la tar­de se ha­cen los de­be­res, cuál es el ho­ra­rio del ba­ño y de la co­mi­da, si tie­nen al­gu­na ta­rea en­car­ga­da como po­ner la me­sa o sa­car la ba­su­ra, etc. Pue­de ser útil tam­bién que ca­da ca­sa cuen­te con una agen­da u or­ga­ni­za­dor don­de apa­rez­can las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des de ca­da miem­bro de la fa­mi­lia: sa­ber que al­gún día ma­má o papa lle­gan más tar­de a la ca­sa pue­de cal­mar la an­sie­dad del chico, ya que se pue­de an­ti­ci­par. ¡Y se­gui­mos mo­de­lán­do­los en có­mo or­ga­ni­zar los tiem­pos!

Si bien cuan­do uno es pa­dre la prio­ri­dad es la fa­mi­lia, es im­por­tan­te po­der ha­cer co­sas que nos ha­gan sen­tir bien, ya que cuan­do uno se en­cuen­tra sa­tis­fe­cho y se­gu­ro de sí mis­mo, se lo trans­mi­te a los hi­jos. Pue­de ser di­fí­cil en­con­trar tiem­po pa­ra uno, pe­ro no im­po­si­ble. Po­de­mos apro­ve­char el ho­ra­rio en que los chi­cos es­tán en el co­le­gio o apro­ve­char el ho­ra­rio del me­dio­día pa­ra ha­cer gimnasia, co­mer con al­gu­na ami­ga, leer al­go in­tere­san­te, etc.

Que po­da­mos pa­rar la mar­cha y em­pe­zar un año más tran­qui­los y con más tiem­po pa­ra dis­fru­tar pue­de de­pen­der de no­so­tros. Po­der or­ga­ni­zar­nos y ba­jar el rit­mo pue­de pre­ve­nir fu­tu­ras si­tua­cio­nes de an­sie­dad, tan­to en pa­dres como en hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.