El sa­lu­da­ble

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - Por la Dra. Mar­ce­la Scot­ti* * mé­di­co fle­bó­lo­go. Miem­bro ti­tu­lar de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na y Pa­na­me­ri­ca­na de Fle­boin­fo­lo­gía

El Omega-3 es un áci­do gra­so que per­te­ne­ce al gru­po de las gra­sas o lí­pi­dos sa­lu­da­bles, que se en­cuen­tran en al­gu­nos ve­ge­ta­les y pes­ca­dos, sien­do esen­cia­les pa­ra el nor­mal fun­cio­na­mien­to de pro­ce­sos fi­sio­ló­gi­cos. En los úl­ti­mos años la in­dus­tria los in­cor­po­ró en le­ches, hue­vos, yo­gu­res y pan, en­ri­que­cién­do­los con ellos, mien­tras que di­fe­ren­tes la­bo­ra­to­rios far­ma­céu­ti­cos los co­mer­cia­li­zan como su­ple­men­tos en cáp­su­las.

Los Omega-3 par­ti­ci­pan en la pre­ven­ción y en el tra­ta­mien­to de di­fe­ren­tes en­fer­me­da­des. Una vez que son in­cor­po­ra­dos a la die­ta, se de­po­si­tan en las mem­bra­nas de la ma­yo­ría de las cé­lu­las del or­ga­nis­mo, en ma­yor can­ti­dad en la re­ti­na y en el ce­re­bro.

Actua fa­vo­ra­ble­men­te en en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res pre­vi­nien­do de arrit­mias, re­du­cien­do ries­go de trom­bo­sis, dis­mi­nu­yen­do tri­gli­cé­ri­dos, evi­tan­do for­ma­ción de pla­cas de ate­ro­mas al dis­mi­nuir el co­les­te­rol LDL ("ma­lo") y au­men­tan­do el co­les­te­rol HDL ("bueno"). Así me­jo­ra la fun­ción en­do­te­lial y des­cien­de la pre­sión ar­te­rial. Asi­mis­mo, es al­ta­men­te re­co­men­da­ble pa­ra: Dia­be­tes Me­lli­tus ya que es­tá aso­cia­da con nfer­me­da­des car­día­cas. Ar­tri­tis reuma­toi­de, dis­mi­nu­ye el do­lor por los pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios. Co­li­tis ul­ce­ro­sa, por­que baja el uso de cor­ti­coi­des, al dis­mi­nuir la in­fla­ma­ción. Pa­ra do­lo­res mens­trua­les, dis­mi­nu­yen­do el con­su­mo de an­ti-in­fla­ma­to­rios y an­ti­es­pas­mó­di­cos. Pso­ria­sis, re­du­cen los eri­te­mas de las le­sio­nes cu­tá­neas de la en­fer­me­dad. Der­ma­ti­tis ató­pi­ca. Tie­ne bue­nos be­ne­fi­cios en la de­pre­sión, al ac­tuar en el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral lo­gra un efec­to an­ti­de­pre­si­vo, otro ca­so si­mi­lar es en la es­qui­zo­fre­nia me­jo­ran­do su tra­ta­mien­to.

En­con­tra­mos áci­dos gra­sos omega 3 en pes­ca­dos azu­les, ma­ris­cos, ye­ma del hue­vo, acei­tes ve­ge­ta­les, se­mi­llas (como las se­mi­llas de chia, lino o li­na­za o las se­mi­llas de sal­via). Es­tas se pue­den aña­dir a los ce­rea­les, yo­gu­res y en­sa­la­das y re­ci­bir sus mu­chos be­ne­fi­cios. Tam­bién es­tán pre­sen­tes en fru­tos se­cos (nue­ces, al­men­dras, ave­lla­nas y cas­ta­ñas). En cuan­to a las ver­du­ras: le­chu­ga, so­ja, es­pi­na­ca, bró­co­li, co­li­flor y pe­pino son ri­cos en omega 3.

Se pue­de con­su­mir es­te acei­te gra­so a tra­vés de su­ple­men­tos como el acei­te de pes­ca­do o las cáp­su­las de omega 3, en ca­so que una die­ta no sea com­ple­ta o va­ria­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.