PEN­SAN­DO DI­FE­REN­TE

Mia - - BIENESTAR -

El me­jor mo­men­to pa­ra usar el pen­sa­mien­to la­te­ral es cuan­do nos en­fren­ta­mos a un pro­ble­ma más o me­nos di­fí­cil y du­da­mos so­bre nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra en­con­trar­le la so­lu­ción. El gran apor­te del pen­sa­mien­to la­te­ral es su sen­ci­llez, su ori­gi­na­li­dad y su crea­ti­vi­dad. Y re­cor­de­mos: lo pri­me­ro que de­be­mos te­ner cla­ro es que to­do, ab­so­lu­ta­men­te to­do, es más fá­cil de lo que cree­mos.

Qui­zá, uno de los prin­ci­pa­les erro­res en los que so­le­mos caer es uti­li­zar en ex­ce­so el lla­ma­do pen­sa­mien­to li­neal, es de­cir, aquel que uti­li­za la ló­gi­ca en un sen­ti­do ex­pre­so y uni­di­rec­cio­nal en bus­ca de una so­la con­clu­sión, mien­tras que el pen­sa­mien­to la­te­ral es li­bre e ima­gi­na­ti­vo, ahí es don­de po­de­mos con­tar con in­fi­ni­tos mo­dos de ob­te­ner una o in­clu­so va­rias so­lu­cio­nes.

El la­te­ral thin­king, tal como lo bau­ti­zó Ed­ward de Bono, un psi­có­lo­go de Ox­ford, apor­ta un nue­vo mo­do de so­lu­cio­nar pro­ble­mas y afron­tar re­tos. Una pers­pec­ti­va que nos per­mi­te mo­ver­nos ha­cia to­dos los la­dos y no so­lo en lí­nea rec­ta, que nos de­ja ser pro­vo­ca­ti­vos y aden­trar­nos en ca­mi­nos me­nos evi­den­tes, es­ti­mu­lan­do nues­tra men­te y apren­dien­do en el mis­mo pro­ce­so.

La im­por­tan­cia del pen­sa­mien­to la­te­ral ha ad­qui­ri­do un pe­so re­le­van­te en el cam­po de la psi­co­lo­gía so­cial e in­di­vi­dual. Se va­lo­ra en es­pe­cial el he­cho de que las per­so­nas lo­gre­mos ser ori­gi­na­les en nues­tros ra­zo­na­mien­tos ale­ján­do­nos de lo or­di­na­rio o lo es­pe­ra­ble. Pa­ra que po­da­mos al­can­zar es­ta li­ber­tad y ori­gi­na­li­dad en nues­tro ra­zo­na­mien­to co­ti­diano, po­de­mos uti­li­zar las si­guien­tes téc­ni­cas:

Ideas alea­to­rias: un com­po­nen­te esen­cial del pen­sa­mien­to la­te­ral es dis­po­ner de una men­te abier­ta. Es­to im­pli­ca no ce­rrar­se a cual­quier op­ción. Más aún, se­ría re­co­men­da­ble que pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes a nues­tros pro­ble­mas, nos plan­te­ár­mos ideas nue­vas y alea­to­rias, nue­vas op­cio­nes por muy ex­tra­ñas o dis­cor­dan­tes que nos pa­rez­can.

Uti­li­zar ana­lo­gías: las ana­lo­gías nos sir­ven pa­ra com­pa­rar ideas que apa­ren­te­men­te no tie­nen na­da que ver unas con otras. La fi­na­li­dad es ale­jar­se de los es­te­reo­ti­pos, de lo es­pe­ra­ble o lo que es­tá en­ca­si­lla­do. Pen­se­mos en el fa­mo­so di­bu­jo de “El Prin­ci­pi­to”: ¿es un som­bre­ro?, ¿es una serpiente que se ha tra­ga­do un ele­fan­te?, ¿es un ele­fan­te de­ba­jo de un som­bre­ro?

Mé­to­do de in­ver­sión: una téc­ni­ca arries­ga­da, sin du­da. Cuan­do te­ne­mos un pro­ble­ma o un re­to que abor­dar, ¿qué tal si lo en­fo­ca­mos en su sen­ti­do in­ver­so? Dar la vuel­ta a un pro­ble­ma pue­de dar­nos nuevos ca­mi­nos que no es­pe­rá­ba­mos. Pen­sar lo con­tra­rio de lo que te­ne­mos es­ta­ble­ci­do, en oca­sio­nes, nos trae no­ve­do­sas vi­sio­nes que no to­do el mun­do es ca­paz de ver

Frac­cio­na­mien­to o di­vi­sión: la fi­na­li­dad de es­ta pro­pues­ta es des­me­nu­zar la uni­dad del pro­ble­ma en par­tes más pe­que­ñas pa­ra ver el re­to en un sen­ti­do más am­plio. Con to­das y ca­da una de sus op­cio­nes. Los blo­queos men­ta­les sue­len apa­re­cer cuan­do so­lo ve­mos una par­te del desafío o el pro­ble­ma. Pe­ro to­do ac­to, es­tá for­ma­do por pe­que­ñas par­tes que de­be­mos te­ner en cuen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.