ES­TI­LO.

Cam­bio de za­pa­tos

Mia - - SUMARIO - Por Laura Mal­pe­li de Jor­daan*

Los ta­cos al­tos son con­si­de­ra­dos fe­me­ni­nos, no pa­san de mo­da y ten­de­mos a pen­sar que elon­gan nues­tras pier­nas (¡aun­que no siem­pre sea así!). In­clu­so cuan­do se ob­ser­van otras ten­den­cias a ni­vel mun­dial, que pro­po­nen cal­za­do más plano o có­mo­do, en pa­ra­le­lo siem­pre en­con­tra­re­mos sti­let­tos y ta­cos al­tos. Sin du­das, el cal­za­do es uno de los ac­ce­so­rios de más pro­ta­go­nis­mo en la ac­tua­li­dad. Si pen­sa­mos en otras épo­cas, en­con­tra­mos más va­rie­dad, in­clu­yen­do som­bre­ros y guan­tes. Hoy en día, al ser me­nos fre­cuen­te su uso, otros com­ple­men­tos se des­ta­can y los ta­cos co­bran pro­ta­go­nis­mo.

Los za­pa­tos en pun­ta es­tán de mo­da, pe­ro lo fun­da­men­tal es adap­tar la ten­den­cia:

Es­ti­lo . To­da mu­jer tie­ne su pro­pio es­ti­lo y el ob­je­ti­vo es res­pe­tar­lo en tan­to la ima­gen es la na­rra­ción o la ex­ter­na­li­za­ción de la iden­ti­dad de ca­da per­so­na. La mu­jer ro­mán­ti­ca pro­ba­ble­men­te ado­re usar ta­cos más que ves­tir­se con jeans y cha­ti­tas, pe­ro la mu­jer na­tu­ral es­ta­rá más có­mo­da en cal­za­do cha­to o con ta­cos ba­jos y pro­ba­ble­men­te no es­té in­tere­sa­da en su­mar­se a es­ta mo­da.

Mor­fo­lo­gía. El ta­co de­be­rá guar­dar re­la­ción con el ti­po de pier­na, si es que que­da ex­pues­ta. Por ejem­plo, una mu­jer con pier­nas grue­sas, que use una fal­da a la ro­di­lla y la com­bi­ne con cal­za­do de ta­co fino ha­rá que vi­sual­men­te sus pier­nas se vean más grue­sas y el ta­co más fino en com­pa­ra­ción. De ahí la im­por­tan­cia de sa­ber que el an­cho del ta­co de­be guar­dar re­la­ción con el

ti­po de pier­na de quien lo lle­ve. Con­tex­to y ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas. No se­rá el mis­mo cal­za­do y, pro­ba­ble­men­te, tam­po­co el mis­mo

ti­po de ta­co el que use­mos pa­ra tra­ba­jar du­ran­te el día que el que eli­ja­mos pa­ra una fies­ta por la no­che. En el ám­bi­to la­bo­ral, ele­gir un ac­ce­so­rio po­co apro­pia­do afec­ta la ima­gen que los de­más tie­nen de no­so­tras, por eso, es im­por­tan­te en ám­bi­tos más con­ser­va­do­res evi­tar los di­se­ños de­ma­sia­do in­for­ma­les y abier­tos, pa­ra no mos­trar tan­ta piel. La al­tu­ra de los ta­cos tam­bién im­por­ta, so­bre to­do, en fun­ción de la can­ti­dad de ho­ras que los use­mos. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud su­gie­re que los ta­cos mi­dan en­tre 3 y 5 cm pa­ra que se pue­da lle­var el pe­so y los pies no se vean so­bre­exi­gi­dos por de­ma­sia­da in­cli­na­ción o por lo con­tra­rio: nin­gún ti­po de in­cli­na­ción en ca­so de cal­za­do cha­to. Si que­re­mos usar ta­cos más al­tos fre­cuen­te­men­te, una bue­na op­ción son las pla­ta­for­mas ya que per­mi­ti­rán agre­gar cen­tí­me­tros sin exi­gir al pie.

Los efec­tos vi­sua­les. Las pun­tas de los za­pa­tos pue­den mo­di­fi­car la per­cep­ción del pie, ha­cien­do que se vea más an­cho o an­gos­to, cor­to o lar­go. Los za­pa­tos en pun­ta tien­den a es­ti­li­zar el em­pei­ne y a alar­gar vi­sual­men­te las pier­nas, si se com­bi­nan con me­dias y pan­ta­lón en el mis­mo tono. Aho­ra bien, no po­de­mos ge­ne­ra­li­zar y de­cir que to­do za­pa­to en pun­ta ge­ne­ra es­te efec­to ya que apli­ca a los que son del mis­mo tono, sin de­ta­lles o “cor­tes vi­sua­les” en el di­se­ño, y si, por ejem­plo, los usa­mos con una fal­da y tie­nen pul­se­ra, vi­sual­men­te acor­ta­rán nues­tras pier­nas. Por eso, siem­pre es im­por­tan­te con­si­de­rar no so­lo có­mo es la pun­ta, sino es­te ti­po de de­ta­lles. Por su par­te, el cal­za­do con pun­ta cua­dra­da que se ve­rá mu­cho es­te in­vierno en­san­cha­rá vi­sual­men­te, por lo que re­sul­ta ideal pa­ra mu­je­res de pies lar­gos y de­be­ría evi­tar­se en ca­sos de to­bi­llos an­chos. Los za­pa­tos con pun­ta re­don­dea­da no en­san­chan tan­to como los cua­dra­dos y pue­den re­sul­tar más có­mo­dos pa­ra usar du­ran­te mu­chas ho­ras, si los com­pa­ra­mos con los de pun­ta trian­gu­lar. Da­rán sen­sa­ción de es­ti­li­zar más si se los usa con pla­ta­for­ma en la zo­na de la pun­te­ra.

Co­lor. El co­lor del cal­za­do afec­ta có­mo se per­ci­bi­rá al pie. Si nues­tro pie es lar­go y delgado, un tono de­ma­sia­do os­cu­ro acen­tua­rá es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca en vez de lo­grar el efec­to con­tra­rio. Po­de­mos ani­mar­nos al nu­de o a un za­pa­to en tono os­cu­ro pe­ro que es­té in­te­rrum­pi­do por al­gún de­ta­lle, como ser peep toe, te­ner ta­chas, otro co­lor o cier­to re­lie­ve en al­gu­na par­te del ac­ce­so­rio.

*Mas­ter en Ase­so­ría de ima­gen cer­ti­fi­ca­da por CMB y di­rec­to­ra de Sty­let­to (www.sty­let­to.com.ar)

Choo Jimmy

Dior

Ni­ne to Fi­ve

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.