HI­JOS.

Cuida­les la es­pal­da de las mo­chi­las

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: Clí­ni­ca de la Co­lum­na www.la­cli­ni­ca­de­la­co­lum­na.com

Va­yan al jar­dín, pri­ma­ria, se­cun­da­ria o in­clu­so a la uni­ver­si­dad, nues­tros hi­jos tras­la­dan sus úti­les, li­bros, lun­che­ras, cam­bios de ro­pa y de­más ac­ce­so­rios en las in­fal­ta­bles mo­chi­las. El pe­so co­rrec­to que de­be ejer­cer la mo­chi­la so­bre la co­lum­na ver­te­bral es fun­da­men­tal por­que un so­bre­es­fuer­zo o un pe­so inade­cua­do o des­ba­lan­cea­do pue­den pro­vo­car que en la co­lum­na sur­jan su­blu­xa­cio­nes que afec­ten el co­rrec­to desa­rro­llo y cre­ci­mien­to de los ni­ños y ado­les­cen­tes. Es­tas des­a­li­nea­cio­nes, lla­ma­das por la qui­ro­pra­xia su­blu­xa­cio­nes ver­te­bra­les, in­te­rrum­pen o dis­mi­nu­yen el flu­jo del im­pul­so del sis­te­ma ner­vio­so. Su­ma­do a es­to, “lle­var un pe­so inade­cua­do por un tiem­po pro­lon­ga­do y otros ma­los há­bi­tos pue­den pro­vo­car es­co­lio­sis” , ad­vier­te el doc­tor en Qui­ro­pra­xia, Die­go Me­llino. Más del 90% de las afec­cio­nes de sa­lud co­ti­dia­nas de­ben su ori­gen a una su­blu­xa­ción ver­te­bral. Jus­ta­men­te, la pri­me­ra su­blu­xa­ción ver­te­bral sue­le ocu­rrir en el mo­men­to del parto, ya sea que el na­ci­mien­to se pro­duz­ca por parto nor­mal o por ce­sá­rea, por la pre­sión que se ejer­ce so­bre la co­lum­na cer­vi­cal del be­bé (apro­xi­ma­da­men­te 30 k), tan frá­gil y de­li­ca­da. Es­ta fuer­za aplicada a las ca­be­zas y los cue­llos de los re­cién na­ci­dos pro­vo­ca que el Atlas (pri­me­ra vér­te­bra cer­vi­cal), el Axis (la se­gun­da vér­te­bra cer­vi­cal) o am­bas que­den fue­ra de lu­gar y afec­ten el nor­mal cre­ci­mien­to y desa­rro­llo del ni­ño. Erró­nea­men­te, se cree que hay que es­pe­rar al do­lor de es­pal­da pa­ra acu­dir al mé­di­co. Los ni­ños son los que su­fren más su­blu­xa­cio­nes de­bi­do a las múl­ti­ples caí­das, ma­las pos­tu­ras, mo­chi­las pe­sa­das, el parto, el apren­der a ca­mi­nar o an­dar en bi­ci­cle­ta. De he­cho, las es­ta­dís­ti­cas in­di­can que des­de el na­ci­mien­to y has­ta los 5 años, el ser hu­mano ex­pe­ri­men­ta 2.500 caí­das en pro­me­dio, lo cual con­fir­ma que es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que un ni­ño a esa edad no pa­dez­ca una su­blu­xa­ción ver­te­bral y ne­ce­si­te una co­rrec­ción de su co­lum­na.

Mo­de­los de mo­chi­las y usos Mo­chi­la de dos ti­ras: el mo­de­lo clá­si­co que se usa pa­ra el jar­dín, la pri­ma­ria, la se­cun­da­ria e in­clu­so la uni­ver­si­dad. En es­te ca­so, lo ideal es que siem­pre lle­ven pues­tas am­bas ti­ras pa­ra man­te­ner equi­li­bra­do el pe­so y evi­tar la ten­den­cia a en­cor­var­se. Ade­más, el cua­derno o li­bros de­ben ir pe­ga­dos a la es­pal­da, ya que de és­ta for­ma no se exi­ge a la co­lum­na ha­cien­do un es­fuer­zo in­de­bi­do de nin­gún cos­ta­do. A su vez, en el ca­so de los más pe­que­ños, que sue­len lle­var ju­gue­tes, lo co­rrec­to se­ría que fue­ran en una va­li­ji­ta apar­te pa­ra que no se pin­chen la es­pal­da o que­de más pe­so de un la­do que del otro. Por otro la­do, la me­jor op­ción son las mo­chi­las de ti­ras an­chas ya que to­man me­jor el hom­bro, las de ti­ras fi­nas pue­den ejer­cer ma­yor pre­sión.

Ban­do­le­ras: las hay cor­tas, que que­dan so­bre la es­pal­da, y lar­gas has­ta la al­tu­ra de la cin­tu­ra, en am­bos ca­sos, lo ideal es que sean de ti­ras an­chas. En cuan­to al or­den del ma­te­rial que se de­be guar­dar, lo acon­se­ja­ble es que los ob­je­tos más pe­sa­dos va­yan en for­ma ver­ti­cal y bien cer­ca de la es­pal­da o cin­tu­ra pa­ra que no se pro­duz­ca un des­equi­li­brio. Ade­más, si se de­be lle­var ma­te­rial ex­tra, lo ideal es ha­cer­lo en una bol­sa o bol­si­to se­pa­ra­do. Por úl­ti­mo, el pe­so se de­be­rá ir cam­bian­do, es de­cir, se de­be ir al­ter­nan­do el hom­bro so­bre el que se lo va a lle­var pa­ra no for­zar siem­pre el mis­mo cos­ta­do del cuer­po. Con ca­rri­to: es una de las op­cio­nes más re­co­men­da­das, ya que se li­be­ra a la co­lum­na de car­gar su pe­so y no re­quie­ren de mu­cho es­fuer­zo por par­te del ni­ño pa­ra su tras­la­do. Igual­men­te, no es re­co­men­da­ble so­bre­car­gar­las y los ma­te­ria­les de­ben ir dis­tri­bui­dos, como en el ca­so de las ban­do­le­ras, pa­ra evi­tar des­equi­li­brios que pue­dan ge­ne­rar un mal mo­vi­mien­to del bra­zo. Por­ta­fo­lios o ma­le­tín: en es­te ca­so, es im­por­tan­te sa­ber que el pe­so má­xi­mo que los chi­cos pue­den car­gar es equi­va­len­te al 10% de su pe­so cor­po­ral. Es­tos mo­de­los sue­len ve­nir con co­rreas op­cio­na­les que per­mi­ten que se trans­for­men en una mo­chi­la de dos ti­ras o en ban­do­le­ras pa­ra fa­ci­li­tar su tras­la­do. Al igual que en los mo­de­los an­te­rio­res, es acon­se­ja­ble que el ni­ño va­ya al­ter­nan­do la mano con que lo lle­va, el pe­so sea dis­tri­bui­do equi­li­bra­da­men­te, los li­bros y cua­der­nos de­ben ir pe­ga­dos a la par­te tra­se­ra del ma­le­tín y, en ca­so de lle­var ma­te­rial adi­cio­nal, el mis­mo de­be­rá ir en una bol­sa apar­te.

Siem­pre, in­clu­so des­de el na­ci­mien­to, es re­co­men­da­ble rea­li­zar los ajus­tes qui­ro­prác­ti­cos co­rres­pon­dien­tes, ya que una co­lum­na li­bre de su­blu­xa­cio­nes per­mi­te un co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del Sis­te­ma Ner­vio­so Cen­tral, que es el que con­tro­la el fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo en­te­ro. Una co­lum­na per­fec­ta­men­te ali­nea­da per­mi­te el fun­cio­na­mien­to al 100% del cuer­po y una vida más sa­na y pla­cen­te­ra. Al igual que una ca­ries si­len­cio­sa, la su­blu­xa­ción ver­te­bral afec­ta a to­do el or­ga­nis­mo del ni­ño sin que a prio­ri se no­ten los efec­tos. El cui­da­do qui­ro­prác­ti­co de la sa­lud apor­ta bie­nes­tar de for­ma na­tu­ral y tie­ne una fun­ción pre­ven­ti­va de su­ma im­por­tan­cia pa­ra la ca­li­dad de vida de los ni­ños y su ren­di­mien­to es­co­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.