Có­mo ha­cer un ko­ke­da­ma

Mia - - JARDINERÍA -

Una for­ma sen­ci­lla y de­co­ra­ti­va de cul­ti­var plan­tas den­tro y fue­ra de la ca­sa. Ha­cer­lo es muy fá­cil y cui­dar­la más aún

Ko­ke sig­ni­fi­ca mus­go y da­ma, bo­la, tal como su pro­pio nom­bre lo in­di­ca, es­ta plan­ta es mus­go vi­vo. Se tra­ta de pe­que­ñas bo­li­tas de mus­go en las que se pue­de cul­ti­var dis­tin­tos ar­bus­tos, ar­bo­li­tos, plan­tas flo­ra­les y sil­ves­tres. A sim­ple vis­ta, es un ob­je­to que mo­di­fi­ca por com­ple­to cual­quier es­pa­cio co­ti­diano. Ele­gan­tes, las ko­ke­da­mas se pue­den co­lo­car en cual­quier ti­po de am­bien­te o en el jar­dín. Es­ta téc­ni­ca ofre­ce una al­ter­na­ti­va más sen­ci­lla que el bon­sai por­que es más fá­cil de cul­ti­var, in­clu­so pa­ra las per­so­nas que no tie­nen mu­cho tiem­po pa­ra cui­dar de sus plan­tas.

¿Có­mo rea­li­zar­la? Pri­me­ro, de­be­mos re­unir los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra tra­ba­jar: plan­ta a elec­ción, tie­rra ar­ci­lla, are­na, mus­go e hi­lo. Lo ideal se­ría que uti­li­ces plan­tas de po­co desa­rro­llo por­que, de es­te mo­do, la bo­la de sus­tra­to no ten­drá que ser am­plia­da du­ran­te mu­cho tiem­po.

Pa­ra ar­mar la bo­la de sus­tra­to, ne­ce­si­ta­rás ha­cer una es­pe­cie de “pe­lo­ta de ba­rro”, uti­li­zan­do tur­ba y sus­tra­to es­pe­cial pa­ra bon­sai (aka­da­ma, por ejem­plo) pa­ra man­te­ner la hu­me­dad y la oxi­ge­na­ción. Pa­ra con­se­guir es­to, usá una mez­cla equi­li­bra­da, in­clu­so po­dés aña­dir al­go de are­na de río. Una po­si­ble mez­cla po­dría ser 3 par­tes de tur­ba y 1 par­te de aka­da­ma y le aña­dís un po­co de are­na de río, la mez­clás y lue­go la mo­jás pa­ra ha­cer la bo­la que ser­vi­rá de so­por­te pa­ra las raí­ces y, ade­más, apor­ta­rá al­gu­nos nu­trien­tes, aun­que ha­brá que fer­ti­li­zar fre­cuen­te­men­te.

– La plan­ta­ción: cuan­do ten­gas la bo­la de sus­tra­to, to­da­vía sin co­lo­car el mus­go, rea­li­zá un hue­co pa­ra ha­cer si­tio a las raí­ces de la plan­ta. Lo im­por­tan­te es que, al fi­nal, las raí­ces que­den bien cen­tra­das en la bo­la de sus­tra­to.

– So­por­te y re­fuer­zo: con una cuer­da, va­mos ro­dean­do la bo­la y ha­cien­do al­gu­nos nu­dos. Con es­to con­se­gui­re­mos que el so­por­te sea al­go más es­ta­ble y des­pués se po­drá uti­li­zar pa­ra col­gar la ko­ke­da­ma; aun­que pue­de su­po­ner un pro­ble­ma al mo­men­to de re­gar.

– Co­lo­car el mus­go: cu­brí la bo­la con mus­go, es­to ayu­da­rá a man­te­ner la hu­me­dad de la ko­ke­da­ma. Po­dés uti­li­zar tam­bién al­gún ti­po de pe­que­ño cor­dón pa­ra su­je­tar el mus­go, de for­ma di­si­mu­la­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.