Be­lle­za SIN BIS­TU­RÍ

To­das las op­cio­nes no in­va­si­vas que re­ju­ve­ne­cen

Mia - - PORTADA - Por Laura La­go­mar­sino

Ha­ce po­co más de una dé­ca­da, la úni­ca op­ción pa­ra lo­grar una apa­rien­cia más jo­ven y re­vi­ta­li­za­da era so­me­ter­se a la ci­ru­gía plás­ti­ca; aho­ra exis­ten téc­ni­cas de be­lle­za me­nos agre­si­vas, po­de­ro­sa­men­te rá­pi­das y ac­ce­si­bles. “Se tra­ta de pro­ce­di­mien­tos es­té­ti­cos no in­va­si­vos apli­ca­dos en for­ma am­bu­la­to­ria que prác­ti­ca­men­te no re­quie­ren tiem­po de re­cu­pe­ra­ción pos­te­rior, lo cual per­mi­te a la per­so­na re­tor­nar a sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas en for­ma in­me­dia­ta”, ex­pli­ca Ma­ría Ro­lan­di Ortíz, ci­ru­ja­na plás­ti­ca, mé­di­ca es­pe­cia­lis­ta en Der­mo­cos­mia­tra y di­rec­to­ra de Ro Me­di­cal Art.

A pe­sar de que re­tra­san la ci­ru­gía, di­fie­ren y la com­ple­men­tan en al­gu­nos ca­sos. Su ac­ción du­ra me­ses o in­clu­so años, por eso se re­co­mien­da re­no­var­los de ma­ne­ra si­nér­gi­ca y com­bi­na­da pa­ra po­ten­cia­li­zar sus efec­tos.

Los más uti­li­za­dos son la to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca, los re­lle­nos dér­mi­cos o fi­llers, la luz in­ten­sa pul­sa­da (IPL), las ra­dio­fre­cuen­cias y los lá­se­res.

Es im­por­tan­te acla­rar que “nin­guno de los tra­ta­mien­tos pro­du­ce efec­tos ad­ver­sos ni con­se­cuen­cias per­ju­di­cia­les pa­ra la es­té­ti­ca del pa­cien­te, siem­pre y cuan­do se con­sul­te a un buen es­pe­cia­lis­ta, que es­té de­bi­da­men­te en­tre­na­do en el uso de la apa­ra­to­lo­gía y en la apli­ca­ción de los pro­ce­di­mien­tos”, ase­gu­ra la Dra. Ka­ri­na Na­dur, der­ma­tó­lo­ga, miem­bro de la SAD y Di­rec­to­ra Mé­di­ca del Cen­tro ND Skin Der­ma­to­lo­gía Clí­ni­ca y Es­té­ti­ca.

TO­XI­NA BU­TO­LÍ­NI­CA

-En qué con­sis­te: son mi­cro­in­yec­cio­nes que se apli­can ge­ne­ral­men­te en el ter­cio su­pe­rior del ros­tro, pa­ra las arru­gas pe­rio­cu­la­res o pa­tas de gallo, lí­neas de la fren­te, en­tre­ce­jo y has­ta pa­ra me­jo­rar la ex­pre­sión de los ojos. “En el cam­po de la me­di­ci­na se uti­li­za en ni­ños como en adul­tos con es­tra­bis­mo, a quie­nes se les in­yec­ta una can­ti­dad mí­ni­ma en el in­te­rior de los múscu­los ocu­la­res pa­ra aflo­jar­los y así evi­tar la des­via­ción de los ojos”, co­men­ta la Dra. Ro­lan­di Ortíz.

Su efec­to es un ba­lan­ce de fuer­zas: los múscu­los ele­va­do­res y de­pre­so­res con­tra­rres­tan la pre­sión pa­ra lo­grar el re­sul­ta­do es­pe­ra­do.

-Du­ra­ción: 4 a 6 me­ses. Se co­mien­za a no­tar a las 72 ho­ras de su apli­ca­ción y su efec­to má­xi­mo se ob­ser­va a las dos se­ma­nas. Es ne­ce­sa­rio su con­trol a la se­ma­na por par­te del mé­di­co tra­tan­te.

-Lo que hay que sa­ber:

Se de­be apli­car só­lo en el ter­cio su­pe­rior del ros­tro, con­torno de ojos, en­tre­ce­jo, fren­te, cue­llo, la­bios y men­tón. Evi­tar las me­ji­llas pa­ra no cau­sar

asi­me­trías en la zo­na.

La na­tu­ra­li­dad y ju­ven­tud que otor­ga es prác­ti­ca­men­te in­me­dia­ta.

Re­tar­da la apa­ri­ción de las arru­gas por la re­la­ja­ción mus­cu­lar.

Es re­ver­si­ble, ya que la to­xi­na se va eli­mi­nan­do con­for­me pa­san los me­ses.

La to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca de­be con­tar con la apro­ba­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Me­di­ca­men­tos, Ali­men­tos y Tec­no­lo­gía Mé­di­ca (AN­MAT). Las mar­cas per­mi­ti­das por es­te or­ga­nis­mo son Dys­pot de Gal­der­ma, Bo­tox de Aller­gan y Xe­no­min de Ins­ti­tu­to Bio­ló­gi­co Ar­gen­tino.

Prohi­bi­do apli­car­lo en per­so­nas con atro­fias mus­cu­la­res y en mu­je­res em­ba­ra­za­das.

Al­gu­nos pa­cien­tes desa­rro­llan an­ti­cuer­pos con­tra él re­du­cien­do su efi­ca­cia.

Tras dos me­ses, las fi­bras mus­cu­la­res co­mien­zan a ten­sar­se.

Una ma­la ad­mi­nis­tra­ción pue­de oca­sio­nar una des­pro­por­ción mus­cu­lar, la que des­apa­re­ce­rá cuan­do el cuer­po eli­mi­ne la do­sis.

En la piel jo­ven ate­núa las arru­gas; lo mis­mo ocu­rre en la piel ma­du­ra, pe­ro en ella las mar­cas se man­tie­nen. Por ello, en es­tas úl­ti­mas es ne­ce­sa­rio rea­li­zar otros tra­ta­mien­tos pre­vios pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de la piel y lue­go la apli­ca­ción de la to­xi­na pa­ra un op­ti­mo

re­sul­ta­do.

-Mi­tos:

Au­men­ta el vo­lu­men: FAL­SO. No pro­du­ce nin­gún au­men­to de vo­lu­men en las zo­nas tra­ta­das.

Sus in­gre­dien­tes se en­cuen­tran con­cen­tra­dos en cre­mas co­mer­cia­les: FAL­SO. Se tie­ne que in­tro­du­cir me­dian­te una in­yec­ción en zo­nas es­pe­cí­fi­cas. Los cos­mé­ti­cos ayu­dan a me­jo­rar la ca­li­dad de la piel y pue­den pro­lon­gar su efec­to pe­ro no re­pro­du­cir­lo.

Su re­pe­ti­do uso pro­vo­ca que los múscu­los se atro­fien y se aflo­jen tan­to que de­jan de fun­cio­nar. FAL­SO. Al con­tra­rio, se de­be apli­car con­se­cu­ti­va y com­ple­men­ta­ria­men­te con los de­más tra­ta­mien­tos pa­ra te­ner re­sul­ta­dos óp­ti­mos.

-Pre­cio aprox.: en ros­tro,

des­de $ 2.000

RE­LLE­NOS FA­CIA­LES

-En qué con­sis­te: en el ca­so de los re­lle­nos dér­mi­cos o fi­llers, só­lo de­ben uti­li­zar­se los de áci­do hia­lu­ró­ni­co. “Es­tos re­lle­nos no pre­sen­tan re­cha­zo, ade­más, en ca­so de que no gus­te el re­sul­ta­do con el tiem­po se reab­sor­be y des­apa­re­ce”, ase­gu­ra la mé­di­ca. Por otra par­te, con el co­rrer de los años el ros­tro se mo­di­fi­ca y el re­lleno per­ma­nen­te no, por es­te mo­ti­vo no se de­be usar.

El áci­do hia­lu­ró­ni­co da vo­lu­men a las áreas de­pri­mi­das y mar­ca­das de la piel, como los sur­cos de ex­pre­sión en la ca­ra: arru­gas na­so­ge­nia­nas que van de las alas na­sa­les a las co­mi­su­ras bu­ca­les y grie­tas en los la­bios tí­pi­cas de los fu­ma­do­res, pó­mu­los y men­tón, en­tre otros.

“To­dos na­ce­mos con una fi­so­no­mía ca­rac­te­rís­ti­ca. Con el tiem­po, y el pa­so de los años esa es­truc­tu­ra va mo­di­fi­cán­do­se. Pa­ra re­com­po­ner la pér­di­da de vo­lu­men la al­ter­na­ti­va cin­co es­tre­llas, es el uso del áci­do hia­lu­ró­ni­co”, re­co­mien­da la Dra. Ro­lan­di Ortíz.

-Du­ra­ción: 6 me­ses a 1 año o más.

-Lo que hay que sa­ber:

No se de­be usar pa­ra re­lle­nar los glú­teos y las ma­mas.

Se pue­den em­plear en los pó­mu­los y el men­tón.

No tie­ne efec­tos se­cun­da­rios se­ve­ros ni to­xi­ci­dad.

Se de­be in­yec­tar di­rec­ta­men­te en

la der­mis re­ti­cu­lar.

-Mi­tos:

Se uti­li­za en to­do el cuer­po. FAL­SO. Só­lo en las zo­nas an­tes men­cio­na­das.

To­dos los re­lle­nos duran el mis­mo tiem­po. FAL­SO. El tiem­po de du­ra­ción de­pen­de­rá del gra­do de vis­co­si­dad del pro­duc­to uti­li­za­do (exis­ten de dis­tin­tas den­si­da­des)

-Pre­cio aprox.: en ros­tro, des­de $ 2.000

LUZ IN­TEN­SA PUL­SA­DA (IPL)

-En qué con­sis­te: es la apli­ca­ción de ener­gía lu­mí­ni­ca que, de­pen­dien­do de su in­ten­si­dad y fil­tro, se uti­li­za con di­fe­ren­tes fi­na­li­da­des es­té­ti­cas. Así se bo­rran tan­to las man­chas de la edad como

las acu­mu­la­das por el sol (fo­to­en­ve­je­ci­mien­to). Tam­bién se apli­ca pa­ra qui­tar las ara­ñi­tas o te­lan­giec­ta­sias. Es­tos tra­ta­mien­tos de­ben rea­li­zar­se, pre­fe­ren­te­men­te, en tem­po­ra­das don­de ha­brá ex­po­si­ción so­lar y lue­go hay que cui­dar­se con pro­tec­tor 50+, pa­ra no vol­ver a man­char­se. “Ade­más, el IPL fa­vo­re­ce la re­ge­ne­ra­ción de las ca­pas de la piel au­men­tan­do su tur­gen­cia, elas­ti­ci­dad y fir­me­za”, afir­ma la Dra. Na­dur.

-Du­ra­ción: el tra­ta­mien­to de­pen­de­rá de la le­sión es­té­ti­ca a tra­tar. Nun­ca con un nú­me­ro me­nor a 5 se­sio­nes.

-Lo que hay que sa­ber:

No pe­ne­tra más allá de un mi­lí­me­tro, por lo que es un tra­ta­mien­to mí­ni­ma­men­te in­va­si­vo.

En al­gu­nos ca­sos pro­vo­ca una le­ve in­fla­ma­ción que des­apa­re­ce en me­nos de una ho­ra.

Ideal pa­ra ros­tro, cue­llo, zo­na del es­co­te y dor­so de las ma­nos.

Dis­mi­nu­ye li­ge­ra­men­te las arru­gas

y ho­mo­ge­ni­za el tono de la tez.

Me­jo­ra la co­lo­ra­ción de la piel y cie­rra los po­ros, uni­fi­cán­do­la.

No re­quie­re de re­cu­pe­ra­ción; se pue­den reanu­dar las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas o re­gre­sar al tra­ba­jo de ma­ne­ra in­me­dia­ta.

No se pue­de su­mi­nis­trar a per­so­nas con her­pes re­cu­rren­te en los la­bios, ya que la luz pul­sa­da reac­ti­va los pro­ce­sos her­pé­ti­cos.

Una ma­la se­lec­ción del pa­cien­te pue­de man­char­le la piel, cau­sán­do­le irre­gu­la­ri­da­des en la pig­men­ta­ción.

-Mi­tos:

No se de­be apli­car cer­ca de la glán­du­la ti­roi­des, que se en­cuen­tra en el área cen­tral del cue­llo. FAL­SO. La po­ten­cia no afec­ta sus fun­cio­nes.

Es re­co­men­da­ble pa­ra to­do ti­po de pie­les. FAL­SO. Al­gu­nas pie­les mo­re­nas se pue­den pig­men­tar de más. Pa­ra sa­ber si sos can­di­da­ta, te­nés que ana­li­zar la pre­sen­cia de man­chas en la tez y ha­cer una con­sul­ta con tu der­ma­tó­lo­go.

Bo­rra las ci­ca­tri­ces de ac­né. FAL­SO. Só­lo las me­jo­ra.

-Pre­cio aprox.: en ros­tro,

des­de $ 3.885.

RA­DIO­FRE­CUEN­CIA

-En qué con­sis­te: pro­vo­can el ca­len­ta­mien­to gra­dual de la piel y ac­túan so­bre las fi­bras de co­lá­geno exis­ten­tes for­ta­le­cién­do­las. Pro­du­cen la lla­ma­da “co­la­ge­no­gé­ne­sis” que ge­ne­ra y remodela el co­lá­geno exis­ten­te. De es­ta for­ma se lle­va a ca­bo la con­trac­ción de piel, lo que re­du­ce la fla­ci­dez. “Me­jo­ra el as­pec­to, tur­gen­cia y elas­ti­ci­dad de la piel tan­to del ros­tro como del cuer­po, de­vol­vién­do­le su fir­me­za”, di­ce la Dra. Ka­ri­na Na­dur.

-Du­ra­ción: su efec­to du­ra de 6 a 12 me­ses.

-Lo que hay que sa­ber:

Es un tra­ta­mien­to ex­prés de ac­ción in­me­dia­ta, aun­que los re­sul­ta­dos se in­cre­men­tan con el co­rrer de los días. Se de­ben rea­li­zar de 4 a 6 se­sio­nes pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos du­ra­de­ros.

Per­fec­to pa­ra oca­sio­nes y even­tos es­pe­cia­les como bo­das o fies­tas.

Con­tri­bu­ye a me­jo­rar la fla­ci­dez del cuer­po, cue­llo, bor­de man­di­bu­lar, pe­cho y me­ji­llas.

-Mi­tos

Pro­du­ce mo­di­fi­ca­cio­nes en la ex-

pre­sión del ros­tro. FAL­SO. Só­lo pro­du­ce un re­po­si­cio­na­mien­to de los te­ji­dos, dán­do­le a la piel ma­yor fir­me­za.

-Pre­cio aprox.: Ra­dio­fre­cuen­cia Ac­cent fa­cial, des­de $ 1.312.

UL­TRA­SO­NI­DO

-En qué con­sis­te: Es lo úl­ti­mo en re­ju­ve­ne­ci­mien­to. Es un tra­ta­mien­to se­gu­ro y con­fia­ble que se va­le del ul­tra­so­ni­do fo­ca­li­za­do pa­ra le­van­tar las zo­nas con flac­ci­dez en las ce­jas, pár­pa­dos, bar­bi­lla, cue­llo y es­co­te. “Se tra­ta del primer pro­ce­di­mien­to apro­ba­do por la Food and Drugs Ad­mi­nis­tra­tion, Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos Es­ta­dou­ni­den­se (FDA) pa­ra lif­ting sin ci­ru­gía. Ade­más, cuen­ta con apro­ba­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Me­di­ca­men­tos, Ali­men­tos y Tec­no­lo­gía Mé­di­ca Ar­gen­ti­na (AN­MAT)”, cuen­ta la der­ma­tó­lo­ga.

-Lo que hay que sa­ber:

Con una úni­ca se­sión los pa­cien­tes no­ta­rán un cam­bio in­me­dia­to, que con­ti­nua­rá y se in­cre­men­ta­rá en el cor­to y me­diano pla­zo (de 3 a 6 me­ses) a me­di­da que se ge­ne­ra nue­vo co­lá­geno y elas­ti­na. Al tér­mino de es­te pe­río­do se ob­ser­va­rá un as­pec­to na­tu­ral y ju­ve­nil sin mo­di­fi­ca­ción de las fac­cio­nes.

La tec­no­lo­gía per­mi­te vi­sua­li­zar la zo­na a tra­tar en una pan­ta­lla a tra­vés de una ima­gen ul­tra­só­ni­ca, de la mis­ma ma­ne­ra que su­ce­de en una eco­gra­fía nor­mal. Lue­go, “me­dian­te pe­que­ños pul­sos pre­ci­sos de ul­tra­so­ni­do fo­ca­li­za­do, ge­ne­ra fi­bro­sis in­ter­nas que ten­san la piel y es­ti­mu­lan la pro­duc­ción de co­lá­geno y elas­ti­na. La apli­ca­ción se rea­li­za a tra­vés de una pie­za de mano. De es­ta for­ma ener­gía fo­ca­li­za­da de ul­tra­so­ni­do es de­po­si­ta­da en las dis­tin­tas pro­fun­di­da­des, des­de la epi­der­mis has­ta la sub­der­mis (múscu­lo), sin cor­tar o le­sio­nar la su­per­fi­cie de la piel”, ex­pli­ca Na­dur.

-Mi­to:

Des­pués de la apli­ca­ción no pue­de uti­li­zar­se ma­qui­lla­je. FAL­SO. Lue­go de rea­li­za­do el tra­ta­mien­to, se co­lo­ca pro­tec­tor so­lar 50+ y a con­ti­nua­ción se pue­de ma­qui­llar sin pro­ble­ma.

-Pre­cio aprox.: Ul­tra­so­ni­do Ult­he­rapy en ros­tro (úni­ca se­sión), des­de $ 25.200.

LÁ­SER ABLA­TI­VO

-En qué con­sis­te: se uti­li­za pa­ra op­ti­mi­zar la ca­li­dad de la piel, ya que ge­ne­ra la re­mo­de­la­ción de las ca­pas más su­per­fi­cia­les (epi­der­mis y der­mis) ubi­ca­das en los pri­me­ros 2 o 3 mm de la su­per­fi­cie. Re­du­ce arru­gas, man­chas y ci­ca­tri­ces que pu­die­ra te­ner la piel. Tam­bién con­tri­bu­ye a la for­ma­ción de co­lá­geno.

-Lo que hay que sa­ber:

La tec­no­lo­gía in­cor­po­ra 7 pro­gra­mas que per­mi­ten apor­tar ver­sa­ti­li­dad y per­so­na­li­za­ción úni­ca en ca­da se­sión y pa­cien­te, ob­te­nien­do así los me­jo­res re­sul­ta­dos "ad hoc".

Se con­si­gue una so­bre­sa­lien­te me­jo­ría de la tex­tu­ra, lu­mi­no­si­dad, elas­ti­ci­dad y uni­for­mi­dad de la piel, ca­rac­te­rís­ti­cas de una piel jo­ven, mi­ni­mi­zan­do tam­bién las arru­gas, ci­ca­tri­ces y fa­vo­re­cien­do la for­ma­ción de nue­vo co­lá­geno que re­ge­ne­ra los te­ji­dos.

-Mi­to:

Se pue­do vol­ver a las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas de in­me­dia­to. FAL­SO. Des­pués de la apli­ca­ción, se ex­pe­ri­men­ta sen­sa­ción de ar­dor por una ho­ra y lue­go se ge­ne­ra en­ro­je­ci­mien­to con la con­se­cuen­te caí­da de la piel (así se re­nue­va).

-Pre­cio aprox.: Lá­ser abla­ti­vo CO2 en ros­tro (una se­sión), des­de $ 15.000.

LÁ­SER DE THU­LIUM

-En qué con­sis­te: co­rri­ge man­chas y me­jo­ra la tex­tu­ra de la piel y las arru­gas fi­nas.

-Lo que hay que sa­ber:

Pe­ne­tra has­ta la der­mis pro­fun­da en for­ma de co­lum­nas tér­mi­cas.

For­ma zo­nas de he­ri­das mi­cros­có­pi­cas se­pa­ra­das por te­ji­do cir­cun­dan­te sano, que con­tie­nen cé­lu­las con ca­pa­ci­dad pa­ra pro­mo­ver una rá­pi­da ci­ca­tri­za­ción. “En es­te pro­ce­so ra­di­ca el lo­gro del ob­je­ti­vo”, cuen­ta la Dra. Ro­lan­di Ortíz

-Mi­to:

Es­te lá­ser sir­ve só­lo pa­ra las man­chas. FAL­SO. La piel se re­cons­ti­tu­ye y re­ju­ve­ne­ce. Se me­jo­ran tam­bién las mar­cas y ci­ca­tri­ces que pu­die­ran exis­tir.

-Pre­cio apro­xi­ma­do: Lá­ser de Thu­lium Fra­xel en ros­tro (una se­sión), des­de $ 7.600.

PI­XEL DE RA­DIO­FRE­CUEN­CIA

-En qué con­sis­te: sir­ve pa­ra me­jo­rar man­chas pro­fun­das oca­sio­na­das por la edad, pro­du­ci­das por el sol (len­ti­gos) o cual­quier otra hi­per-pigm­ne­ta­ción que pu­die­ra exis­tir.

-Lo que hay que sa­ber:

Su apli­ca­ción tam­bién es efi­caz en re­ju­ve­ne­ci­mien­to ya que ge­ne­ra nue­vo co­lá­geno y re­du­ce las arruguitas más fi­nas. Por es­te mo­ti­vo, lue­go del tra­ta­mien­to, se me­jo­ra la ca­li­dad y la tex­tu­ra de la piel. Por tra­tar­se de un mé­to­do re­la­ti­va­men­te sua­ve, se re­co­mien­dan en­tre 3 y 5 se­sio­nes, que de­ben rea­li­zar­se ca­da tres se­ma­nas. Tie­ne una tec­no­lo­gía lla­ma­da en mo­vi­mien­to (in-mo­tion) que per­mi­te cu­brir to­do el ros­tro en me­nos de 10 mi­nu­tos y con mí­ni­mas mo­les­tias pa­ra el pa­cien­te.

-Mi­to:

La piel que­da muy en­ro­je­ci­da por una se­ma­na. FAL­SO. El en­ro­je­ci­mien­to du­ra dos días como si se hu­bie­ra to­ma­do sol. Lue­go, por otros dos o tres días, se sien­te ti­ran­tes y sen­sa­ción de piel se­ca y acar­to­na­da. Por eso se re­co­mien­da el uso de abun­dan­te cre­ma hi­dra­tan­te.

-Pre­cio aprox.: Pi­xel de Ra­dio­fre­cuen­cia en ros­tro, des­de $ 2.730.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.