CUI­DA­DO, mo­qui­llo

Es una de las en­fer­me­da­des que cau­sa ma­yor preo­cu­pa­ción en­tre quie­nes tie­nen pe­rros. De­ja gra­ves se­cue­las y pue­de pro­du­cir la muer­te

Mia - - MASCOTAS -

De ori­gen vi­ral, el mo­qui­llo es un mal muy con­ta­gio­so y con un al­to ni­vel de mor­ta­li­dad en los ejem­pla­res más jó­ve­nes. Los que so­bre­vi­ven a él con­vi­ven con gra­ves se­cue­las ner­vio­sas du­ran­te el res­to de su vida. Es por ello que la va­cu­na­ción, la úni­ca for­ma de pre­ve­nir­lo, es fun­da­men­tal cuan­do al­guien de­ci­de com­prar o adop­tar un ca­cho­rro.

El dis­tem­per ca­nino, nom­bre cien­tí­fi­co que re­ci­be es­ta en­fer­me­dad, afec­ta va­rios sis­te­mas, por lo que pre­sen­ta ma­ni­fes­ta­cio­nes muy di­ver­sas: gas­tro­in­tes­ti­na­les, ner­vio­sas, ocu­la­res y res­pi­ra­to­rias. In­clu­so, pue­de afec­tar la to­ta­li­dad del or­ga­nis­mo. No en vano, ha lle­ga­do a ser ca­li­fi­ca­da como “la en­fer­me­dad de los mil sín­to­mas”.

Si bien los pe­rros pue­den pa­de­cer­la a cual­quier edad, son los ca­cho­rros no va­cu­na­dos y de en­tre seis y die­ci­ocho se­ma­nas, los que tie­nen ma­yor ries­go de con­traer mo­qui­llo.

El vi­rus en­tra en el ani­mal a tra­vés del ai­re. Es sa­bi­do que la co­mu­ni­ca­ción ol­fa­ti­va es muy im­por­tan­te en los pe­rros, pues­to que de es­ta for­ma re­co­no­cen, in­clu­so, al res­to de sus con­gé­ne­res. Es­to los ha­ce ser muy vul­ne­ra­bles a tan di­mi­nu­to pe­ro le­tal enemi­go. Una vez pro­du­ci­da su in­ha­la­ción, pa­sa por las amíg­da­las pa­la­ti­vas a los gan­glios bron­quia­les, lle­gan­do has­ta el flu­jo san­guí­neo y re­par­tién­do­se por to­do el or­ga­nis­mo.

La en­fer­me­dad se desa­rro­lla en­tre los 20 y 25 días, des­pués de la in­fec­ción; aun­que las pri­me­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes apa­re­cen en­tre los días sex­to y no­veno. Sin em­bar­go, es a par­tir de la se­gun­da se­ma­na cuan­do el vi­rus se en­cuen­tra pre­sen­te en to­do el or­ga­nis­mo del ani­mal, mo­men­to en el que co­mien­za su eli­mi­na­ción a tra­vés de se­cre­cio­nes cor­po­ra­les.

Los sín­to­mas son muy di­ver­sos ya que el vi­rus afec­ta va­rios sis­te­mas. Si bien los sig­nos son di­fe­ren­tes, de­pen­dien­do de la edad del pe­rro, de su am­bien­te y de su es­ta­do de sa­lud ge­ne­ral, los si­guien­tes son los más co­mu­nes:

Fie­bre, de­pre­sión, tris­te­za, fal­ta de ape­ti­to.

Dia­rrea ama­ri­llen­ta, vó­mi­tos ais­la­dos. Tics, con­vul­sio­nes, des­coor­di­na­ción, cri­sis de mas­ti­ca­ción, mar­cha en círcu­los.

Se­cre­ción ocu­lar y na­sal co­lor verde o blan­ca opa­ca, tos, es­tor­nu­dos, res­pi­ra­ción fuer­te y anó­ma­la. No exis­te nin­gún me­di­ca­men­to que lo ha­ga des­apa­re­cer. Co­rres­pon­de al ve­te­ri­na­rio la ta­rea de com­ba­tir, uno por uno, to­dos los sín­to­mas que pre­sen­ta el pe­rro afec­ta­do.

Pa­ra evi­tar que nues­tra mas­co­ta su­fra tan des­agra­da­ble en­fer­me­dad, na­da me­jor que va­cu­nar­lo a los 45 días de vida. Te­né en cuen­ta que un pe­rro adul­to va­cu­na­do pue­de com­ba­tir y eli­mi­nar el mal con ma­yor fa­ci­li­dad. Se acon­se­ja man­te­ner a los pe­rros en am­bien­tes cá­li­dos y per­fec­ta­men­te ven­ti­la­dos. Con­si­de­rá, ade­más, que el vi­rus es re­la­ti­va­men­te vul­ne­ra­ble a los de­sin­fec­tan­tes co­mu­nes y a los de­ter­gen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.