BE­LLE­ZA.

Com­ba­tir las arru­gas con acu­pun­tu­ra

Mia - - SUMARIO -

Es una prác­ti­ca orien­tal, co­no­ci­da des­de la China Im­pe­rial, la cual es ca­da vez más uti­li­za­da ya que pre­sen­ta gran­des be­ne­fi­cios en la re­cu­pe­ra­ción de do­len­cias fí­si­cas cró­ni­cas. Pe­ro lo que mu­chos aún no sa­ben es que en la pun­ta de esas agu­jas pue­de es­tar la so­lu­ción pa­ra te­mi­bles enemi­gos de la be­lle­za como arru­gas, bol­sas ba­jo los ojos, pa­pa­da, ac­né, man­chas cu­tá­neas, fla­ci­dez, obe­si­dad e in­clu­so la tan odia­da ce­lu­li­tis.

“Y lo más im­por­tan­te de to­do es que el tra­ta­mien­to no se li­mi­ta a los cui­da­dos re­la­cio­na­dos con la apa­rien­cia: tie­ne por ob­je­ti­vo ar­mo­ni­zar to­do el or­ga­nis­mo, ac­tuan­do di­rec­ta­men­te so­bre la cau­sa de las afec­cio­nes o do­len­cias”, ase­gu­ra el Dr. Ale­jan­dro Loe, Mé­di­co acu­pun­tu­ris­ta.

La uti­li­za­ción de la acu­pun­tu­ra en la es­té­ti­ca fa­cial se re­mon­ta si­glos atrás. Em­pe­ra­tri­ces de la an­ti­gua China ya usa­ban ese re­cur­so pa­ra ate­nuar arru­gas y mar­cas de ex­pre­sión. Es po­si­ble, tam­bién, re­tar­dar el en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo, ya que el tra­ta­mien­to pro­po­ne la es­ti­mu­la­ción en la pro­duc­ción de co­lá­geno y elas­ti­na, fi­bras res­pon­sa­bles de la sus­ten­ta­ción de los te­ji­dos dér­mi­cos.

Re­sul­ta­dos des­de el in­te­rior

Por Laura La­go­mar­sino Se­gún la me­di­ci­na tra­di­cio­nal china, el cuer­po hu­mano po­see pun­tos ener­gé­ti­cos que ne­ce­si­tan ser es­ti­mu­la­dos o re­la­ja­dos, con­for­me a la ne­ce­si­dad. “El éxi­to del tra­ta­mien­to de­pen­de de un buen diag­nós­ti­co y en ca­da ca­so par­ti­cu­lar hay un nú­me­ro de pun­tos que de­ben ser tra­ta­dos”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta. La acu­pun­tu­ra en es­té­ti­ca pue­de apli­car­se en di­fe­ren­tes re­gio­nes cor­po­ra­les. Los re­sul­ta­dos más no­ta­bles se dan en es­té­ti­ca fa­cial. “El sur­co na­so­ge­niano, la re­gión pe­rior­bi­tal (al­re­de­dor de los ojos) y la fren­te son zo­nas muy sen­si­bles a la apli­ca­ción de la acu­pun­tu­ra”, cuen­ta el Dr. Loe. Así como tam­bién la pto­sis pal­pe­bral (pár­pa­dos caí­dos) res­pon­de muy bien al tra­ta­mien­to. Pe­ro la se­lec­ción de los pun­tos, pa­ra las di­fe­ren­tes in­di­ca­cio­nes en es­té­ti­ca fa­cial, es muy per­so­na­li­za­da.

El primer pa­so es iden­ti­fi­car las cau­sas del pro­ble­ma. Las man­chas os­cu­ras en la piel pue­den es­tar re­la­cio­na­das con dis­fun­cio­nes re­na­les, mien­tras la ce­lu­li­tis pue­de ser cau­sa­da por dis­tur­bios hor­mo­na­les y cir­cu-

la­to­rios. Lo mis­mo ocu­rre con la obe­si­dad, pro­ve­nien­te de pro­ble­mas hor­mo­na­les o de la an­sie­dad.

“Al tra­tar di­rec­ta­men­te las cau­sas de las ma­ni­fes­ta­cio­nes, me­jo­ra­mos la apa­rien­cia de la piel. Es pre­ci­so en­ten­der la acu­pun­tu­ra es­té­ti­ca como un mé­to­do que tra­ta la sa­lud de la per­so­na pa­ra que, en con­se­cuen­cia, se sien­ta más ar­mo­ni­za­da y flo­rez­ca la be­lle­za na­tu­ral”, ase­gu­ra el mé­di­co.

Ener­gía que en­ve­je­ce

Son mu­chos los mo­ti­vos que pue­den pro­vo­car la apa­ri­ción de arru­gas y lí­neas de ex­pre­sión, como el en­ve­je­ci­mien­to pro­duc­to de la ac­ción na­tu­ral del tiem­po y el im­pac­to de las die­tas ex­prés de adel­ga­za­mien­to rá­pi­do. Sin em­bar­go, pa­ra la me­di­ci­na tra­di­cio­nal china, és­tos tam­bién pue­den ser con­si­de­ra­dos blo­queos cau­sa­dos por su­fri­mien­to, tris­te­za o preo­cu­pa­ción, por ejem­plo, que son ex­ce­so de ener­gía.

Las arru­gas apa­re­cen cuan­do un gru­po mus­cu­lar fa­cial es­tá con­traí­do y otro re­la­ja­do. Pa­ra res­ti­tuir el equi­li­brio ori­gi­nal y ate­nuar el pro­ble­ma es ne­ce­sa­rio re­la­jar aquel que se en­cuen­tra con­traí­do y es­ti­mu­lar su an­ta­go­nis­ta. Nun­ca se de­be to­ni­fi­car un múscu­lo sin an­tes se­dar su an­ta­go­nis­ta. “La acu­pun­tu­ra es­té­ti­ca de­be, en es­te ca­so, me­jo­rar la cir­cu­la­ción lo­cal, la oxi­ge­na­ción y la sus­ten­ta­ción de la piel, armonizando los múscu­los fa­cia­les y pro­mo­vien­do el re­ju­ve­ne­ci­mien­to”, ex­pli­ca Loe. Como un ejem­plo, el es­pe­cia­lis­ta des­cri­be las lla­ma­das “pa­tas de gallo” en el con­torno de los ojos. Es­tas se for­man de­bi­do a la con­trac­ción de los múscu­los ci­go­má­ti­cos y or­bi­cu­lar de los pár­pa­dos, y al re­la­ja­mien­to del múscu­lo fron­tal. El tra­ta­mien­to con­sis­te en re­la­jar los si­guien­tes pun­tos: 2B, co­rres­pon­dien­te a la ve­ji­ga (lo­ca­li­za­do de­ba­jo de la ce­ja); y 7E (es­tó­ma­go, que­da de­ba­jo de los ojos y en la la­te­ral del la­bio); y en to­ni­fi­car el YU-YAU, si­tua­do en me­dio de la ce­ja.

En re­la­ción a la fla­ci­dez, por ci­tar otro ejem­plo, hay va­rios fac­to­res que in­flu­yen en su apa­ri­ción, como la re­duc­ción del es­pe­sor del te­ji­do gra­so y la pér­di­da de to­ni­ci­dad del te­ji­do cu­tá­neo. Los pun­tos tra­ba­ja­dos son el 34VB, de la ve­sí­cu­la bi­liar, lo­ca­li­za­do en la co­lum­na; el 8F, del hí­ga­do, si­tua­do en el la­do in­te­rior de la cur­va de la ro­di­lla, y el del pul­món, pró­xi­mo al pu­ño (hay va­rios otros). En los ca­sos de ce­lu­li­tis, la acu­pun­tu­ra ac­túa so­bre el pun­to 1IG del in­tes­tino grue­so; el 32E, del es­tó­ma­go; el 37VB y el 30VB, de la ve­sí­cu­la bi­liar, y el 11BP (ba­jo pán­creas). Las se­sio­nes duran como mí­ni­mo 25 mi­nu­tos y, en ge­ne­ral, los pa­cien­tes no pre­sen­tan do­lo­res ni mo­les­tias.

El or­ga­nis­mo como un to­do

La ayu­da de la acu­pun­tu­ra en la pre­ven­ción y tra­ta­mien­to de arru­gas ha si­do de­mos­tra­do en dis­tin­tas in­ves­ti­ga­cio­nes. Un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el re­co­no­ci­do “Jour­nal of Cli­ni­cal Acu­pun­ctu­re” dio cuen­ta de un es­tu­dio he­cho so­bre 300 per­so­nas, tra­ta­das con acu­pun­tu­ra fa­cial. En un 90 por cien­to de los ca­sos se cons­ta­ta­ron be­ne­fi­cios va­rios, como ma­yor elas­ti­ci­dad de los múscu­los fa­cia­les, piel más elás­ti­ca y dis­mi­nu­ción de las arru­gas.

Va­le la pe­na re­cor­dar que la acu­pun­tu­ra es­té­ti­ca es más que un me­ro pro­ce­di­mien­to de be­lle­za: es un pro­ce­so de re­ju­ve­ne­ci­mien­to y re­vi­ta­li­za­ción, que tra­ta to­do el or­ga­nis­mo y, así, lle­va a la per­so­na a sen­tir­se más jó­ve­nes y sa­lu­da­bles.

Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas afir­man que el mé­to­do es ca­paz de pro­mo­ver un re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial de has­ta quin­ce años. A tra­vés de una ma­yor dis­tri­bu­ción de nu­trien­tes, el tra­ta­mien­to fa­vo­re­ce la eli­mi­na­ción de to­xi­nas, es­ti­mu­lan­do la cir­cu­la­ción san­guí­nea y la pro­duc­ción de co­lá­geno y elas­ti­na, que me­jo­ran la tex­tu­ra y la to­ni­ci­dad mus­cu­lar así como tam­bién la ca­li­dad de los te­ji­dos.

La con­ti­nui­dad es cru­cial

Pa­ra co­men­zar a no­tar los efec­tos de la acu­pun­tu­ra, es pre­ci­so so­me­ter­se a se­sio­nes se­ma­na­les, ya que en la pri­me­ra se bus­ca so­la­men­te res­ta­ble­cer el equi­li­brio ener­gé­ti­co. Des­pués de ob­te­ner el re­sul­ta­do desea­do, se de­be ha­cer un man­te­ni­mien­to de una vez por mes.

El pro­ce­di­mien­to es in­do­lo­ro, pues las agu­jas –que son del pro­pio pa­cien­te– son muy fi­nas. Pe­ro de­pen­de mu­cho de la sen­si­bi­li­dad de ca­da per­so­na. La acu­pun­tu­ra es­té­ti­ca es­tá con­tra­in­di­ca­da en ca­sos de en­fer­me­da­des como cán­cer, pre­sión al­ta, dia­be­tes y pro­ble­mas car­día­cos, en­tre otras.

Cual­quier pa­to­lo­gía de­be ser pri­me­ro tra­ta­da por un mé­di­co es­pe­cia­lis­ta, pa­ra que des­pués se cui­de de la es­té­ti­ca.

Es im­por­tan­te ob­ser­var que, in­clu­so con la ayu­da de la acu­pun­tu­ra es­té­ti­ca, pa­ra ga­ran­ti­zar un buen fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo y de­jar la apa­rien­cia más bo­ni­ta y sa­lu­da­ble, al­gu­nos cui­da­dos son in­dis­pen­sa­bles: man­te­ner una alimentación ba­lan­cea­da, be­ber dia­ria­men­te por lo me­nos dos li­tros de agua, prac­ti­car ejer­ci­cios fí­si­cos, usar cos­mé­ti­cos de bue­na ca­li­dad y pro­te­ger siem­pre la piel de la ac­ción no­ci­va de los ra­yos ul­tra­vio­le­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.