Có­mo ali­men­ta­mos a nues­tros hi­jos

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN -

Ni­ños de 1 a 3 años

Du­ran­te es­tos años, el ni­ño co­mien­za a te­ner su pro­pia per­so­na­li­dad y a de­mos­trar su in­de­pen­den­cia, a mo­ver­se li­bre­men­te y a es­co­ger los ali­men­tos que quie­re co­mer. Aun­que el ni­ño es­tá to­da­vía cre­cien­do, la ve­lo­ci­dad con la que cre­ce es me­nor que en los 12 pri­me­ros me­ses de vida. Al fi­nal del ter­cer año de edad, al­can­zan el 50 por cien­to de su es­ta­tu­ra adul­ta. Du­ran­te es­ta épo­ca, l os ni­ños son ca­pa­ces de be­ber con una pa­ji­ta y de co­mer con una cu­cha­ra, y en mu­chas oca­sio­nes se vuel­ven "ma­niá­ti­cos" con las co­mi­das. El con­su­mo de ali­men­tos va­ria­dos per­mi­ti­rá al ni­ño po­der es­co­ger en­tre di­fer en­tes sa­bo­res, tex­tu­ras, y co­lo­res, que pue­dan sa­tis­fa­cer su ape­ti­to. El fac­tor más im­por­tan­te es que los di­fe­ren­tes ali­men­tos ha­gan fren­te a sus ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas. Su con­su­mo de ali­men­tos es­ta­rá ca­da vez más in­fluen­cia­do por los há­bi­tos ali­men­ti­cios de su fa­mi­lia y de las per­so­nas que le ro­dean. To­das las ex­pe­rien­cias ali­men­ti­cias pue­den te­ner im­por­tan­tes efec­tos en los ali­men­tos que le gus­ta­rán o no y en los há­bi­tos de su vida pos­te­rior. No se de­be ir con pri­sas en las ho­ras de la co­mi­da, sino que hay que dar­les de co­mer re­la­ja­da­men­te y pre­pa­rar el te­rreno pa­ra que sus ac­ti­tu­des ha­cia la co­mi­da sean sa­nas.

Ni­ños en edad es­co­lar

Des­pués de los 4 años, dis­mi­nu­yen las ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas del ni­ño por ki­lo­gra­mo de pe­so, pe­ro la can­ti­dad de ener­gía real (ca­lo­rías) que ne­ce­si­ta, au­men­tan con­for­me el ni­ño se va ha­cien­do ma­yor. Des­de los 5 años has­ta la ado­les­cen­cia, hay un pe­rio­do de cre­ci­mien­to len­to y con­ti­nua­do. En cier­tos ca­sos, la in­ges­ta ali­men­ti­cia de al­gu­nos chi­cos no con­tie­ne las can­ti­da­des re­co­men­da­das de hie­rro, cal­cio, vi­ta­mi­nas A y Dy vi­ta­mi­na C, aun­que en la ma­yo­ría de los ca­sos -siem­pre que los apor­tes de ener­gía y pro­teí­nas sean co­rrec­tos y con­su­man ali­men­tos va­ria­dos, en­tre otros fru­tas y ve­ge­ta­les- es im­pro­ba­ble que ten­gan de­fi­cien­cias. Co­mer con re­gu­la­ri­dad y con­su­mir ten­tem­piés sa­nos, que in­clu­yan ali­men­tos ri­cos en car­bohi­dra­tos, fru­tas y ver­du­ras, pro­duc­tos lác­teos, car­nes ma­gras, pes­ca­do, aves de co­rral, hue­vos, le­gum­bres y fru­tos se­cos con­tri­bui­rá a un cre­ci­mien­to y un desa­rro­llo ade­cua­dos, siem­pre que el apor­te ener­gé­ti­co de la die­ta no sea ex­ce­si­vo. Los ni­ños ne­ce­si­tan be­ber mu­chos lí­qui­dos, es­pe­cial­men­te si ha­ce mu­cho ca­lor o tie­nen gran ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Ob­via­men­te, el agua es una bue­na fuen­te de lí­qui­do, y no tie­ne ca­lo­rías. Pe­ro como la va­rie­dad es im­por­tan­te, se pue­den es­co­ger otros lí­qui­dos como las be­bi­das lác­teas, los ju­gos de fru­tas y los re­fres­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.