EJER­CI­CIOS DE MIND­FUL­NESS

Mia - - BIENESTAR -

Res­pi­ra­ción afir­ma­ti­va

En cual­quier mo­men­to del día, buscá un lu­gar tran­qui­lo. Ins­pi­rá pro­fun­da­men­te, con­ser­vá el ai­re en tus pul­mo­nes y re­pe­tí men­tal­men­te: “Sí a la vida”. Ex­pi­rá len­ta­men­te y mi­rá a tu al­re­de­dor. Fi­já la vis­ta en cual­quier ob­je­to, re­co­rré su su­per­fi­cie y de­já que esa ener­gía po­si­ti­va que te co­rrió in­ter­na­men­te, sal­ga ha­cia afue­ra. Re­pe­tí la res­pi­ra­ción va­rias ve­ces. Ima­gi­ná que la res­pi­ra­ción atra­vie­sa to­dos tus po­ros, inun­da el to­rren­te san­guí­neo y al­can­za to­dos los rin­co­nes de tu or­ga­nis­mo. Per­ci­bí có­mo la se­re­ni­dad se po­sa en ca­da una de tus ex­tre­mi­da­des, ór­ga­nos, cen­tí­me­tros de la piel. Los efec­tos se­dan­tes de es­ta sen­ci­lla prác­ti­ca no tar­da­rán en ha­cer­se no­tar.

Ob­ser­va­cion de la men­ta

Sen­ta­te có­mo­da­men­te en un lu­gar si­len­cio­so. Con los ojos ce­rra­dos, ins­pi­rá y ex­pi­rá len­ta­men­te, con­tan­do has­ta 5 en ca­da ins­pi­ra­ción y ex­pi­ra­ción. De­já fluir la men­te li­bre­men­te. No re­pri­mas nin­gún pen­sa­mien­to o sen­sa­ción, ni pre­ten­das for­zar su in­te­rrup­ción. Li­mi­ta­te a ob­ser­var­los. Si el pen­sa­mien­to es des­agra­da­ble, de­ja­lo fluir has­ta que se di­suel­va por sí mis­mo. Si se tra­ta de una emo­ción des­agra­da­ble, aguar­dá a que sea sus­ti­tuí­da por otra. Ob­ser­vá el li­bre fluir de los con­te­ni­dos de la con­cien­cia, sin afe­rrar­te a nin­gu­na ima­gen o pen­sa­mien­to. De­já que el rit­mo sin­co­pa­do de la res­pi­ra­ción ac­túe como me­tró­no­mo y ar­mo­ni­ce el rit­mo de tu con­cien­cia. Aban­do­na­te a ese rit­mo. Trans­cu­rri­dos 10 mi­nu­tos, abrí los ojos y po­ne­te de pie len­ta­men­te.

Des­per­ta­te

En cual­quier mo­men­to del día, in­te­rrum­pí lo que es­tás ha­cien­do y pre­gun­ta­te di­rec­ta­men­te: “¿Es­toy des­pier­to? ¿Es­toy acá? ¿Es­toy real­men­te acá?”. Si per­ci­bi­mos que la ma­rea de las emo­cio­nes y los pen­sa­mien­tos nos ha ro­ba­do el mo­men­to pre­sen­te, re­gre­se­mos a su cau­ce, len­ta­men­te, sin for­zar­nos, aca­llan­do el río men­tal a la par que afi­na­mos la aten­ción a la res­pi­ra­ción y re­cu­pe­ra­mos el so­sie­go. Es­te sen­ci­llo ejer­ci­cio pue­de ha­cer­se en me­dio de una mul­ti­tud, la ofi­ci­na, el su­per­mer­ca­do, cual­quier oca­sión es bue­na pa­ra atra­par el pre­sen­te. Ade­más, es una fuen­te de cal­ma.

Crea­ti­vi­dad

Des­pués de prac­ti­car la res­pi­ra­ción afir­ma­ti­va du­ran­te unos mi­nu­tos, de­di­ca­te a pin­tar o di­bu­jar. No im­por­ta si sa­bés ha­cer­lo o no. To­má una ho­ja en blan­co y, con la men­te se­re­na y en si­len­cio, de­já que flu­yan los tra­zos. No in­ten­tes apli­car tu vo­lun­tad ha­cia un ob­je­ti­vo o di­rec­ción: pin­tá o di­bu­já sin pen­sar, res­pi­ra­ran­do con­cien­te­men­te. Ha­ce­lo una vez por se­ma­nan y ob­ser­vá tus tra­zos sin im­po­ner­les un sen­ti­do o fi­na­li­dad. Sim­ple­men­te, di­bu­já y res­pi­rá a con­cien­cia ple­na.

Rom­pe habitos

Des­cu­brí al­gu­na de las ca­de­nas de ges­tos automáticos que ha­cés dia­ria­men­te sin ser con­cien­te mien­tras tu men­te ru­mia o va­ga otros asun­tos. Por ejem­plo, el or­den que si­gue a ves­tir­te y asear­te ca­da ma­ña­na. Una vez que de­tec­tes el ges­to, al­te­rá ese or­den: si te po­nés pri­me­ro la remera y des­pués el pan­ta­lón, al­te­rá la se­cuen­cia. In­ten­tá sub­ver­tir el or­den del aseo: pei­na­te an­tes de la­var­te la ca­ra o los dien­tes. Po­dés apli­car es­tas al­te­ra­cio­nes en otras ac­ti­vi­da­des del día. Con­cen­tra­te en ca­da uno de los ges­tos, res­pi­rá y ex­pi­rá pro­fun­da­men­te, acom­pa­ñá los mo­vi­mien­tos con la res­pi­ra­ción. A su vez, evi­tá que la nue­va ca­de­na ges­tual se con­vier­ta en otro pa­trón in­que­bran­ta­ble. De he­cho, lo ideal se­ría que ca­da día in­no­va­ras esas ca­de­nas, has­ta en de­ta­lles por ba­na­les que te pa­rez­can. Es­to in­cre­men­ta el pen­sa­mien­to la­te­ral y en­fo­ca tu aten­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.