LA CUL­TU­RA Y LOS CA­PRI­CHOS

La muer­te de Gerardo So­fo­vich

Mia - - ESPECTÁCULOS -

Se fue Gerardo So­fo­vich y, con él, un crea­dor úni­co del tea­tro, el ci­ne y, es­pe­cial­men­te, de la te­le­vi­sión. In­ven­tor de fi­gu­ras y pro­gra­mas, des­cu­bri­dor de ta­len­tos, pro­duc­tor tea­tral, di­rec­tor ci­ne­ma­to­grá­fi­co, ac­tor y dra­ma­tur­go, su con­di­ción fue una de las más dis­cu­ti­das del es­pec­tácu­lo. Una de las co­sas que más le cri­ti­ca­ron fue la fal­ta de cul­tu­ra de sus crea­cio­nes y lo cha­ba­ca­nas de al­gu­na de ellas. Sin em­bar­go, él sa­bía adón­de apun­ta­ba, lo que que­ría y có­mo ha­cer­lo y no pre­ci­sa­men­te por fal­ta de cul­tu­ra. No le im­por­ta­ba in­su­mir 20 mi­nu­tos de pan­ta­lla en el cor­te de una man­za­na, el jue­go del Yen­ga o sim­ple­men­te ju­gan­do al ba­le­ro. En sus úl­ti­mas apa­ri­cio­nes en te­le­vi­sión, den­tro del ci­clo Los 8 es­ca­lo­nes, des­lum­bró pre­ci­sa­men­te por su enor­me cul­tu­ra y la ca­li­dad de sus co­no­ci­mien­tos. An­tes, ha­bía si­do ju­ra­do del Bai­lan­do de Mar­ce­lo Tinelli, de­mos­tran­do que sa­bía de dan­za, de mú­si­ca, de co­reo­gra­fías y de pues­ta en es­ce­na. Lue­go, lo lla­mó uno de sus ta­len­tos des­cu­bier­tos, el jo­ven con­duc­tor Guido Kaz­ka, quien prác­ti­ca­men­te ha­bía sur­gi­do a su la­do

en Po­lé­mi­ca en el bar. Cuan­do lle­gó a Los 8 es­ca­lo­nes mu­chos to­ma­ron su par­ti­ci­pa­ción como el fi­nal de su ca­rre­ra, que bor­dea­ba el fra­ca­so y la de­rro­ta. Sin em­bar­go, Gerardo mos­tró que sa­bía per­fec­ta­men­te qué es ser cul­to y que fue muy ca­pri­cho­so a la ho­ra de im­po­ner per­so­na­jes, pro­gra­mas, ac­to­res, ve­det­tes y con­duc­to­res que se ca­li­fi­ca­ban de cha­ba­ca­nos y vul­ga­res. Si has­ta el bo­ca­di­llo de “ru­so ma­lino” (ma­ligno) con el que lo de­fi­nía Min­gui­to Tin­gui­te­la, era de su crea­ción. En el pro­gra­ma de pre­gun­tas y res­pues­tas que lo vio des­pe­dir­se de la te­le­vi­sión no ha­bía te­ma de po­lí­ti­ca, re­li­gión, li­te­ra­tu­ra, geo­gra­fía o cien­cias que no res­pon­die­ra bien, com­pi­tien­do con el jo­ven Iván de Pi­ne­da. Por lo vis­to, Gerardo sa­bía de to­do y un mon­tón de to­do. Pe­ro du­ran­te su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca se en­ca­pri­chó en lle­gar con per­so­na­jes po­pu­la­res y fra­ses vul­ga­res al pú­bli­co ma­yo­ri­ta­rio. Fue ca­paz de ha­cer 40 pun­tos de ra­ting con una pul­sea­da y fi­nal­men­te le ga­nó la pul­sea­da fi­nal a sus de­trac­to­res. Se fue un ser irre­pe­ti­ble den­tro del es­pec­tácu­lo na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.