COA­CHING.

Mia - - SUMARIO - Por el lic. Die­go Lo Des­tro* * Fi­ló­so­fo. Di­rec­tor de D&L Group LATAM. www.dl­groupltam.com. https://www.fa­ce­book.com/lo­des­tro­di

Lo que di­cen

las pa­la­bras

Un hom­bre de las vi­ñas ha­bló, en ago­nía, al oí­do de Mar­ce­la. An­tes de mo­rir, le re­ve­ló su se­cre­to: “La uva -le su­su­rró- es­tá he­cha de vino”. Mar­ce­la Pé­rez-Silva me lo con­tó, y yo pen­sé: si la uva es­tá he­cha de vino, qui­zá no­so­tros so­mos las pa­la­bras que cuen­tan lo que so­mos. Eduar­do Ga­leano, El li­bro de los abra­zos.

El no y el sí son bre­ves de de­cir pe­ro pi­den pen­sar mu­cho Bal­ta­sar Gra­cián

Con qué be­lle­za ex­pre­san es­tas pa­la­bras la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. So­mos las pa­la­bras que cuen­tan lo que so­mos.

En ca­da de­cir, nos re­ve­la­mos, nos mos­tra­mos al otro y el otro se nos mues­tra en sus pa­la­bras. El ac­to de ha­blar pier­de su inocen­cia, su ca­pa­ci­dad me­ra­men­te des­crip­ti­va, pa­ra ad­ju­di­car­se un po­der que du­ran­te si­glos fue arru­lla­do, ador­me­ci­do.

La pa­la­bra tie­ne vida pro­pia. Un di­cho nues­tro pue­de se­guir oyén­do­se du­ran­te años en la men­te de otras per­so­nas. Lo que di­ji­mos re­ver­be­ra con un po­der que si no es bien uti­li­za­do pue­de ser co­rro­si­vo. ¿Cuán­tas ve­ces nos di­je­ron al­go que, aun pa­san­do mu­chos años, se­gui­mos es­cu­chan­do con el mis­mo do­lor o la mis­ma ale­gría?

Ha­bla­mos con tan­ta li­ge­re­za que nos ol­vi­da­mos del po­der que tie­ne la len­gua. Ca­da pa­la­bra que emi­ti­mos nos de­fi­ne. Nues­tra iden­ti­dad se com­pro­me­te con nues­tro de­cir. Pe­ro más aun: ca­da pa­la­bra que emi­ti­mos nos emi­te en un ac­to pro­pio de quien des­ti­la su pro­pio y par­ti­cu­lar ser al ha­blar. Di­cho de otro mo­do, nos emi­ti­mos a no­so­tros mis­mos en la pa­la­bra di­cha y en el si­len­cio ex­pre­sa­do.

¿No cam­bia nues­tra ma­ne­ra de ser per­ci­bi­dos cuan­do cum­pli­mos nues­tras pro­me­sas y com­pro­mi­sos? ¿Qué per­cep­ción te­ne­mos de no­so­tros mis­mos ca­da vez que nues­tra pa­la­bra se eje­cu­ta con el va­lor de una sen­ten­cia? Nues­tra iden­ti­dad se mo­di­fi­ca en ca­da ac­to que eje­cu­ta­mos y, si ha­blar es ac­tuar, al ha­blar nos trans­for­ma­mos y trans­for­ma­mos nues­tro en­torno.

Es­to nos in­vi­ta a pen­sar en los com­pro­mi­sos que asu­mi­mos mu­chas ve­ces a la li­ge­ra. ¿Qué pro­me­sas o com­pro­mi­sos no hon­ré? ¿Cuán­tas ve­ces di­je que sí cuan­do pre­fe­ría de­cir que no? ¿Có­mo me sen­tí cuan­do un co­la­bo­ra­dor no cum­plió el com­pro­mi­so que asu­mió con su pa­la­bra? ¿Có­mo afec­tó su cre­di­bi­li­dad? ¿Có­mo se afec­ta la mía al no cum­plir mi pa­la­bra?

La hon­ra de la pa­la­bra no afec­ta so­lo a mi iden­ti­dad, sino a la ca­li­dad de los mun­dos de po­si­bi­li­da­des que ha­bi­li­ta­mos. Cuan­do ha­blo, creo una po­si­bi­li­dad que en la ca­ren­cia del de­cir no es­tá. ¿Cuán­tos “te quie­ro” no he di­cho aun? ¿Qué per­do­nes no he otor­ga­do? ¿Cuán­tos me fal­ta pe­dir?

To­do lo di­cho es di­cho por al­guien que al emitirlo re­ve­la quién es. Nues­tras pa­la­bras nos se­ña­lan, ca­da le­tra emi­ti­da apun­ta a nues­tro ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.