DE­CO­RA­CIÓN.

Am­bien­tá tu ca­sa en 8 pa­sos

Mia - - SUMARIO - Por Si­mo­ne An­drea Mayer (dpa)

1 Re­vi­sar el plano de la ca­sa

¿Có­mo voy a uti­li­zar un es­pa­cio? Es­ta de­be­ría ser la pri­me­ra pre­gun­ta. ¿Qué quie­ro ha­cer, con quién, en qué mo­men­to, en la ha­bi­ta­ción? ¿So­lo voy a es­tar sen­ta­da en el li­ving con mi ma­ri­do de­lan­te del te­le­vi­sor o es me­jor te­ner dos pe­que­ños cuar­tos se­pa­ra­dos por­que uno quie­re ins­ta­lar en uno de ellos un cir­cui­to de tre­nes en mi­nia­tu­ra? Si se cons­tru­ye una ca­sa nue­va, ob­via­men­te se pue­de pla­near es­ta dis­tri­bu­ción. En una ca­sa exis­ten­te, uno de­be­ría re­fle­xio­nar so­bre có­mo dis­tri­buir el es­pa­cio. Qui­zás, el dor­mi­to­rio sea de­ma­sia­do gran­de mien­tras que la ha­bi­ta­ción de los chi­cos sea de­ma­sia­do pe­que­ña. En tal ca­so, pue­de ser con­ve­nien­te que los pa­dres ocu­pen el cuar­to de los ni­ños y és­tos el dor­mi­to­rio ma­tri­mo­nial.

2 Dis­tri­buir los mue­bles

¿El es­pa­cio real­men­te es­tá apro­ve­cha­do de for­ma óp­ti­ma? Al­gu­nas co­sas sal­tan in­me­dia­ta­men­te a la vis­ta: un co­me­dor gran­de en un es­pa­cio pe­que­ño se ve mal. Una pa­red enor­me tam­bién pue­de qui­tar mu­chas po­si­bi­li­da­des, por lo que es me­jor co­lo­car es­tan­te­rías. Lo me­jor es es­tu­diar la dis­tri­bu­ción en el pa­pel. Co­piar el plano de la ca­sa y co­lo­car en él pa­pe­li­tos que re­pre­sen­ten a es­ca­la to­dos los mue­bles. Des­pués, des­pla­zar los pa­pe­li­tos de un la­do a otro pa­ra ver dón­de quedarían me­jor los mue­bles. "Tam­bién me pre­gun­to cuál de los mue­bles de­be des­ta­car so­bre los de­más", di­ce la di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res Do­ris Tho­ma­lla. El so­fá gran­de o el es­cri­to­rio con­se­gui­do por he­ren­cia se co­lo­can en el es­pa­cio de tal for­ma que se con­vier­tan en fo­co de aten­ción. 3 Vi­vien­da y per­so­na­li­dad

Lo me­jor es de­co­rar la ca­sa de acuer­do con la per­so­na­li­dad de ca­da uno. Sue­na fá­cil y en reali­dad tam­bién lo es. Tho­ma­lla re­co­mien­da co­lec­cio­nar y guar­dar en una car­pe­ta o un ca­jón to­do lo que le gus­te a uno: re­cor­tes de re­vis­tas, ca­tá­lo­gos de mue­bles, fo­tos de vi­vien­das aco­ge­do­ras, restos de te­la, etc. Es­ta colección re­ve­la la per­so­na­li­dad de ca­da uno e in­di­ca có­mo le gus­ta­ría vi­vir, aun­que uno mis­mo no lo vea así di­rec­ta­men­te. Co­lec­cio-

nar co­sas es al­go que no ter­mi­na cuan­do se ha de­co­ra­do la ca­sa nue­va­men­te. De la mis­ma ma­ne­ra que a lo lar­go de los años la ma­yo­ría de la gen­te cam­bia una y otra vez su for­ma de ves­tir­se, tam­bién la de­co­ra­ción de la ca­sa va cam­bian­do con el tiem­po. 4 Ele­gir co­lo­res y ma­te­ria­les

Es re­la­ti­va­men­te fá­cil sa­ber de qué co­lor de­ben pin­tar­se las pa­re­des. En el ca­so de las mu­je­res, mu­chas ve­ces bas­ta con echar un vis­ta­zo a la ro­pa en el ar­ma­rio, di­ce Tho­ma­lla. Sin em­bar­go, no se tra­ta sim­ple­men­te de bus­car un so­lo tono. Pa­ra en­con­trar una bue­na com­bi­na­ción de co­lo­res, for­mas y ma­te­ria­les, los de­co­ra­do­res pro­fe­sio­na­les crean lo que se co­no­ce como una "mood­board". La ba­se es el ca­jón o la car­pe­ta con las co­sas co­lec­cio­na­das (ver pun­to 3). Lue­go, hay que con­se­guir mues­tras de co­lo­res pa­ra pa­re­des y pa­pel pin­ta­do y ha­cer una prue­ba de co­lor pa­ra el so­fá, ex­pli­ca Tho­ma­lla. To­do es­to se pe­ga en un car­tón crean­do un co­lla­ge. "Así se pue­de ver si las mues­tras de co­lo­res com­bi­nan bien con el es­ti­lo de la vi­vien­da" , acla­ra la ex­per­ta, y se pue­de ver qué otros co­lo­res po­drían agre­gar­se. Mu­chas em­pre­sas de de­co­ra­ción tam­bién han col­ga­do en In­ter­net ejem­plos de mood­boards o ofre­cen mo­de­los pa­ra pro­bar. ¿Pe­ro qué ha­cer cuan­do el mood­board mues­tra una elec­ción de co­lo­res que las­ti­ma los ojos? To­do de­pen­de de la com­bi­na­ción co­rrec­ta. Tho­ma­lla des­acon­se­ja com­prar un so­fá de co­lor verde man­za­na: "Me­jor ele­gir un co­lor neu­tro pa­ra los mue­bles gran­des". Sin em­bar­go, unos al­moha­do­nes de co­lor verde man­za­na lu­cen fan­tás­ti­cos en un so­fá ma­rrón.

5 Tiem­po pa­ra ele­gir los co­lo­res

Los co­lo­res de las pa­re­des, el pa­pel pin­ta­do y las al­fom­bras dan una iden­ti­dad a una ha­bi­ta­ción. Hay que es­tar ab­so­lu­ta­men­te se­gu­ro de la elec­ción de los co­lo­res. Pa­ra es­to se ne­ce­si­ta tiem­po. Una so­la vi­si­ta a la pin­tu­re­ría ra­ras ve­ces es su­fi­cien­te. Ade­más, hay que ob­ser­var los co­lo­res ba­jo di­fe­ren­tes con­di­cio­nes lu­mí­ni­cas. Por ejem­plo, el ro­jo to­da­vía se ve bien en el cre­púscu­lo, pe­ro cuan­do los ra­yos del sol caen so­bre la pa­red, ad­quie­re un as­pec­to de­ma­sia­do do­mi­nan­te. Por eso, los ex­per­tos re­co­mien­dan no ele­gir un nue­vo co­lor pa­ra la pa­red a ba­se de una pe­que­ña prue­ba sino pin­tar un gran pe­da­zo de car­tón y co­lo­car­lo en la ha­bi­ta­ción. "Si uno de mis clien­tes se sien­te in­se­gu­ro, le pi­do al pin­tor que pin­te la cuar­ta par­te de una pa­red", di­ce Tho­ma­lla. Lue­go, el clien­te de­be ob­ser­var la pa­red ca­da ma­ña­na du­ran­te cua­tro o cin­co días y des­pués pre­gun­tar­se: ¿me gus­ta?

6 Co­rre­gir óp­ti­ca­men­te el plano de la ca­sa

A la ho­ra de ele­gir los co­lo­res, es im­por­tan­te to­mar en cuen­ta el ta­ma­ño de la ha­bi­ta­ción. Los ex­per­tos re­co­mien­dan am­pliar óp­ti­ca­men­te una ha­bi­ta­ción pe­que­ña con co­lo­res cla­ros, fríos o con pe­que­ños di­se­ños. Los te­chos ba­jos de­ben pin­tar­se con un co­lor cla­ro. Tam­bién un di­se­ño alar­ga­do, ver­ti­cal, en la pa­red que lle­gue has­ta el te­cho tie­ne el efec­to óp­ti­co de au­men­tar la al­tu­ra.

7 Pla­near la ilu­mi­na­ción

Por la no­che, el am­bien­te de una ha­bi­ta­ción de­pen­de de la ilu­mi­na­ción. Las lu­ces no so­lo ilu­mi­nan sino que tam­bién de­co­ran. Si una ha­bi­ta­ción es­tá ilu­mi­na­da de ma­ne­ra uni­for­me, su as­pec­to no es aco­ge­dor. Lo ideal es una com­bi­na­ción en­tre una luz in­di­rec­ta, di­fu­sa, por ejem­plo me­dian­te lám­pa­ras de pie y fo­cos pa­ra el sue­lo, con una luz di­rec­ta, con­cen­tra­da, por ejem­plo me­dian­te down­lights o spots que re­sal­ten cier­tos lu­ga­res de la ha­bi­ta­ción. Es ne­ce­sa­rio pla­near­lo bien. Es re­co­men­da­ble ana­li­zar el es­pa­cio: ¿dón­de se ne­ce­si­ta una luz adi­cio­nal in­ten­sa pa­ra tra­ba­jar, co­ci­nar y leer? ¿Qué rin­co­nes o mue­bles es­pe­cia­les de­ben ser de­co­ra­dos? En fun­ción de es­te aná­li­sis hay que com­prar las lám­pa­ras. Por ejem­plo, la es­ca­la Kel­vin de­ter­mi­na si una luz es es­pe­cial­men­te in­ten­sa y, por tan­to, ade­cua­da pa­ra tra­ba­jar (en­tre 6.000 y 6.500 Kel­vin) o si la luz es cá­li­da y tie­ne un efec­to aco­ge­dor (en­tre 2.500 y 3.000 Kel­vin).

8 Ele­gir los ac­ce­so­rios

Quien ya es­tá eli­gien­do mu­chos ac­ce­so­rios cuan­do no ha ter­mi­na­do de pla­near la de­co­ra­ción, pue­de per­der de vis­ta su con­cep­to. "Con­cén­tre­se pri­me­ro en las co­sas prin­ci­pa­les, ta­les como el so­fá, la es­tan­te­ría y el ar­ma­rio", re­co­mien­da Tho­ma­lla. "En reali­dad, los ac­ce­so­rios vie­nen des­pués. Sin em­bar­go, si ve al­go que le gus­ta y es­tá con­ven­ci­do de que com­bi­na bien con el res­to de los ob­je­tos en la ha­bi­ta­ción, de­be com­prar­lo in­me­dia­ta­men­te, des­de lue­go, por­que a lo me­jor ya no hay des­pués".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.