CON­SUL­TO­RIO ABIER­TO.

En­viá tus pre­gun­tas so­bre sa­lud

Mia - - SUMARIO -

Héctor, de Tan­dil, Bue­nos Ai­res

Mi es­po­sa pa­de­ce de aler­gia al ca­lor, des­de ha­ce 4 años, y no he­mos po­di­do en­con­trar la so­lu­ción a pe­sar de ha­ber vis­to a va­rios me­di­cos. ¿Co­no­cen al­gun ca­so pa­re­ci­do, hay so­lu­ción? Gra­cias.

Es­ti­ma­do Héctor: La aler­gia al ca­lor es una reac­cion cu­tá­nea, que se ex­pre­sa como una ur­ti­ca­ria o am­po­llar­mien­to mí­ni­mo, an­tes de la cual pue­de apa­re­cer hi­per­hi­dro­sis (ex­ce­so de trans­pi­ra­ción). Even­tual­men­te pue­de apa­re­cer an­gioe­de­ma (una es­pe­cie de ur­ti­ca­ria pe­ro de­ba­jo de la piel y no por en­ci­ma), y me­nos fre­cuen­te un ti­po de le­sion vas­cu­lar tran­si­to­ria lla­ma­da eri­tro­me­lal­gia, que es de ori­gen or­gá­ni­co pe­ro sin re­la­ción con la ex­po­si­ción a ca­lor o frio y sin tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co, so­lo de sos­tén y tran­si­to­rio. Tam­bién es po­si­ble pa­de­cer an­gioe­de­ma sin ur­ti­ca­ria. Los ata­ques de ur­ti­ca­ria sue­len re­ver­tir por sí so­los, no obs­tan­te, el pi­cor pue­de ali­viar­se usan­do an­ti­his­ta­mí­ni­cos. Es im­por­tan­te no au­to­me­di­car­se y con­sul­tar con el mé­di­co acer­ca del tra­ta­mien­to más ade­cua­do. Exis­ten la lo­ra­ta­di­na, la ce­ti­ri­zi­na, la ebas­ti­na que son de se­gun­da ge­ne­ra­ción y pre­sen­tan me­nor pro­ba­bi­li­dad de pro­vo­car som­no­len­cia. En ca­sos de ur­ti­ca­ria in­ten­sa, pue­de tra­tar­se con un glu­co­cor­ti­coi­de como la pred­ni­so­na, pe­ro só­lo se re­ser­van pa­ra ca­sos de afec­ta­ción im­por­tan­te o de an­gioe­de­ma que pue­den ha­cer pe­li­grar la vida del pa­cien­te. Es­to es así por­que se ha de­mos­tra­do que los cor­ti­coi­des no pre­sen­tan un per­fil de be­ne­fi­cio mu­cho ma­yor que los an­ti­his­ta­mí­ni­cos en el con­trol del pi­cor y el en­ro­je­ci­mien­to, pe­ro los efec­tos ad­ver­sos son ma­yo­res. Fi­nal­men­te, tam­bién pue­de pro­du­cir­se ec­ce­ma dis­hi­dró­ti­co o pom­fó­lix, por el cual apa­re­cen ve­sí­cu­las y que afec­ta a las ma­nos o los pies, es re­la­ti­va­men­te fre­cuen­te y de ori­gen des­co­no­ci­do. Si bien no se sa­be qué cau­sas o fac­to­res pro­du­cen su con­di­ción, sí se sa­be có­mo fun­cio­na y qué pue­de agra­var­lo. Exis­ten da­tos que su­gie­ren que se tra­ta de una al­te­ra­ción de las glán­du­las o duc­tos de sudoración que pro­du­ce ca­ren­cia o pro­fu­sión de su­dor. El flui­do que se con­cen­tra en las am­po­llas no es­tá com­pues­to por su­dor, como so­lía creer­se, sino de sue­ro san­guí­neo y lin­fá­ti­co que se jun­ta en­tre las cé­lu­las de la piel o car­ne. Hay mu­chos fac­to­res que pue­den de­to­nar la erup­ción, ta­les como subs­tan­cias aler­gé­ni­cas, al­gún es­trés fí­si­co o men­tal, cam­bios de cli­ma y de otros fac­to­res es­po­rá­di­cos no co­no­ci­dos. Por to­do lo di­cho, es ne­ce­sa­rio ca­te­go­ri­zar ade­cua­da­men­te el pa­de­ci­mien­to y sa­ber con cer­te­za su aso­cia­ción a otras en­ti­da­des alér­gi­cas, au­to­in­mu­nes se­cun­da­rias. En cuan­to al tra­ta­mien­to, se de­be­ría con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­ta en der­ma­to­lo­gía y a un me­di­co in­ter­nis­ta pa­ra in­ter­pre­tar to­do el con­tex­to. He­mos vis­to ca­sos pa­re­ci­dos, re­la­cio­na­dos a di­ver­sas si­tua­cio­nes be­nig­nas y es se­gu­ro que evi­tan­do la cau­sa des­en­ca­de­nan­te o pro­pi­cian­te se con­si­gue con­tro­lar la si­tua­ción. Sa­lu­dos.

Ma­ra, de Bue­nos Ai­res

Ten­go 40 años y dia­be­tes en tra­ta­mien­to con in­su­li­na des­de ha­ce 6 me­ses. Pa­sé de ni­ve­les ba­jos de glu­ce­mia (150) a 200. Aho­ra ten­go ca­lam­bres y do­lor en las pier­nas, so­bre to­do a la no­che. ¿Queé pue­do ha­cer o adon­de de­bo ir?

Es­ti­ma­da Ma­ra: En lo re­fe­ren­te a su dia­be­tes, de­be te­ner en cuen­ta el tiem­po de evo­lu­ción de la mis­ma. El tra­ta­mien­to con in­su­li­na so­la­men­te no ten­drá un efec­ti­vo con­trol me­ta­bó­li­co, o sea, es inade­cua­do. De­be tra­tar­se de for­ma más enér­gi­ca, bus­car un ti­po de in­su­li­nas len­tas, ti­po NPH, por ejem­plo Hu­mu­lin, en tres do­sis has­ta lo­grar un per­fil me­ta­bó­li­co ade­cua­do. Es­to es lo que ha­bi­tual­men­te se ha­ce es­pe­cial­men­te cuan­do hay com­pro­mi­so de ór­ga­nos o con su aso­cia­ción a do­lor, que po­dría ser una neu­ro­pa­tía dia­bé­ti­ca que re­que­ri­ría otros es­tu­dios de investigación y un tra­ta­mien­to es­pe­ci­fi­co. Pe­ro lo pri­mor­dial es lo­grar el con­trol me­ta­bó­li­co con in­su­li­nas. Le su­ge­ri­mos ha­cer una in­ter­con­sul­ta con es­pe­cia­lis­tas en dia­be­tes, es­tu­dios de la­bo­ra­to­rio y elec­tro­mio­gra­ma ur­gen­te, ade­más de eva­luar el res­to de su es­ta­do or­gá­ni­co da­do que no tie­ne con­trol me­ta­bó­li­co.

Dr. Pablo Cruz, mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en me­ta­bo­lis­mo y dia­be­tes (MN

109.937) CIM | Cen­tro de Con­sul­to­rios In­te­gra­les de Me­ta­bo­lis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.