Y ellos, fe­li­ces

Mia - - MASCOTAS - Fuen­te: Nestlé Pu­ri­na

Aho­ra, un es­tu­dio pue­de me­dir la fe­li­ci­dad de las mas­co­tas. Se­gún su pre­sión san­guí­nea, po­dre­mos sa­ber si nues­tra com­pa­ñía les pro­du­ce bie­nes­tar

Las mas­co­tas des­pier­tan en las per­so­nas pro­fun­dos sen­ti­mien­tos de fe­li­ci­dad, al pun­to tal de ser con­si­de­ra­das como un miem­bro más de la fa­mi­lia. ¿Pe­ro la com­pa­ñía de los se­res hu­ma­nos des­pier­ta emo­cio­nes si­mi­la­res en los pe­rros?

Un es­tu­dio rea­li­za­do re­cien­te­men­te por Nestlé Pu­ri­na Pet­ca­re, la com­pa­ñía de ali­men­tos pa­ra mas­co­tas, re­ve­ló que los pe­rros ex­pe­ri­men­tan un au­men­to de las emo­cio­nes po­si­ti­vas como re­sul­ta­do del con­tac­to con las per­so­nas.

Mien­tras que mu­chas prue­bas cien­tí­fi­cas de­mues­tran que te­ner una mas­co­ta ayu­da a dis­mi­nuir la pre­sión san­guí­nea, re­du­cir la an­sie­dad y la de­pre­sión, po­co se sa­bía has­ta aho­ra acer­ca del efec­to que el con­tac­to hu­mano tie­ne en el bie­nes­tar emo­cio­nal de los ani­ma­les.

A tra­vés de la uti­li­za­ción de la ter­mo­gra­fía, una téc­ni­ca no in­va­si­va que sir­ve pa­ra me­dir los ni­ve­les de es­trés de los ani­ma­les, los in­ves­ti­ga­do­res iden­ti­fi­ca­ron que así como al­gu­nas per­so­nas se ru­bo­ri­zan al sen­tir ver­güen­za o pu­dor, cuan­do un pe­rro ex­pe­ri­men­ta un cam­bio en su es­ta­do de áni­mo su pre­sión san­guí­nea tam­bién pue­de su­frir al­te­ra­cio­nes en de­ter­mi­na­das zo­nas del cuer­po. A tra­vés de una cá­ma­ra in­fra­rro­ja, se mi­die­ron es­tas al­te­ra­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra en los ojos, las ore­jas y las plan­tas de los pies. Los re­sul­ta­dos mos­tra­ron que las fluc­tua­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra son más vi­si­bles en las plan­tas de los pies del pe­rro, ya que no tie­nen pe­lo en esa zo­na.

Ha­ber en­con­tra­do una ma­ne­ra de me­dir y co­no­cer có­mo los es­tí­mu­los ex­ter­nos pue­den in­fluir be­ne­fi­cio­sa­men­te en la fe­li­ci­dad de las mas­co­tas se con­vier­te en un im­por­tan­te avan­ce ya que los ani­ma­les no siem­pre ex­pre­san fí­si­ca­men­te sus emo­cio­nes y es­tos in­di­ca­do­res per­mi­ti­rán co­no­cer la for­ma más ven­ta­jo­sa de in­ter­ac­tuar con ellos.

Cal­mo

Ex­ci­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.