LEC­TU­RA.

¿Qué es ho’opo­no­pono?

Mia - - SUMARIO - Por Ma­bel Katz

Qui­zá es­ta sea la pri­me­ra vez que oyes ha­blar del Ho’opo­no­pono. Pe­ro pro­ba­ble­men­te ha­yas oí­do ha­blar de El Se­cre­to y de la ley de la atrac­ción. Pues bien, el Ho’opo­no­pono es una pie­za im­por­tan­te cuan­do ha­bla­mos de la ley de la atrac­ción. Des­pués de apa­re­cer en El Se­cre­to, Joe Vi­ta­le des­cu­brió el Ho’opo­no­pono y al doc­tor Iha­lea­ka­lá Hew Len. En ese mo­men­to, se dio cuen­ta de que esa en­se­ñan­za an­ces­tral es­ta­ba más allá de El Se­cre­to.

El Ho’opo­no­pono es un ar­te ha­waiano muy an­ti­guo de re­so­lu­ción de pro­ble­mas. Los ha­waia­nos ori­gi­na­les, los pri­me­ros que ha­bi­ta­ron las is­las, so­lían prac­ti­car­lo. El doc­tor Iha­lea­ka­lá Hew Len, mi maes­tro de Ho’opo­no­pono, afir­ma que es­tos ha­waia­nos ha­bían ve­ni­do de otras ga­la­xias. Ac­tual­men­te en Ha­wái, como en to­dos la­dos, se prac­ti­can mu­chas re­li­gio­nes, de mo­do que no to­dos sus ha­bi­tan­tes prac­ti­can el Ho’opo­no­pono. Al­gu­nos ni si­quie­ra han oí­do ha­blar al res­pec­to.

El Ho’opo­no­pono en­se­ña téc­ni­cas fá­ci­les y efi­ca­ces de “lim­pie­za”. Nos mues­tra có­mo bo­rrar los pro­ble­mas y dar per­mi­so a esa par­te nues­tra que real­men­te sa­be pa­ra que nos trai­ga lo que es co­rrec­to y per­fec­to pa­ra no­so­tros.

Ho’opo­no­pono sig­ni­fi­ca “en­men­dar”, “co­rre­gir un error”. Se­gún es­ta fi­lo­so­fía, to­do lo que apa­re­ce en nues­tra vida es un pen­sa­mien­to, una me­mo­ria, un pro­gra­ma en fun­cio­na­mien­to (un error) y se pre­sen­ta pa­ra dar­nos una opor­tu­ni­dad de sol­tar­lo, de lim­piar­lo, de bo­rrar­lo.

El Ho’opo­no­pono es la te­cla de bo­rrar en el te­cla­do de nues­tra compu­tado­ra, y de­bes pul­sar­la tú. Por ejem­plo, cuan­do es­cri­bes mal una pa­la­bra, no le ha­blas a la pan­ta­lla y le di­ces: “¿Cuán­tas ve­ces te he di­cho có­mo es­cri­bir bien es­ta pa­la­bra?”. Sa­bes que la pan­ta­lla no pue­de ha­cer na­da al res­pec­to. Pue­des ha­blar­le to­do el día, pe­ro la pan­ta­lla te mi­ra como pre­gun­tan­do: “¿Y qué quie­re que ha­ga yo?”.

Si deseas cam­biar al­go, pri­me­ro tie­nes que bo­rrar, crear el es­pa­cio va­cío pa­ra lle­nar­lo con la in­for­ma­ción co­rrec­ta. El Ho’opo­no­pono nos vuel­ve al va­cío, al ce­ro, don­de la ins­pi­ra­ción pue­de apa­re­cer en nues­tra vida y guiar­nos. De esa ma­ne­ra, po­de­mos es­tar en el mo­men­to co­rrec­to en el lu­gar per­fec­to.

Fue Morrnah Si­meo­na (la maes­tra de Iha­lea­ka­lá) quien nos tra­jo es­tas en­se­ñan­zas y las ac­tua­li­zó pa­ra los tiem­pos mo­der­nos. Morrnah Na­la­ma­ku Si­meo­na (19 de ma­yo de 1913-11 de fe­bre­ro de 1992) fue la crea­do­ra de la Au­toi­den­ti­dad a tra­vés del Ho’opo­no­pono. Fun­dó Pa­ci­fi­ca Se­mi­nars en los años '70. Fue re­co­no­ci­da como una kahu­na la­pa’au (sa­na­do­ra) en Ha­wái y dis­tin­gui­da como un Te­so­ro Vi­vien­te por el Es­ta­do de Ha­wái en 1983.

En una oca­sión de­cla­ró: “El prin­ci­pal pro­pó­si­to de es­te pro­ce­so es des­cu­brir la Di­vi­ni­dad den­tro de uno mis­mo. El Ho’opo­no­pono es un pro­fun­do re­ga­lo que nos per­mi­te desa­rro­llar una re­la­ción mu­tua con la Di­vi­ni­dad den­tro de no­so­tros y apren­der a pe­dir que en ca­da mo­men­to nues­tros erro­res de pen­sa­mien­to, pa­la­bra y ac­ción sean lim­pia­dos. El ob­je­ti­vo de es­te pro­ce­so es esen­cial­men­te lo­grar la li­ber­tad, la com­ple­ta li­ber­tad res­pec­to del pa­sa­do. Lim­pia, bo­rra, bo­rra y en­cuen­tra tu pro­pia paz. ¿Dón­de? Den­tro de ti”.

La Au­toi­den­ti­dad a tra­vés del Ho’opo­no­pono uti­li­za téc­ni­cas pa­ra crear una coope­ra­ción mu­tua en­tre las tres par­tes de la men­te o el ser: el sub­cons­cien­te, el cons­cien­te y el su­pra­cons­cien­te. Es­to nos per­mi­te re­cla­mar nues­tra co­ne­xión in­te­rior per­so­nal con el amor, con nues­tra fuen­te di­vi­na, lo cual nos trae paz, ar­mo­nía y li­ber­tad.

La ver­sión ac­tua­li­za­da de Morrnah de es­ta an­ti­gua fi­lo­so­fía es un ver­da­de­ro te­so­ro. An­tes de esa ver­sión, la for­ma de prac­ti­car Ho’opo­no­pono de­cía que to­da la fa­mi­lia de­bía es­tar pre­sen­te. Exis­tía un mo­de­ra­dor y ca­da miem­bro te­nía la opor­tu­ni­dad de per­do­nar y ser per­do­na­do por los de­más. Hoy en día, no vi­ven jun­tos o tan cer­ca como al­gu­na vez lo hi­cie­ron. Re­unir a la fa­mi­lia com­ple­ta y ubi­car a to­dos en un lu­gar al mis­mo tiem­po no se­ría muy fá­cil.

Del li­bro “Mis re­fle­xio­nes so­bre ho’opo­no­pono”, de

Ma­bel Katz, Urano (www.edi­cio­ne­su­rano.com.ar)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.