Co­mien­za la LIM­PIE­ZA

Mia - - COCINA - Por Ma­bel Katz Del li­bro “Mis re­fle­xio­nes so­bre ho’opo­no­pono”, de Ma­bel Katz, Edi­to­rial Si­rio (www.del­fu­tu­ro­li­bros.com.ar)

El Ho’opo­no­pono es una ma­ne­ra de pe­dir ayu­da y dar per­mi­so. Es op­tar por ha­cer las co­sas a la ma­ne­ra de Dios, en lu­gar de a nues­tra ma­ne­ra. Esa es la ley del uni­ver­so: ca­da vez que lla­mas a una puer­ta, la puer­ta se abre. Cuan­do pi­des ayu­da, la ayu­da siem­pre vie­ne. Sol­tar es dar per­mi­so a una men­te más in­te­li­gen­te que la nues­tra pa­ra que ope­re. Al­gu­nos la lla­ma­mos Dios, pe­ro no im­por­ta có­mo te re­fie­ras a ella, tie­nes que acep­tar que hay una men­te más in­te­li­gen­te que la tu­ya, una men­te que creó el cuer­po hu­mano, las mon­ta­ñas, las flo­res y los océa­nos, co­sas que ni tú ni yo po­de­mos crear. Por fa­vor, ten en cuen­ta que es­tás eli­gien­do las vei­ni­cua­tro ho­ras del día, los sie­te días de la se­ma­na. Lo ha­ces to­do el tiem­po. Es de­cir, tus pro­gra­mas son los que eli­gen por ti to­do el tiem­po, a me­nos que tu in­te­lec­to de­ci­da ha­cer al­go di­fe­ren­te (la lim­pie­za) de for­ma cons­cien­te.

¿Qué sig­ni­fi­ca ele­gir la lim­pie­za? Sig­ni­fi­ca que cuan­do apa­re­ce un pro­ble­ma, tu in­te­lec­to es­tá dis­pues­to a asu­mir el cien por cien de la res­pon­sa­bi­li­dad de las me­mo­rias que han oca­sio­na­do el pro­ble­ma y es­tá dis­pues­to a que sean bo­rra­das. Pue­des usar cual­quie­ra de las he­rra­mien­tas del Ho’opo­no­pono pa­ra ha­cer es­to. Tam­bién pue­des re­ci­bir tus pro­pias he­rra­mien­tas a tra­vés de la ins­pi­ra­ción. Lim­piar es pe­dir­le a la Di­vi­ni­dad que co­rri­ja erro­res del pa­sa­do. Es una ma­ne­ra de dar­le per­mi­so a la Di­vi­ni­dad pa­ra bo­rrar lo que no fun­cio­na y es­ta­mos lis­tos pa­ra sol­tar. ¡Dios es­tá es­pe­ran­do que le des per­mi­so pa­ra ac­tuar!

¿Por qué no po­de­mos sol­tar to­das las me­mo­rias de una so­la vez? Bueno, no es tan sen­ci­llo. Es im­por­tan­te que nos de­mos cuen­ta de que nues­tro cuer­po tam­bién es­tá for­ma­do por me­mo­rias y si Dios nos las qui­ta­ra to­das de gol­pe, nues­tros cuer­pos no lo so­por­ta­rían. El doc­tor Iha­lea­ka­lá di­ce que si es­to su­ce­die­ra, nues­tros cuer­pos pa­re­ce­rían uvas pa­sas.

Cuan­do el in­te­lec­to eli­ge asu­mir el cien por cien de la res­pon­sa­bi­li­dad y sol­tar, es­to es como una or­den di­ri­gi­da a la men­te sub­cons­cien­te (el ni­ño in­te­rior que hay en ti, o unihi­pi­li, como se lo lla­ma en ha­waiano). Es­te ni­ño in­te­rior es el que al­ma­ce­na to­das las me­mo­rias y rea­li­za la co­ne­xión con tu men­te su­pra­cons­cien­te (la par­te en ti que es per­fec­ta y sa­be lo que es­tás lis­to pa­ra sol­tar; au­ma­kua, en ha­waiano). El su­pra­cons­cien­te o au­ma­kua re­fi­na la pe­ti­ción que he­mos he­cho y la pre­sen­ta di­rec­ta­men­te al Crea­dor.

In­me­dia­ta­men­te des­pués, el ma­na (como lo lla­man los ha­waia­nos) o ener­gía di­vi­na co­mien­za a fluir y te lim­pia es­pi­ri­tual, men­tal y emo­cio­nal­men­te y, por úl­ti­mo, fí­si­ca­men­te. La res­pues­ta es au­to­má­ti­ca. Y lo me­jor es que el ma­na o ener­gía di­vi­na baja tam­bién pa­ra tu fa­mi­lia, pa­rien­tes y an­ces­tros.

Ten en cuen­ta una co­sa: el in­te­lec­to no pue­de co­mu­ni­car­se di­rec­ta­men­te con Dios. La pe­ti­ción se ori­gi­na en la ma­dre (cons­cien­te/in­te­lec­to), baja al sub­cons­cien­te (el ni­ño), lue­go sube al pa­dre (su­pra­cons­cien­te) y fi­nal­men­te as­cien­de a la Di­vi­ni­dad. El in­te­lec­to no sa­be acer­ca de Dios, nun­ca ha vis­to a Dios.

Lim­piar es una for­ma de orar, una for­ma de pe­dir, una for­ma de dar per­mi­so a Dios pa­ra que nos trai­ga lo co­rrec­to y per­fec­to. No im­por­ta có­mo lo ha­gas; in­clu­so si pien­sas que es­tás ha­blan­do di­rec­ta­men­te con Dios, es­tás siem­pre pa­san­do a tra­vés del ni­ño in­te­rior. Tu ni­ño in­te­rior es el que es­tá ha­cien­do la co­ne­xión, así que pue­des pe­dir­le que suel­te y dé per­mi­so a Dios.

Así es bá­si­ca­men­te como fun­cio­na. Pe­ro tú no tie­nes que en­ten­der el pro­ce­so, ni sa­ber de dón­de ven­drá la ben­di­ción o la so­lu­ción. Úni­ca­men­te tie­nes que co­men­zar la lim­pie­za. ¡So­lo haz­lo! Ca­da vez que lim­pias, al­go su­ce­de aun­que tú no lo veas o lo sien­tas. ¡Con­fía! So­lo in­ten­ta te­ner pa­cien­cia. Con­viér­te­te en un ob­ser­va­dor de tu pro­pia vida. Tú no eres tus pro­ble­mas; es­tás más allá de ellos. De­bes per­ma­ne­cer abier­to. Eli­ge ser fe­liz como un ni­ño y te sor­pren­de­rás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.