En idio­ma de pe­rro

Mia - - MASCOTAS -

Exis­ten se­ña­les vi­sua­les, acús­ti­cas y ol­fa­ti­vas que el pe­rro uti­li­za pa­ra re­la­cio­nar­se con sus con­gé­ne­res y son las mis­mas que le ser­vi­rán en su es­fuer­zo por co­mu­ni­car­se con los hu­ma­nos. Es im­por­tan­te que apren­da­mos a in­ter­pre­tar­las por­que una vez com­pren­di­da la idio­sin­cra­sia ca­ni­na, edu­car­los se­rá una ta­rea mu­cho más sen­ci­lla. Su im­pron­ta ge­né­ti­ca y la so­cia­li­za­ción tem­pra­na ju­ga­rán un pa­pel im­por­tan­tí­si­mo en lo­grar la ar­mo­nía con su en­torno.

Los pe­rros po­seen un aba­ni­co de ges­tos y el len­gua­je cor­po­ral es su­ma­men­te im­por­tan­te pa­ra ellos. Los hu­ma­nos, en cam­bio, he­mos per­di­do par­te de es­ta ha­bi­li­dad al desa­rro­llar el len­gua­je oral. En no­so­tros, el ha­bla ha sus­ti­tui­do otras va­lio­sas for­mas de ex­pre­sión, fun­da­men­ta­les en la es­pe­cie ca­ni­na.

Como no­so­tros, los pe­rros tie­nen múscu­los fa­cia­les ca­pa­ces de dar di­fe­ren­tes ex­pre­sio­nes a la ca­ra. Los la­bios pue­den en­ro­llar­se ha­cia aden­tro, las ore­jas son ex­tre­ma­da­men­te mó­vi­les, in­clu­so al­gu­nos pe­rros pue­den le­van­tar la ce­jas cuan­do Ca es lm tán o muy sor­pren­di­dos. La mi Era xd cai , ta la do po­si­ción de los ojos, los mo­vi­mien­tos de la co­la, los dis­tin­tos ges­tos se com­bi­nan es­ta- ble­cien­do un com­ple­jo mosaico que de­be- ría­mos tra­tar de de­co­di­fi­car.

Los ojos muy abier­tos tras­mi­ten te­mor, la mi­ra­da fi­ja pue­de sig­ni­fi­car desafío: una pos­tu­ra ca­rac­te­rís­ti­ca en los pe­rros do­mi- nan­tes. Si le cuel­ga la len­gua, es que es­tá re- la­ja­do; las ore­jas ha­cia atrás de­no­tan te­mor o una sos­pe­cha. Si, en cam­bio, per­ma­ne­cen erec­tas, es que es­tá aler­ta an­te lo que le ro­dea. Por cier­to, si mues­tra los dien­tes, no ne­ce­sa­ria­men­te es­tá de­mos­tran­do agre­si­vi­dad.

La co­la en mo­vi­mien­to tra­du­ce una ale­gría di­fí­cil de di­si­mu­lar. Aun­que en oca­sio­nes, pue­de que­rer tras­mi­tir un de­seo de re­la­cio­nar­se, que no siem­pre re­fle­ja bue­nas in­ten­cio­nes (so­bre to­do si ha­ce en un mo­vi­mien­to len­to). Una co­la erec­ta sig­ni­fi­ca do­mi­nio; si es­tá baja, re­la­ja­ción, que no es lo mis­mo que en­tre las pier­nas o cur­va­da, lo que es­tá de­mos­tran­do te­mor o su­mi­sión.

En oca­sio­nes, he­mos con­tri­bui­do a li­mi­tar esas fa­cul­ta­des ex­pre­si­vas: los cor­tes es­té­ti­cos de ore­jas o de co­la fue­ron di­si­mu­lan­do re­cur­sos co­mu­ni­ca­ti­vos y di­fi­cul­tan­do la co­mu­ni­ca­ción con sus pro­pios con­gé­ne­res. Tam­bién la cría se­lec­ti­va, en al­gu­nas ra­zas, hi­zo que con el co­rrer del tiem­po un pe­lo muy lar­go o unas ore­jas col­gan­tes mo­di­fi­ca­ran sus po­si­bi­li­da­des de co­mu­ni­ca­ción.

Aún do­mes­ti­ca­dos, los pe­rros con­ti­núan co­mu­ni­cán­do­se como sus an­te­pa­sa­dos, los lo­bos. Las se­ña­les ol­fa­ti­vas les per­mi­ten iden­ti­fi­car a los in­di­vi­duos y tie­nen glán­du­las que se­cre­tan sus­tan­cias olo­ro­sas que les per­mi­ten di­fe­ren­ciar­se del res­to. Con la ori­na mar­can un te­rri­to­rio o anun­cian las hem­bras su de­seo de apa­rear­se. Las di­fe­ren­tes to­na­li­da­des de la­dri­dos les per­mi­ten co­mu­ni­car un sa­lu­do, una ad­ver­ten­cia, un de­seo de ju­gar o una pe­ti­ción de au­xi­lio.

Si co­no­ce­mos los có­di­gos de co­mu­ni­ca­ción de nues­tra mas­co­ta, po­dre­mos te­ner con ella un víncu­lo más fuer­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.