LEC­TU­RA.

Re­la­ja­te, son­reí y cui­da­te

Mia - - SUMARIO - Por Lau­ro Tre­vi­san Del li­bro “Cú­ra­te. La me­di­ci­na es­tá den­tro de tí”, de Lau­ro Tre­vi­san, Urano (www.edi­cio­ne­su­rano.com.ar)

Mu­cha gen­te di­ce que no tie­ne tiem­po pa­ra las va­ca­cio­nes, ni pa­ra la fa­mi­lia, ni pa­ra la con­vi­ven­cia so­cial y, mu­cho me­nos, pa­ra la di­ver­sión. En to­do ca­so, con­si­gue en­trar en un bar a to­mar­se una co­pa pa­ra re­la­jar­se. Es­ta prác­ti­ca se fun­da­men­ta en un equí­vo­co desas­tro­so.

Es­toy de acuer­do en que tie­nes mu­chas ac­ti­vi­da­des y com­pro­mi­sos. Y que son im­por­tan­tes en tu vida. Es­toy de acuer­do en que ne­ce­si­tas cum­plir tus objetivos, rea­li­zar tus pro­yec­tos y sue­ños. Es­toy de acuer­do en que bus­cas la me­jor ma­ne­ra de al­can­zar­lo. Só­lo ten­go mis du­das acer­ca de si has to­ma­do el me­jor ca­mino pa­ra lo­grar­lo.

Si una per­so­na se lan­za a cie­gas pa­ra lle­var a ca­bo las ac­ti­vi­da­des del día a día, sin tiem­po pa­ra na­da más, en­tra en un des­equi­li­brio or­gá­ni­co y el re­sul­ta­do es el es­trés. Só­lo se quie­re aho­rrar tiem­po, apro­ve­char ca­da mo­men­to pa­ra lle­var a ca­bo ca­da vez más co­sas, pa­ra se­guir ade­lan­te en esa ca­rre­ra in­fer­nal.

El re­sul­ta­do del es­trés es que ten­drás que tra­ba­jar más pa­ra pro­du­cir me­nos, has­ta que la en­fer­me­dad te obli­gue a no pro­du­cir na­da. Por tan­to, el ca­mino del ex­ce­so de tra­ba­jo fa­lli­do, pa­ra te­ner un ma­yor ren­di­mien­to en la vida, da­rá como re­sul­ta­do el efec­to con­tra­rio.

Es un te­rri­ble fra­ca­so de es­tra­te­gia.

Si or­ga­ni­zas tu tra­ba­jo, equi­li­bras las ener­gías, al­ter­nas la ten­sión con la re­la­ja­ción, en úl­ti­ma ins­tan­cia, pro­du­ci­rás mu­cho más, man­te­nien­do la sa­lud, que es esen­cial.

En­ri­que­cer­se a cos­ta de la sa­lud es un pé­si­mo ne­go­cio. Ga­nas, pe­ro no lo dis­fru­tas.

Ahu­yen­ta al es­trés de una ma­ne­ra de­ci­di­da, man­tén la men­te po­si­ti­va, el co­ra­zón lleno de en­tu­sias­mo, la vida op­ti­mis­ta y las ener­gías en as­cen­so.

El Maes­tro, en su sa­bi­du­ría in­con­men­su­ra­ble, nos en­se­ñó que los que quie­ren ga­nar la vida la pier­den. Es­to no tie­ne na­da de in­cohe­ren­te. Pue­de sig­ni­fi­car que el tra­ba­jo exa­ge­ra­do, lle­va­do al ex­tre­mo del es­trés, en lu­gar de pro­du­cir ga­nan­cias, da­rá lu­gar a pér­di­das ca­tas­tró­fi­cas.

Cul­ti­va la cal­ma. No to­mes de­ci­sio­nes apre­su­ra­das. Cuen­ta has­ta diez an­tes de in­ten­tar ajus­tar las cuen­tas. Acep­ta el error como un pro­ce­so nor­mal de la vida.

Sa­bes que si de­le­gas el tra­ba­jo en otra per­so­na, pue­de que lo ha­ga peor que tú, pe­ro no sir­ve de na­da pen­sar que, por eso, to­do de­be caer so­bre tu es­pal­da. De­bes de­le­gar, de to­dos mo­dos.

Apren­dí que no se de­be de­jar de ha­cer el bien por­que no se pue­da ha­cer lo óp­ti­mo. Tu ayu­dan­te lo ha­rá bien, con cier­to ries­go de equi­vo­car­se. La vida va­le más que to­das las ri­que­zas del mun­do. Hay un pro­ver­bio que di­ce que ”los ani­llos se van y se que­dan los de­dos”. No quie­ras per­der los de­dos por­que no deseas per­der los ani­llos.

Co­no­cí a un ti­po tan es­tre­sa­do que sa­lió de ca­sa por la ma­ña­na con el ma­le­tín en una mano y la bol­sa de la ba­su­ra en la otra. Me­tió el ma­le­tín en el con­te­ne­dor y se fue a tra­ba­jar con la bol­sa de la ba­su­ra.

En primer lu­gar, la vida. Con sa­lud. Y sa­lud fí­si­ca, men­tal, emo­cio­nal y es­pi­ri­tual. Man­tén la cal­ma. Vi­ve tran­qui­lo. Es­tar tran­qui­lo no sig­ni­fi­ca es­tar au­sen­te.

Una co­sa ca­da vez y ca­da co­sa en su lu­gar.

El Maes­tro di­jo: “A ca­da día le bas­ta lo de ca­da día”.

Por la no­che, re­lá­ja­te, ríe­te mu­cho, quí­ta­te la más­ca­ra de la ca­ra, tras­mí­te­le ale­gría a tu es­po­sa, a tu ma­ri­do, a tu com­pa­ñe­ro, a tu com­pa­ñe­ra, jue­ga con tus hi­jos y duer­me en paz. Ésa es la me­jor te­ra­pia. Tu vida es pre­cio­sa. Tu sa­lud va­le más que el Ban­co Cen­tral.

Por úl­ti­mo, tres ideas pa­ra tu bie­nes­tar: re­lá­ja­te, son­ríe y cui­da de tu sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.