Re­cu­pe­rá TU PIEL

Mia - - BELLEZA -

Pa­ra la ba­lan­za, no hay di­fe­ren­cia en que te comas me­dio ki­lo de he­la­do en una se­ma­na o te lo de­vo­res en­te­ro el domingo mi­ran­do una pe­li. Pe­ro esa ló­gi­ca no va­le pa­ra el sol. Quien se ex­po­ne to­dos los días a lo lar­go de su vida y quien só­lo to­ma sol al­gu­nas ho­ras du­ran­te sus va­ca­cio­nes, su­fri­rán da­ños di­fe­ren­tes. La bue­na no­ti­cia es que ca­si to­dos los ma­les son re­pa­ra­bles –a me­nos de que ya ha­yas to­ma­do el co­lor de un ca­ma­rón. “Si una per­so­na se pro­pu­sie­ra a pro­te­ger­se co­rrec­ta­men­te de aquí en ade­lan­te, con­se­gui­ría me­jo­rar el as­pec­to ge­ne­ral de su piel apro­xi­ma­da­men­te un 30%”, cuen­ta la Dra. Ri­ta Gar­cía Díaz, der­ma­tó­lo­ga, ase­so­ra cien­tí­fi­ca de Ba­gó.

Si sa­bés que es­tás ha­cien­do al­go mal, des­cu­brí el es­ta­do ac­tual de tu piel y las for­mas más efi­ca­ces pa­ra re­cu­pe­rar­la.

Mu­jer do­ra­da

Una se­ma­na de ex­po­si­ción con pro­tec­ción y lue­go, or­gu­llo­sa de ha­ber­te li­bra­do del gris de ofi­ci­na, mos­trás una mar­qui­ta de bi­ki­ni con­quis­ta­da con dis­ci­pli­na.Te re­fu­gias­te en la som­bri­lla en el peor ho­ra­rio –de 10 a 16 hs.-, te un­tas­te con pro­tec­tor so­lar y usas­te tu som­bre­ro pa­na­má pa­ra pro­te­ger­te del sol con gla­mour. ¡Fe­li­ci­ta­cio­nes! No for­más par­te del apro­xi­ma­da­men­te 62% de ar­gen­ti­nos que se ex­po­nen al sol sin fil­tro so­lar se­gún la Fun­da­ción del Cán­cer de Piel.

Piel re­se­ca

Fue­ron me­ses apli­can­do hi­dra­tan­te en el cuer­po y, en ape­nas sie­te días, tu piel es­tá se­ca y ás­pe­ra. Du­ran­te el ve­rano, per­dés mu­cha agua me­dian­te la trans­pi­ra­ción pa­ra equi­li­brar la tem­pe­ra­tu­ra del cuer­po con los 40 gra­dos que ha­ce en la ca­lle. “Pa­ra que no ha­ya de­fi­cien­cia de agua, por ejem­plo, pa­ra los ri­ño­nes o el ce­re­bro, el

or­ga­nis­mo dis­po­ne de un aho­rro de

hi­dra­ta­ción pa­ra la piel”, ase­gu­ra la Dra. Adria­na Rai­mon­di, der­ma­tó­lo­ga, miem­bro de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Der­ma­to­lo­gía y di­rec­to­ra de la Clí­ni­ca de Der­ma­to­lo­gía y Me­di­ci­na Es­té­ti­ca que lle­va su nom­bre.

Cuan­do es­ta ca­pa­ci­dad de hi­dra­ta­ción des­apa­re­ce o es in­su­fi­cien­te, la piel pier­de su elas­ti­ci­dad, tor­nán­do­se ás­pe­ra, ti­ran­te y frá­gil, to­ma un as­pec­to en­gro­sa­do, con deseca­mien­to y des­ca­ma­ción, sin bri­llo y con im­per­fec­cio­nes (pun­tos ne­gros, pun­tos blan­cos y di­ver­sos ti­pos de man­chas, es­pe­cial­men­te en el ros­tro, cue­llo y es­co­te). “Por es­ta ra­zón, es acon­se­ja­ble apro­ve­char los me­ses ve­ni­de­ros pa­ra rehi­dra­tar la piel y ayu­dar­la a re­cu­pe­rar­se de los efec­tos ad­ver­sos que el ve­rano le ha­ya de­ja­do”, acon­se­ja la Dra. Mar­taTie­las, di­rec­to­ra mé­di­ca del Cen­tro Mé­di­co Lá­ser AEGY­NA.

Pa­ra con­tra­rres­tar es­tos efec­tos y re­cu­pe­rar el bri­llo y lu­mi­no­si­dad la Dra. Mó­ni­ca Maio­lino, der­ma­tó­lo­ga y ase­so­ra téc­ni­ca de Der­ma­glós re­co­mien­da apli­car la cre­ma o emul­sión dia­ria­men­te en to­do el cuer­po, ma­sa­jean­do sua­ve­men­te con mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res as­cen­den­tes has­ta su com­ple­ta pe­ne­tra­ción, tan­tas ve­ces como sea ne­ce­sa­rio. “Se su­gie­re la apli­ca­ción

El ve­rano que­dó atrás pe­ro la piel lu­ce re­se­ca y apa­ga­da con una no­to­ria sen­sa­ción de ti­ran­tez.Te con­ta­mos por qué y como re­for­zar la hi­dra­ta­ción y nu­tri­ción per­di­das

Por Laura La­go­mar­sino

lue­go del ba­ño, que es cuan­do la di­la­ta­ción de los po­ros fa­ci­li­ta la ab­sor­ción

de sus com­po­nen­tes”, ase­gu­ra la der­ma­tó­lo­ga. El uso de cre­mas y emul­sio­nes con vi­ta­mi­na A, E y alan­toí­na -in­gre­dien­te que es­ti­mu­la la re­ge­ne­ra­ción de los te­ji­dos- son esen­cia­les pa­ra el equi­li­brio ce­lu­lar y pa­ra lo­grar la hi­dra­ta­ción que la piel ne­ce­si­ta.

Oleo­si­dad

Las pie­les con ten­den­cia gra­sa atra­ve­sa­rán el ve­rano sin ma­yo­res com­pli­ca­cio­nes. Aho­ra bien, es­to no ocu­rri­rá al re­gre­sar de va­ca­cio­nes. “Pa­ra evi­tar el re­se­ca­mien­to cau­sa­do por el sol, nues­tra piel au­men­ta la pro­duc­ción de se­bo. Es­to sin con­tar el uso del pro­tec­tor so­lar, el hi­dra­tan­te y otros pro­duc­tos que te apli­cas en el ros­tro y, sin dar­te cuen­ta, con­tri­bu­yen a ge­ne­rar más oleo­si­dad. Así, una pro­duc­ción reac­cio­nal ex­ce­si­va de se­bo oca­sio­na lo que los der­ma­tó­lo­gos ca­li­fi­can de efec­to re­bo­te”, cuen­ta Silvina Zei­tu­ne, far­ma­céu­ti­ca de Avéne en La­bo­ra­to­rios Pie­rre Fa­bre Der­mos­me­ti­que. Se­gún la es­pe­cia­lis­ta, pa­ra la lim­pie­za, es re­co­men­da­ble la li­ge­re­za de los ge­les o las aguas lim­pia­do­ras, op­tan­do in­clu­so tem­po­ral­men­te, por un cui­da­do “pee­ling” pa­ra con­ser­var una piel li­sa y una tez lu­mi­no­sa. Pa­ra la fa­se de hi­dra­ta­ción, en es­te ca­so de pie­les mix­tas con ten­den­cia a gra­sa, se­rá re­co­men­da­ble el uso de hi­dra­tan­tes en pre­sen­ta­cio­nes más li­ge­ras (emul­sio­nes) con pro­pie­da­des se­bo­rre­gu­la­do­ras que hi­dra­ten y ma­ti­fi­quen la piel al mis­mo tiem­po.

Como un ca­ma­rón

Una se­ma­na de ex­po­si­ción in­ten­sa sin pro­tec­ción ade­cua­da y ter­mi­nas­te pa­re­cien­do un to­ma­te al ro­jo vi­vo. Cuan­do te ex­po­nés a los ra­yos so­la­res in­ten­sa­men­te, las cé­lu­las del área ex­pues­ta se in­fla­man y otras cé­lu­las de de­fen­sa son mo­vi­li­za­das pa­ra com­ba­tir esa agre­sión. Se­gún la Fun­da­ción del Cán­cer de Piel los es­tu­dios a ni­vel mun­dial se­ña­lan que 1 de ca­da 5 per­so­nas padecerá cán­cer de piel, a me­nos que ha­ya un cam­bio drás­ti­co en los há­bi­tos pa­ra con el sol.

Des­ca­ma­ción

A la piel le lle­va 25 días re­no­var­se y lle­gar al es­pe­sor ideal. “En la su­per­fi­cie ya­cen las cé­lu­las muer­tas que es­tán uni­das por el agua, la quemadura so­lar des­hi­dra­ta, la ad­he­sión en­tre esas cé­lu­las dis­mi­nu­ye y se ace­le­ra la muer­te de las otras”, ase­gu­ra la Dra. Rai­mon­di. La des­ca­ma­ción, en­ton­ces, se ha­ce vi­si­ble. Re­pa­rar y nu­trir se vuel­ve el pa­so im­pres­cin­di­ble. “Apro­ve­chá las ho­ras de sue­ño pa­ra re­ge­ne­rar la piel con cre­mas es­pe­cia­li­za­das se­gún ti­po de piel y edad, que te per­mi­ti­rán re­no­var la der­mis, apor­tar nu­trien­tes, hi­dra­tar­la, ade­más de acla­rar­la y sua­vi­zar­la”,

acon­se­ja la Dra.Tie­las.

Man­chas

Es co­mún, a la vuel­ta de las va­ca­cio­nes, des­cu­brir­se una mancha ma­rrón en el ros­tro o per­ci­bir que la es­pal­da es­tá sal­pi­ca­da de pe­cas. “Ex­po­ner­se al sol cuan­do la piel es­tá más fi­na y frá­gil fa­ci­li­ta el ac­ce­so de los ra­yos so­la­res a una ca­pa más pro­fun­da de la piel don­de se en­cuen­tran los me­la­no­ci­tos, pro­duc­to­res de

me­la­ni­na”, ex­pli­ca la der­ma­tó­lo­ga Gar­cía Díaz. La fá­bri­ca de pig­men­tos pa­sa a tra­ba­jar a to­do va­por pa­ra in­ten­tar de­fen­der­la. El ex­ce­so pue­de mi­grar pa­ra la su­per­fi­cie de ma­ne­ra uni­for­me (bron­cea­do) o des­con­tro­la­da, crean­do man­chas su­per­fi­cia­les. Si se de­po­si­tan en la ca­pa más pro­fun­da, só­lo se pue­de co­rre­gir con la ayu­da de la apa­ra­to­lo­gía.

Lu­na­res

Si hoy abu­sás del sol, den­tro de un tiem­po vas a te­ner una colección de pe­que­ños lu­na­res ma­rrón os­cu­ro como sou­ve­nir de las va­ca­cio­nes. Las me­la­no­sis que cu­bren las áreas más ex­pues­tas del cuer­po tam­bién son el re­sul­ta­do de la des­orien­ta­ción de los me­la­no­ci­tos. “El dor­so de la mano, el cue­llo y los bra­zos tie­nen un co­lá­geno más fino y una me­nor con­cen­tra­ción de glán­du­las se­bá­ceas. Ex­pues­tos a la mis­ma ra­dia­ción, son más sus­cep­ti­bles al da­ño que otras par­tes del cuer­po”, ase­gu­ra la Dra. Gra­cía Díaz. Se­gún la pro­fe­sio­nal es acon­se­ja­ble rea­li­zar se­ma­nal­men­te el au­to­exa­men de la piel (ver re­cua­dro) y en ca­so de no­tar al­gu­na ra­re­za con­sul­tar in­me­dia­ta­men­te con el mé­di­co der­ma­tó­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.