PSI­CO­LO­GÍA.

El mi­to de la dul­ce es­pe­ra

Mia - - SUMARIO - Por Ta­ma­ra Pal­ma* *pa­ra Soy Mu­jer & Ma­má www.soy­mu­jery­ma­ma.com.ar/ Twit­ter + Ins­ta­gram: @soy­mu­jery­ma­ma

Es­tar em­ba­ra­za­da no siem­pre es el me­jor es­ta­do, aun­que mu­chas mu­je­res di­gan que sí y se nom­bre es­te pe­río­do como “la dul­ce es­pe­ra”, la reali­dad es que hay tan­tas ex­pe­rien­cias como mu­je­res.

En el primer tri­mes­tre, lue­go de la im­pac­tan­te no­ti­cia (el re­sul­ta­do po­si­ti­vo del test nos de­ja bo­quia­bier­tas por igual, tan­to si el em­ba­ra­zo ha si­do bus­ca­do o no) sue­le acom­pa­ñar­se de sín­to­mas que no te­nía­mos pre­vis­tos: vó­mi­tos des­de la ma­ña­na has­ta la no­che, sin si­quie­ra ha­ber in­ge­ri­do al­go, ma­rea­das y con baja pre­sión, como si es­tu­vié­ra­mos 40 días en al­ta mar o más bien en el ar­ca de Noé, y tam­bién po­de­mos lle­gar a te­ner más sue­ño que un pe­re­zo­so que duer­me 16 ho­ras dia­rias, que a no­so­tras no nos al­can­zan ...

A es­te pa­no­ra­ma tan co­lo­ri­do se su­ma, mu­chas ve­ces ,la in­se­gu­ri­dad que sen­ti­mos al es­pe­rar que el em­brión se ins­ta­le. Con­ta­mos el tiem­po pa­ra que pa­se es­te primer tri­mes­tre, re­la­jar­nos y co­men­tar al mun­do en­te­ro la gran no­ti­cia, si es que to­da­vía no lo hi­ci­mos.

La clave pa­ra so­bre­vi­vir en es­ta eta­pa es acep­tar lo que trae el em­ba­ra­zo y bus­car al­ter­na­ti­vas que me­jo­ren nues­tro es­ta­do ge­ne­ral, ya sea por me­dio de la alimentación o co­no­cien­do tips pa­ra so­bre­lle­var los ma­les­ta­res que se pre­sen­tan. Ar­mar­nos de pa­cien­cia es una bue­na de­ci­sión pa­ra acom­pa­ñar a es­ta ebu­lli­ción hor­mo­nal y fí­si­ca que es­ta­mos vi­vien­do.

En el se­gun­do tri­mes­tre, es­ta­mos en pre­sen­cia de una nue­va reali­dad con­cre­ta, el ries­go ma­yor ha pa­sa­do. Aquí la ima­gi­na­ción y los idea­les co­bran vida, co­men- za­mos a pen­sar como se­re­mos como ma­dres, como se­rá nues­tro be­bé, como se­rá nues­tra nue­va vida, nues­tra pa­re­ja, si es que es­ta­mos con al­guien o las per­so­nas que nos apo­ya­rán en es­ta nue­va eta­pa. Es im­por­tan­te so­ñar tran­qui­las, es­to nos pre­pa­ra psi­co­ló­gi­ca­men­te pa­ra lo que ven­drá, ya ten­dre­mos tiem­po de ar­mo­ni­zar los idea­les a la reali­dad que nos es­pe­re lue­go del parto.

El úl­ti­mo tri­mes­tre es el más di­fí­cil, nos cues­ta mo­vi­li­zar­nos, ya que nues­tro cuer­po ha cam­bia­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, es­ta­mos con los úl­ti­mos pre­pa­ra­ti­vos e in­tro­du­cién­do­nos en el cur­so de pre-parto. Nos ha­ce­mos las ultimas ecografías. Qui­zás tu­vi­mos tiem­po pa­ra re­la­jar­nos y asu­mir lo que ven­drá o tal vez tra­ba­ja­mos has­ta úl­ti­mo mo­men­to y, de pron­to, no nos al­can­zan los días pa­ra pre­pa­rar­nos y nos to­pa­mos con la gran reali­dad: ese be­bé es­ta por na­cer y pa­sa­rá por nues­tro cuer­po.

Allí, cer­ca del parto, los mie­dos y mu­chas pre­gun­tas aflo­ran, co­men­za­mos a du­dar de nues­tras ca­pa­ci­da­des: ¿me da­ré cuen­ta cuan­do sea el mo­men­to del parto? ¿ Po­dré cui­dar de mi be­bé? ¿Nos lle­va­re­mos bien? ¿ Se­rá sano? Es nor­mal de­jar de la­do las fantasías y preo­cu­par­nos más en es­te mo­men­to. ¡Al fin ten­dre­mos a nues­tro be­bé en bra­zos!

Es­te bre­ve re­co­rri­do de­ja de ma­ni­fies­to que no es una pa­na­cea ni el me­jor es­ta­do, es­tar em­ba­ra­za­das. Es un pe­río­do de mu­chos cam­bios, pa­ra nues­tra vida y pa­ra no­so­tras mis­mas. Así que a su­mar con­cien­cia, ca­da una a su ma­ne­ra y a su tiem­po, con con­fian­za y es­pe­ran­za por­que nos que­da lo más her­mo­so por vi­vir.

El em­ba­ra­zo es un puen­te y des­de allí nues­tra mi­ra­da es­ta­rá te­ñi­da por los ojos del amor, en el re­fle­jo de nues­tro sue­ño, que se ha he­cho reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.