FENG SHUI.

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Có­mo atraer el éxi­to

Mu­chas per­so­nas di­cen, cuan­do ven una per­so­na exi­to­sa, que su pro­gre­so es­tá re­la­cio­na­do con la suer­te. Es­to im­pli­ca es­tar en el lu­gar co­rrec­to, a la ho­ra co­rrec­ta y ha­cer lo co­rrec­to.

El Feng Shui pien­sa igual pe­ro tie­ne un mé­to­do pa­ra in­di­car el si­tio, la ho­ra, y la ac­ción co­rrec­ta pa­ra que el éxi­to acom­pa­ñe. Su es­tu­dio nos per­mi­te en­ten­der el con­cep­to de suer­te y sa­ber qué ha­cer pa­ra te­ner más.

An­tes que na­da, de­be­mos com­pren­der que to­das las opor­tu­ni­da­des de nues­tra exis­ten­cia, la ca­sa el tra­ba­jo la pa­re­ja, los hi­jos, el di­ne­ro, se en­cuen­tran en nues­tra vida se­gún la fí­si­ca cuán­ti­ca por­que así lo he­mos de­ci­di­do de ma­ne­ra pre­té­ri­ta. Lo que ha­ce­mos con los acon­te­ci­mien­tos que lle­gan a nues­tra vida es, en ver­dad, el gran se­cre­to del pro­gre­so o el in­for­tu­nio.

El Feng Shui pue­de traer in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios a to­das las per­so­nas por­que es una he­rra­mien­ta muy po­de­ro­sa de cam­bio.

Exis­te un prin­ci­pio de co­rres­pon­den­cia: “Así como es aden­tro, es afue­ra”, que enun­cia que to­do lo que es­tá en nues­tro in­te­rior se ve­rá ma­ni­fes­ta­do en el ex­te­rior. Por eso, una prác­ti­ca como la re­fle­xo­lo­gía pue­de de­ter­mi­nar qué ocu­rre en otras par­tes del cuer­po de una per­so­na y co­rre­gir­lo des­de los pies.

De la mis­ma for­ma, en la ca­sa se pue­den ver pro­ble­má­ti­cas de frus­tra­cio­nes, fal­ta de di­ne­ro o de sa­lud pro­ble­mas ma­ri­ta­les, ma­los as­pec­tos fi­nan­cie­ros o de au­to­es­ti­ma. Las téc­ni­cas avan­za­das del Feng Shui per­mi­ten de­cir qué es­tá su­ce­dien­do so­la­men­te con la di­rec­ción de lu­gar con re­la­ción al nor­te mag­né­ti­co, la fe­cha de na­ci­mien­to de ca­da in­te­gran­te de la ca­sa y la dis­po­si­ción de ob­je­tos en ca­da am­bien­te.

Las so­lu­cio­nes co­men­za­rán a pro­du­cir­se sim­ple­men­te a par­tir del mo­vi­mien­to de mue­bles, pro­tec­cio­nes en la ca­sa, direcciones pa­ra dor­mir o tra­ba­jar que pue­den dar vuel­ta la exis­ten­cia de una per­so­na. Es­tos mo­vi­mien­tos ha­rán to­mar con­cien­cia de ilu­so­rias li­mi­ta­cio­nes y ayu­da­rá a que se di­lu­yan, crean­do opor­tu­ni­da­des pa­ra al­go nue­vo.

Por el mis­mo prin­ci­pio de co­rres­pon­den­cia, al mo­di­fi­car el en­torno, el in­te­rior o in­cons­cien­te re­ci­bi­rá se­ña­les de in­for­ma­ción to­tal­men­te di­fe­ren­tes pa­ra po­der ac­ti­var un cam­bio en la vida.

Por ejem­plo: si una per­so­na tie­ne en el área de amor (no­roes­te del li­ving), un gran cua­dro de una tor­men­ta en el mar, con una me­sa an­ti­gua cu­yas pa­tas es­tán flo­jas, la pa­re­ja tie­ne como ele­men­to la tie­rra que es una ener­gía que nu­tre y per­mi­te avan­zar con so­li­dez. Pe­ro el cua­dro sim­bó­li­ca­men­te en­lo­da­rá la tie­rra, con lo que cual­quier co­mu­ni­ca­ción en las re­la­cio­nes se ve­rá afec­ta­da. La tor­men­ta in­di­ca que exis­te en el in­te­rior del due­ño de la ca­sa ener­gías que es­tán en efer­ves­cen­cia o revolución y, por ul­ti­mo, cual­quier co­sa que se apo­ye en la me­sa

Al sa­car el cua­dro y po­ner una ima­gen de amor, cu­yo sím­bo­lo sea cla­ro y amo­ro­so, y arre­glar la me­sa pa­ra apo­yar­se de ma­ne­ra só­li­da ha­bre­mos cam­bia­do una par­te im­por­tan­te. A par­tir de ahí, se po­drá in­cen­ti­var ese área con dos pie­dras ro­do­cro­si­tas, pa­tos man­da­ri­nes o ve­las pa­ra ac­ti­var el área.

es­ta­rá ines­ta­ble.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vida con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.