Cu­ran­do sín­to­mas

Mia - - FENG SHUI - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Cuan­do en una ca­sa hay des­ar­mo­nías per­sis­ten­tes en sus ha­bi­tan­tes, in­me­dia­ta­men­te sa­be­mos que hay ener­gía ne­ga­ti­va pro­ba­ble­men­te pro­duc­to de un Chi ne­ga­ti­vo acu­mu­la­do a lo lar­go del tiem­po, que no ha re­ci­bi­do in­ter­ven­cio­nes cu­ra­ti­vas. Los sín­to­mas que sue­len apa­re­cer son pro­ble­mas de sa­lud re­cu­rren­tes, pér­di­das reite­ra­das de di­ne­ro, con­flic­tos con la educación de los hi­jos, pre­do­mi­nio de emo­cio­nes como an­sie­dad, tris­te­za, pá­ni­co o irri­ta­bi­li­dad.

Los pla­nos de las ca­sas re­ve­lan da­tos fun­da­men­ta­les, como la dis­tri­bu­ción de los ba­ños y las orien­ta­cio­nes car­di­na­les de los am­bien­tes. Por ejem­plo, las ca­sas con un re­co­rri­do in­terno que ase­me­ja a un la­be­rin­to sue­len ser con­se­cuen­cia de re­for­mas en las que se han ido aña­dien­do es­pa­cios que ge­ne­ra­ron des­ni­ve­les, des­pro­por­cio­nes en­tre puer­tas y am­bien­tes, es­ca- le­ras mal ubi­ca­das, te­chos muy ba­jos, etc. La ener­gía de­be sor­tear obs­tácu­los pa­ra cir­cu­lar en esa vi­vien­da don­de, ade­más, sue­len que­dar rin­co­nes os­cu­ros y blo­quea­dos. La sen­sa­ción in­cons­cien­te de ha­bi­tar un lu­gar así es que no es fá­cil avan­zar en la vida.

El Feng Shui op­ta por co­rre­gir los efec­tos ne­ga­ti­vos de acuer­do a di­fe­ren­tes me­ca­nis­mos po­si­bles de apli­car en ca­da si­tua­ción.

Ge­ne­rar pro­tec­cio­nes

Cuan­do las ca­sas tie­nen fren­te a su ex­te­rior fuen­tes de ener­gía ne­ga­ti­va como hos­pi­ta­les, ca­sas aban­do­na­das, igle­sias con cú­pu­las o au­to­pis­tas, es ne­ce­sa­rio des­viar­la ha­cia otra di­rec­ción pa­ra que el efec­to no­ci­vo se de­bi­li­te y no pro­vo­que da­ño. Se pue­de uti­li­zar un es­pe­jo Pa­kua del la­do de afue­ra de la puer­ta de en­tra­da y ven­ta­nas al ex­te­rior. En el ca­so de igle­sias, es­pe­cial­men­te en aque­llas que tie­nen como pa­trono al­gún san­to sa­na­dor o vir­gen mi­la­gro­sa vi­si­ta­da por per­so­nas en­fer­mas o los ce­men­te­rios, las vi­vien­das en­fren­ta­das a ellos re­ci­ben una ener­gía en des­ar­mo­nía que pue­de de­bi­li­tar su Chi am­bien­tal. Pa­ra ello se­rá ne­ce­sa­rio pro­te­ger ven­ta­nas y puer­tas con es­pe­jos Pa­kua, cón­ca­vos y con­ve­xos, del la­do de afue­ra de la puer­ta de en­tra­da o de las ven­ta­nas o bal­cón si es de­par­ta­men­to. Tam­bién es acon­se­ja­ble co­lo­car plan­tas co­lo­ri­das y al­tas en la en­tra­da o en las ven­ta­nas (dra­ce­nas, cac­tus, flo­res ro­jas y ama­ri­llas, ca­ñas, aro­má­ti­cas como la men­ta) pa­ra fil­trar la ener­gía des­equi­li­bra­da y ac­ti­var una sa­lu­da­ble.

Ac­ti­var el Chi be­ne­fi­cio­so

El me­ca­nis­mo que se usa pa­ra co­rre­gir los efec­tos del Sha (ener­gía ne­ga­ti­va) es for­ta­le­cer el Sheng (ener­gía po­si­ti­va) de la ca­sa. Si con­si­de­ra­mos a la vi­vien­da como un or­ga­nis­mo vi­vo, como lo ha­ce el Feng Shui, po­de­mos com­pren­der que si lo nu­tri­mos con bue- na ener­gía, si co­rre­gi­mos sus flu­jos ener­gé­ti­cos, ac­ti­va­mos áreas be­né­fi­cas, ge­ne­ra­mos es­pa­cios sa­nos y la ener­gía am­bien­tal es­ta­rá en con­di­cio­nes de neu­tra­li­zar los efec­tos ne­ga­ti­vos de ori­gen di­fí­cil. Co­lo­res ale­gres, plan­tas sa­nas, fuen­tes de agua y mú­si­ca ac­ti­van la ener­gía po­si­ti­va.

Po­ten­ciar las as­pi­ra­cio­nes vi­ta­les en el li­ving

Se tra­ta de ac­ti­var to­das las po­ten­cia­li­da­des, a ve­ces ocul­tas, de los in­te­gran­tes de la fa­mi­lia y ca­da as­pec­to de cre­ci­mien­to te­nien­do en cuen­ta el pe­río­do de vida de ca­da uno de ellos. Es­to se rea­li­za con la apli­ca­ción de la teo­ría de los 5 ele­men­tos y te­nien­do en cuen­ta su ci­clo de cre­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.