SA­LUD.

La revolución de la epi­ge­né­ti­ca en la sa­lud

Mia - - SUMARIO - Por la Dra. Ma­ría Ale­jan­dra Ro­drí­guez Zía*

El 70% de las en­fer­me­da­des que pro­vo­can mor­ta­li­dad son de­ri­va­das del me­dio am­bien­te y pre­ve­ni­bles. El me­dio nos sa­na o nos ma­ta, y hoy po­de­mos ex­pli­car có­mo ocu­rre es­to cien­tí­fi­ca­men­te: ca­da ali­men­to que con­ten­ga agro­tó­xi­cos, ca­da mo­lé­cu­la de me­tal tó­xi­co que res­pi­ra­mos, co­me­mos o be­be­mos e in­clu­so la quí­mi­ca que ge­ne­ran nues­tros pen­sa­mien­tos pue­den mo­di­fi­car la ge­né­ti­ca. Es­te cua­dro de si­tua­ción ya ha si­do bau­ti­za­do y se lla­ma epi­ge­né­ti­ca.

Es­te nue­vo pa­ra­dig­ma es­tu­dia los me­ca­nis­mos mo­le­cu­la­res me­dian­te los cua­les el en­torno con­tro­la la ac­ti­vi­dad gé­ni­ca, se tra­ta de un nue­vo cam­po bio­ló­gi­co que des­en­tra­ña los mis­te­rios de có­mo el en­torno in­flu­ye en el com­por­ta­mien­to de las cé­lu­las sin al­te­rar el có­di­go ge­né­ti­co, lo que es­tá por en­ci­ma de los ge­nes, li­te­ral­men­te, las pro­teí­nas que los re­cu­bren y los go­bier­nan y re­ve­la los nuevos pro­ble­mas en la na­tu­ra­le­za. Un ejem­plo cla­ro es el de los agro­tó­xi­cos que con­su­mi­mos jun­to con las fru­tas y ver­du­ras, el plo­mo que in­ha­la­mos en las ciu­da­des por com­bus­tión de la nafta o el mer­cu­rio que lle­ga a nues­tro or­ga­nis­mo con el pes­ca­do con­ta­mi­na­do. Es­tos quí­mi­cos tie­nen la ca­pa­ci­dad de au­men­tar la oxi­da­ción ce­lu­lar y pro­du­cir mu­ta­cio­nes en el ADN, así, in­flu­yen en el ori­gen del cán­cer, las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y los ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res.

To­do va a pa­rar a la ca­de­na

Es­tá com­pro­ba­do que com­par­ti­mos el 99% de los ge­nes con al­gu­na ra­za de mo­nos, como el chim­pan­cé. Pe­ro so­mos tan di­fe­ren­tes por­que la evo­lu­ción se pro­du­ci­ría a ni­vel de la epi­ge­né­ti­ca, las pro­teí­nas que mo­di­fi­can los ge­nes, de­pen­dien­do del es­ti­lo de vida que ca­da ser vi­vien­te tie­ne. Es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes quí­mi­cas del ADN que par­ten des­de el me­dio am­bien­te son lla­ma­das ace­ti­la­ción, me­ti­la­ción, de­me­ti­la­ción o desace­ti­la­ción.

To­do lo am­bien­tal im­pac­ta so­bre ca­da nú­cleo ce­lu­lar en to­do nues­tro or­ga­nis­mo: lo que res­pi­ra­mos por la con­ta­mi­na­ción del ai­re, lo que be­be­mos y co­me­mos (agro­tó­xi­cos u hor­mo­nas sin­té­ti­cas) y ca­da par­te de nues­tros há­bi­tos, si ca­mi­na­mos o no, si nos enoja­mos, si fu­ma­mos, to­ma­mos al­cohol o dro­gas, si lee­mos o es­cu­cha­mos co­sas ne­ga­ti­vas. To­do lle­ga al ADN y lo pue­de mo­di­fi­car.

En es­to se ba­sa el nue­vo con­cep­to que hoy tie­nen los mé­di­cos: “So­mos la en­car­na­ción del am­bien­te”, di­ce Bru­ce Lip­ton, y tan­to es así que se ha­bla de un sis­te­ma que en­glo­ba nues­tros há­bi­tos como “am­bio­ma”, al que pre­ci­sa­men­te es­ta­mos de­ge­ne­ran­do por me­dio de la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal.

Si el me­dio am­bien­te pue­de mo­di­fi­car los ge­nes, en­ton­ces, ca­da uno “es guardián de su genoma”; por lo que po­de­mos afir­mar que de no­so­tros de­pen­de que se ex­pre­se o

no una en­fer­me­dad en en no­so­tros y tam­bién en nues­tros hi­jos, por la en­se­ñan­za y las emo­cio­nes que les tras­mi­ti­mos a lo lar­go de la vida, aun du­ran­te el em­ba­ra­zo.

Só­lo el 2% de los ge­nes son res­pon­sa­bles di­rec­tos de al­gu­nas en­fer­me­da­des. La ma­yo­ría son el re­sul­ta­do de la mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca por el “es­ti­lo de vida” que en­glo­ba to­do lo que nos ro­dea.

Por eso, se lle­gó a la con­clu­sión de que el ce­re­bro de la cé­lu­la no es el nú­cleo, sino la mem­bra­na que la cir­cun­da, su puer­tas de en­tra­da. Hoy se sa­be que las de­ci­sio­nes del ce­re­bro es­tán en la mem­bra­na plas­má­ti­ca o puer­ta de en­tra­da a la cé­lu­la. Los pa­dres dan la ge­né­ti­ca pe­ro el es­ti­lo de vida es coau­tor de ca­da per­so­na, con sus en­fer­me­da­des y for­ma de vi­vir, lla­ma­da am­bio­ma, la men­te es la pri­me­ra pro­ta­go­nis­ta de esa his­to­ria.

De un so­lo gen, pue­den sa­lir 30 mil pro­teí­nas y, si es una u otra, de­pen­de­rá del es­ti­lo de vida, me­dio am­bien­te o epi­ge­né­ti­ca.

El ADN ya no es la ii­den­ti­dad por­que hoy la su­pre­ma­cía la tie­ne el es­ti­lo de vida. La per­cep­ción del am­bien­te con­tro­la la ex­pre­sión de la ge­né­ti­ca y eso es­cri­be ca­da có­di­go ge­né­ti­co y no hay dos per­so­nas que per­ci­ban igual un mis­mo he­cho o co­sa.

No son las hor­mo­nas ni los neu­ro­trans­mi­so­res pro­du­ci­dos por los ge­nes los que con­tro­lan nues­tro cuer­po y nues­tra men­te, son nues­tras creen­cias las que con­tro­lan nues­tro cuer­po, nues­tra men­te y, por tan­to, nues­tra vida.

Di­me qué co­mes

La nu­tri­ge­nó­mi­ca es una ra­ma de la bio­lo­gía que es­tu­dia el im­pac­to que tie­nen los ali­men­tos (nu­trien­tes a ni­vel mo­le­cu­lar) so­bre los ge­nes. La co­mi­da, a lo lar­go de la vida, tie­ne la ca­rac­te­rís­ti­ca de lle­gar mo­le­cu­lar­men­te has­ta el ADN y per­mi­tir la ex­pre­sión o la in­hi­bi­ción de la ex­pre­sión de un gen. De es­to se en­car­ga la nu­tri­ge­nó­mi­ca y a tra­vés de ella, en el fu­tu­ro, se po­drán dar in­di­ca­cio­nes nu­tri­cio­na­les y re­gí­me­nes die­ta­rios to­tal­men­te per­so­na­li­za­dos pa­ra ca­da ge­no­ti­po, se po­drá de­ter­mi­nar qué ali­men­tos, có­mo co­mer­los y en qué com­bi­na­ción van a ser me­jor re­ci­bi­dos por el ADN.

Hoy sa­be­mos que mu­chos es­tí­mu­los ge­ne­ran di­fe­ren­tes cam­bios mo­le­cu­la­res que po­drán ha­cer que un gen se ex­pre­se o que­de en for­ma si­len­cio­sa. Uno de los prin­ci­pa­les es­tí­mu­los son los ali­men­tos en su ca­li­dad y can­ti­dad. Por ejem­plo, si tu­vié­ra­mos una alimentación en ba­se a maíz so­la­men­te, ca­re­ce­ría­mos de un nu­trien­te de­no­mi­na­do trip­tó­fano. Es­ta ca­ren­cia tie­ne mu­chos efec­tos ad­ver­sos, uno de ellos es la dis­mi­nu­ción de las sir­tui­nas, que son mo­lé­cu­las re­gu­la­do­ras de ADN que pre­vie­nen la ex­pre­sión de ge­nes no­ci­vos que to­dos te­ne­mos, por ejem­plo, on­co­ge­nes.

¿Qué com­po­nen­tes de la die­ta tie­nen im­por­tan­tes efec­tos be­ne­fi­cio­sos pa­ra la sa­lud? Pa­ra te­ner una alimentación sa­lu­da­ble es muy bueno ale­jar­nos de to­do lo in­dus­tria­li­za­do, lo que vie­ne en pa­que­te ce­rra­do, y com­prar pre­fe­ren­te­men­te ali­men­tos fres­cos y en es­ta­do na­tu­ral. Por ejem­plo, pes­ca­do fres­co de la pes­ca­de­ría, ver­du­ras de ho­ja verde, fres­cas, fru­tas de huer­tas or­gá­ni­cas (sin agro­tó­xi­cos). De­be­ría­mos acos­tum­brar­nos a con­su­mir nue­ces, al­men­dras, cas­ta­ñas de ca­jú, pis­ta­chos, ma­ní, sin nin­gún ti­po de ela­bo­ra­ción. El cho­co­la­te, por ejem­plo, es sa­lu­da­ble pe­ro en el más al­to gra­do de pu­re­za (90% ca­cao). Si se desea co­mer aves, es me­jor ha­cer­lo es­pa­cia­da­men­te y ele­gir po­llos de cam­po; da­do que en los úl­ti­mos años, la in­dus­tria­li­za­ción ha mo­di­fi­ca­do la car­ne del po­llo con hor­mo­nas que la ha­cen pe­li­gro­sa.

Die­tas y en­fer­me­da­des

Son co­no­ci­dos los cua­dros del pin­tor Bottero, con sus per­so­na­jes obe­sos, in­clui­do el pe­rro que no tie­ne la ge­né­ti­ca del ser hu­mano pe­ro por ser una mas­co­ta ad­quie­re los mis­mos há­bi­tos ali­men­ta­rios de sus amos y no só­lo se­rá obe­so sino que ten­drá las mis­mas en­fer­me­da­des (dia­be­tes, hi­per­ten­sión, ar­tro­sis, in­far­tos). Es­te es un ejem­plo cla­ro de có­mo la alimentación inade­cua­da po­drá po­ner de ma­ni­fies­to en las dis­tin­tas es­pe­cies, hu­mano y ca­nino, en­fer­me­da­des si­mi­la­res.

Si rea­li­za­mos un es­tu­dio ge-

né­ti­co a to­da la po­bla­ción, al­gu­nas per­so­nas ten­drán más ries­go de te­ner en­fer­me­da­des vas­cu­la­res; otras, dia­be­tes; otras, cán­cer y otras, ar­tri­tis, etc. La bue­na no­ti­cia es que es­ta in­for­ma­ción, a di­fe­ren­cia de lo que pen­sá­ba­mos an­tes, no es de­ter­mi­nan­te, no se cum­pli­rá sí o sí. En la ac­tua­li­dad, sa­be­mos que la alimentación tie­ne la ca­pa­ci­dad de evi­tar la ma­ni­fes­ta­ción de es­tos ge­nes o pro­du­cir su ex­pre­sión.

La nu­tri­ge­nó­mi­ca cum­pli­rá un rol fun­da­men­tal en la pre­ven­ción de la obe­si­dad, la dia­be­tes, los in­far­tos car­día­cos y ce­re­bra­les, las en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes como la ar­tri­tis y tam­bién se­rá una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal en la pre­ven­ción del cán­cer, aun­que no la úni­ca. Pe­ro no só­lo el co­no­ci­mien­to de es­ta ciencia, sino tam­bién la pues­ta en prác­ti­ca de me­di­das po­lí­ti­cas que ge­ne­ren cam­bios en la co­mer­cia­li­za­ción e in­dus­tria­li­za­ción de ali­men­tos.

Las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes vi­vi­rán con el con­cep­to cla­ro de que lo que co­man y po­drán cam­biar, li­te­ral­men­te, sus ge­nes. Des­de la co­mi­da, se di­gie­ren los nu­trien­tes que lle­gan has­ta ni­vel mo­le­cu­lar: ami­noá­ci­dos, mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas y áci­dos gra­sos; y hoy sa­be­mos que tie­nen fuer­te im­pac­to en la ex­pre­sión o si­len­cia­mien­to de un gen. Por es­ta ra­zón, es que hoy ya se pue­de in­hi­bir el gen que es­tá re­la­cio­na­do con el cán­cer de ma­ma o la dia­be­tes ti­po 2.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.