PSI­CO­LO­GÍA.

¿Que­rés siem­pre ha­cer­lo to­do per­fec­to? ¿Sen­tís que, sin im­por­tar cuán­to te es­fuer­ces, nun­ca sos lo su­fi­cien­te­men­te bue­na? ¿Acep­tas la crí­ti­ca aje­na? El per­fec­cio­nis­mo es la in­sa­tis­fac­ción de nun­ca aca­bar y te lle­va di­rec­to a los tras­tor­nos fí­si­cos y emo­ci

Mia - - SUMARIO - Por Lu­ci­la Gutt­man* * Coach on­to­ló­gi­co, de sa­lud y bie­nes­tar (www.lu­gut.com.ar)

Las en­fer­me­da­des que trae el per­fec­cio­nis­mo

Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas creen que el per­fec­cio­nis­mo na­ce en nues­tra in­fan­cia. Las pre­sio­nes fa­mi­lia­res, per­so­na­les, so­cia­les ha­cen que al­gu­nas per­so­nas se es­fuer­cen mu­chí­si­mo por to­do y vi­van preo­cu­pa­das por sen­ti­mien­tos de cul­pa. Más allá de la cau­sa, desear ha­cer to­do per­fec­to pue­de re­sul­tar muy per­ju­di­cial.

Se le lla­ma per­fec­cio­nis­ta a la per­so­na que se exi­ge pa­ra al­can­zar objetivos de­ma­sia­do al­tos, ca­si inal­can­za­bles. Que­rer al­can­zar nues­tras me­tas o me­jo­rar nues­tro ren­di­mien­to no es lo mis­mo que ser per­fec­cio­nis­ta. De he­cho, fi­jar me­tas y que­rer su­pe­rar­las nos ayu­da a ren­dir de for­ma más efec­ti­va. Las di­fi­cul­ta­des vie­nen cuan­do esas ex­pec­ta­ti­vas son tan ele­va­das que se ha­cen im­po­si­bles de cum­plir y co­mien­zan a afec­tar la vida co­ti­dia­na o la de la gen­te que nos ro­dea. Una per­so­na lu­cha por al­can­zar mo­de­los de per­fec­ción, pe­ro al mis­mo tiem­po, so­me­te a otras a es­tos es­tán­da­res al­tos.

Que­rer ha­cer las co­sas lo me­jor po­si­ble y tra­tar de me­jo­rar es al­go po­si­ti­vo, pe­ro no per­mi­tir­nos co­me­ter erro­res pue­de lle­gar a ser un pro­ble­ma ¿Có­mo pue­de afec­tar es­to la sa­lud?: apa­re­cen pro­ble­mas fí­si­cos como an­sie­dad, úl­ce­ras, do­lo­res de ca­be­za o ca­lam­bres es­to­ma­ca­les. Tam­bién se pue­de su­frir de­pre­sión. El per­fec­cio­nis­ta ne­ga­ti­vo pre­sen­ta idea­les inal­can­za­bles, pen­sa­mien­tos de des­va­lo­ri­za­ción y una fal­ta de ha­bi­li­da­des pa­ra la su­pera­ción.

Con el tiem­po, es­te ti­po de per­so­na­li­dad pue­de desa­rro­llar la creen­cia de que no hay na­da que pue­da ha­cer­se pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción. Si es­tos sen­ti­mien­tos per­sis­ten du­ran­te un lar­go pe­río­do y lle­gan a ser lo su­fi­cien­te­men­te gra­ves, po­dría so­bre­ve­nir una de­pre­sión.

To­do o na­da

Una de las ideas que más in­quie­tan a los ob­se­si­vos es su per­se­ve­ran­te bús­que­da de per­fec­ción. Su ni­vel de exi­gen­cia ha­cia los de­más les ha­ce pen­sar que na­die po­drá ha­cer las co­sas tan bien como ellos, por lo que es­to se con­vier­te mu­chas ve­ces en un pro­ble­ma en los víncu­los con los de­más, ya que la exi­gen­cia pue­de

lle­gar a can­sar a los otros.

No pue­den evi­tar pen­sar en tér­mi­nos de blan­co o ne­gro. Al ser de­ma­sia­do ab­so­lu­tis­tas, se ol­vi­dan de los gri­ses que que­dan en el me­dio. Allí aso­ma su ten­den­cia a la ri­gi­dez, a con­tro­lar­se a sí mis­mo y las si­tua­cio­nes. Se sien­ten se­gu­ros en am­bien­tes pre­de­ci­bles, que les brin­den la se­gu­ri­dad de que siem­pre po­drán ma­ne­jar la si­tua­ción

Ca­rac­te­rís­ti­cas

El per­fec­cio­nis­ta pos­ter­ga lo que tie­ne que ha­cer por­que bus­ca que to­das las co­sas es­tén en su lu­gar, ne­ce­si­ta man­te­ner el con­trol de to­do. Bus­ca­rá ha­cer más de lo que pue­de ha­cer y es pro­ba­ble que desa­rro­lle ob­se­sio­nes.

La per­fec­ción su­po­ne una so­bre­exi­gen­cia y con­for­ma mu­chas ve­ces un su­fri­mien­to por­que las ex­pec­ta­ti­vas que se im­po­nen son ex­ce­si­vas y mu­chas ve­ces fue­ra de la reali­dad: se mar­can me­tas tan ele­va­das que fi­nal­men­te no se pue­den al­can­zar. No to­le­rar la du­da lle­va a vol­ver a de­ci­dir cons­tan­te­men­te, a rea­li­zar una eva­lua­ción per­ma­nen­te, y a de­mo­rar la ac­ción.

Los ras­gos más fre­cuen­tes son:

Ex­ce­si­vo au­to­con­trol emo­cio­nal Baja au­to­es­ti­ma: bus­car siem­pre la apro­ba­ción de los de­más

Pien­sa y du­da de­ma­sia­do, da de­ma­sia­das vuel­tas Quie­re te­ner la ra­zón Tie­ne di­fi­cul­tad pa­ra to­mar de­ci­sio­nes

Se fi­ja más en lo que fal­ta que en lo que tie­ne

Ne­ce­si­ta con­tro­lar­se a sí mis­mo y a los de­más

No par­ti­ci­pa si no sa­be que pue­de ga­nar Su­fre por el es­trés

La pre­sión a la que se so­me­te a sí mis­mo es tan gran­de que pa­de­ce des­ajus­tes fí­si­cos y aními­cos.

Tie­ne ex­pec­ta­ti­vas po­co rea­lis­tas de sí mis­mo o de los de­más

Te­me la des­apro­ba­ción, el fra­ca­so y co­me­ter erro­res

Es sen­si­ble a la crí­ti­ca

¿Có­mo cam­biar?

Acep­tar es el primer pa­so: es ha­cer au­to­cons­cien­te el per­fec­cio­nis­mo. Acep­tar sig­ni­fi­ca asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad, re­co­no­cer que los erro­res son inevi­ta­bles y que es­tán pa­ra apren­der de ellos.

Afron­tar los mie­dos y los erro­res: ¿de qué ten­go mie­do? ¿Qué es lo peor que pue­de pa­sar? ¿Có­mo pue­do me­jo­rar la pró­xi­ma vez pa­ra no co­me­ter es­te error?

Ex­pec­ta­ti­vas ra­zo­na­bles: im­pli­ca re­co­no­cer las li­mi­ta­cio­nes. ¿Cuál es el cos­to que el per­fec­cio­nis­mo ha te­ni­do en tu vida?

En­fo­car­se en el pro­ce­so y no só­lo en el re­sul­ta­do, eva­luar el éxi­to no só­lo en fun­ción de lo que se ha lo­gra­do sino tam­bién de lo que se ha dis­fru­ta­do ha­cien­do la ta­rea.

Re­la­jar­se, to­mar­se las co­sas me­nos en se­rio, adop­tar un en­fo­que más ale­gre a la vida. La vida es un su­ce­so de apren­di­za­jes.

Ob­se­sión: ¿es es­to real­men­te im­por­tan­te? De­be­mos dar unos pa­sos ha­cia atrás pa­ra ob­te­ner una me­jor pers­pec­ti­va de la si­tua­ción.

Su­pera­ción: sa­ber apro­ve­char­las cons­ti­tu­ye el cen­tro de nues­tros de­seos. Pe­ro el sim­ple de­seo o au­to­mo­ti­va­ción re­quie­re ac­cio­nes in­me­dia­tas, es­fuer­zo y tra­ba­jo con­ti­nuo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.