Con­sul­to­rio abier­to

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Gra­cie­la de Ro­sa­rio

Me diag­nos­ti­ca­ron neu­ro­pa­tía dia­bé­ti­ca. Quie­ra que me ex­pli­ca­ran como se tra­ta y si tie­ne cu­ra. Mu­chas gra­cias

Es­ti­ma­da Gra­cie­la: La neu­ro­pa­tía dia­bé­ti­ca es con­se­cuen­cia del au­men­to per­ma­nen­te de la glu­ce­mia o de te­ner glu­ce­mias ele­va­das sin tra­ta­mien­to o con un tra­ta­mien­to in­su­fi­cien­te. La neu­ro­pa­tía pe­ri­fé­ri­ca es un tras­torno que se ca­rac­te­ri­za por te­ner da­ña­dos los ner­vios que trans­mi­ten las sen­sa­cio­nes al sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, que in­clu­ye la mé­du­la es­pi­nal y el ce­re­bro. Los ner­vios pe­ri­fé­ri­cos que pri­me­ro se ven com­pro­me­ti­dos son ,en ge­ne­ral, los de las ma­nos y los pies. Des­gra­cia­da­men­te, el pro­ble­ma pue­de evo­lu­cio­nar y cau­sar úl­ce­ras de pie, ampu­tacio­nes y la muer­te. Sin em­bar­go, la cau­sa más co­mún de neu­ro­pa­tía pe­ri­fé­ri­ca es la dia­be­tes. Cuan­do és­to se de­ter­mi­na, el pro­ble­ma se de­no­mi­na neu­ro­pa­tía dia­bé­ti­ca pe­ri­fé­ri­ca (NDP). La NDP afec­ta en­tre el 50 y el 60 por cien­to de las per­so­nas dia­bé­ti­cas y cuan­to más tiem­po per­ma­nez­ca una per­so­na con un al­to ni­vel de azú­car, más pro­ba­bi­li­da­des ten­drá de pa­de­cer­la, jun­to a otras le­sio­nes aso­cia­das. Los tres ti­pos de NDP son: mo­to­ra, au­to­nó­mi­ca y sen­so­rial. La neu­ro­pa­tía mo­to­ra afec­ta a los múscu­los, de­bi­li­tán­do­los y de­te­rio­rán­do­los. A su vez, un des­equi­li­brio mus­cu­lar en los pies pue­de dar lu­gar a con­trac­tu­ras y de­for­ma­cio­nes, como el de­do en mar­ti­llo. Las de­for­ma­cio­nes del pie, como el de­do en mar­ti­llo y los jua­ne­tes, son un im­por­tan­te fac­tor de ries­go pa­ra com­pli­ca­cio­nes en las per­so­nas con dia­be­tes. Por eso de­bes con­sul­tar con un mé­di­co y, even­tual­men­te, un po­dó­lo­go. La au­to­nó­mi­ca en los pies dis­mi­nu­ye la sudoración, lo cual los re­se­ca y agrie­ta la piel. Es­tas le­sio­nes pue­den ser puer­tas de en­tra­das pa­ra las gér­me­nes, que pue­den cau­sar in­fec­cio­nes y de­ben tra­tar­se con ra­pi­dez y agre­si­vi­dad. Las per­so­nas que pa­de­cen NDP au­to­nó­mi­ca de­ben hi­dra­tar sus pies con re­gu­la­ri­dad, unas dos ve­ces al día. La sen­so­rial ha­ce que la per­so­na no sien­ta do­lor al­guno o que sien­ta de­ma­sia­do do­lor en la zo­na afec­ta­da. Si la sen­si­bi­li­dad dis­mi­nu­ye a cau­sa de la neu­ro­pa­tía pe­ri­fé­ri­ca, es po­si­ble que no se ob­ser­ven trau­ma­tis­mos de se­gun­do or­den en la piel y, por lo tan­to, no se tra­ten. Como con­se­cuen­cia, la piel po­dría ul­ce­rar­se e in­fec­tar­se. El mé­di­co po­drá com­pro­bar la ca­pa­ci­dad de la per­so­na pa­ra sen­tir el sua­ve ro­ce de una fi­bra mo­no­fi­la­men­to (si­mi­lar a un se­dal de pes­ca) y la sen­sa­ción tér­mi­ca, eva­luar la ca­pa­ci­dad del pa­cien­te pa­ra sen­tir vi­bra­cio­nes con un dia­pa­són o una má­qui­na vi­bra­do­ra eléc­tri­ca, o tam­bién po­drá rea­li­zar es­tu­dios de con­duc­ción ner­vio­sa que re­gis­tran el tiem­po de trans­mi­sión de un es­tí­mu­lo eléc­tri­co a tra­vés de un ner­vio (elec­tro­mio­gra­ma) El primer pa­so pa­ra pre­ve­nir o tra­tar la NDP es el óp­ti­mo con­trol de la glu­co­sa en san­gre. No­so­tros le re­co­men­da­mos eva­luar el uso de in­su­li­na nph ti­po hu­mu­lín. El con­trol de los ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre va­rias ve­ces al día pue­de in­di­car­le el buen con­trol me­ta­bó­li­co. Pa­ra que di­cho con­trol sea ri­gu­ro­so, al­gu­nos apa­ra­tos ti­po Op­tium Freesty­le de Ab­bott cuen­tan con un pro­gra­ma de uso mé­di­co lla­ma­do Co­pi­lot que es­tu­dia las ex­cur­sio­nes glu­ce­mi­cas. El ar­dor u hor­mi­gueo en la piel de los pies es­tá cau­sa­do por el da­ño ner­vio­so que se pro­du­ce en la piel o de­ba­jo de ella. Si el pro­ble­ma es le­ve, por lo ge­ne­ral, su­ge­ri­mos un tra­ta­mien­to muy con­ser­va­dor con un pro­duc­to tó­pi­co, como Bio­free­ze. Que es un gel cre­ma que es­ta for­mu­la­do pa­ra re­fres­car la piel. Hay otro me­di­ca­men­to tó­pi­co que con­tie­ne li­do­caí­na, un anes­té­si­co lo­cal, y pue­de en­con­trar­se en for­ma de par­ches (Li­do­derm). El uso de es­tos par­ches du­ran­te 12 ho­ras al día re­du­ce el do­lor en al­gu­nos pa­cien­tes. El do­lor pun­zan­te o el hor­mi­gueo se sue­le tra­tar con me­di­ca­men­tos ora­les ad­mi­nis­tra­dos como te­ra­pia de pri­me­ra lí­nea. Los an­ti­de­pre­si­vos, como la ami­trip­ti­li­na, han de­mos­tra­do ser de gran uti­li­dad. Sin em­bar­go, de­be te­ner­se pre­cau­ción ya que sus efec­tos co­la­te­ra­les (do­lo­res de ca­be­za, se­que­dad de bo­ca y ma­reos al es­tar de pie) pue­den ser mo­les­tos, es­pe­cial­men­te pa­ra las per­so­nas ma­yo­res. Tam­bién se uti­li­zan com­ple­men­tos die­té­ti­cos, como el áci­do al­fa li­poi­co, pa­ra tra­tar de me­jo­rar la fun­ción ner­vio­sa, y vi­ta­mi­nas B6, B12 y el fo­la­to com­ple­jo B . Los dis­po­si­ti­vos de es­ti­mu­la­ción eléc­tri­ca, la te­ra­pia in­fra­rro­ja y la acu­pun­tu­ra, en al­gu­nos ca­sos, son efec­ti­vos. Des­de es­te con­sul­to­rio, le acon­se­ja­mos la con­sul­ta in­me­dia­ta con un es­pe­cia­lis­ta.

Dr. Pablo Cruz, mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en me­ta­bo­lis­mo y dia­be­tes (MN

109.937) CIM | Cen­tro de Con­sul­to­rios In­te­gra­les de Me­ta­bo­lis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.