Un lu­gar pa­ra es­tu­diar

Mia - - MINIMOLDE - Fuen­te: Alba - www.alba.com.ar

Co­mien­zan las cla­ses y con ellas las exi­gen­cias de las ta­reas es­co­la­res. Los pa­dres po­de­mos co­la­bo­rar, ge­ne­ran­do en nues­tro ho­gar es­pa­cios que con­tri­bu­yan a la con­cen­tra­ción y, de es­te mo­do, ayu­dar a nues­tros hi­jos a dis­fru­tar más del pla­cer de es­tu­diar. A los ni­ños les gus­ta ju­gar. Y es muy co­mún que si no cuen­tan con es­pa­cios des­ti­na­dos a cum­plir con sus ta­reas se vean ten­ta­dos a en­tre­te­ner­se rá­pi­da­men­te con cual­quier otra ac­ti­vi­dad. Di­se­ñar un es­pa­cio pa­ra que pue­dan en­fo­car­se con fa­ci­li­dad es una ma­ne­ra su­til de de­mos­trar­les que nos im­por­ta que cum­plan con sus queha­ce­res.

Y los co­lo­res pue­den ju­gar un rol muy im­por­tan­te a la ho­ra de des­per­tar la con­cen­tra­ción y la crea­ti­vi­dad. Mu­chas ve­ces nos en­con­tra­mos con que el dor­mi­to­rio tie­ne di­men­sio­nes pe­que­ñas, pe­ro es­to no es im­pe­di­men­to pa­ra acon­di­cio­nar­lo como un lu­gar ín­ti­mo, lu­mi­no­so y lleno de en­can­to. Los de­ta­lles son los gran­des pro­ta­go­nis­tas a la ho­ra de con­se­guir una at­mós­fe­ra so­se­ga­da. Los ma­ti­ces fríos, azu­les y la­van­das, y neu­tros, son idea­les pa­ra los es­pa­cios en los que se bus­que ge­ne­rar con­cen­tra­ción; siem­pre se pue­de aña­dir un ac­ce­so­rio de co­lor de acen­to, pa­ra per­so­na­li­zar el cuar­to. Con­tra un fon­do de cre­ma cá­li­do, des­te­llos de co­lor bri­llan­te agre­gan ener­gía ar­tís­ti­ca. El ama­ri­llo li­món y el verde man­za­na crean una sen­sa­ción lú­di­ca, al tiem­po que el fon­do re­la­jan­te de neu­tros do­ra­dos co­nec­ta el res­to del es­pa­cio. Pe­ro tam­bién se di­ce que el verde me­jo­ra la con­cen­tra­ción. El es­tre­cho víncu­lo en­tre los ver­des pá­li­dos sua­ves y la na­tu­ra­le­za ha­ce que el co­lor, mu­chas ve­ces, sea per­ci­bi­do como un tono re­la­jan­te que ayu­da a ba­jar el es­trés y evi­ta los sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos. Por eso los tea­tros y es­tu­dios de te­le­vi­sión tie­nen un “cuar­to verde”, un lu­gar don­de los ar­tis­tas se pue­den re­ti­rar pa­ra re­la­jar­se an­tes de su apa­ri­ción. Los ama­ri­llos, en to­das sus ga­mas, es­ti­mu­lan la crea­ti­vi­dad y a la vez son gran­des alia­dos pa­ra ilu­mi­nar cuar­tos pe­que­ños. To­nos so­lea­dos de li­ma, vai­ni­lla y men­ta apor­tan ca­li­dez a un dor­mi­to­rio frío y crean una at­mós­fe­ra des­preo­cu­pa­da y re­la­ja­da. Un re­cur­so di­ver­ti­do y ori­gi­nal es de­co­rar una pa­red con pin­tu­ra es­pe­cial de pi­za­rrón. El es­tu­dio pue­de ser una ac­ti­vi­dad lú­di­ca si le otor­ga­mos he­rra­mien­tas que per­mi­tan in­ter­ac­tuar con la ta­rea. El co­lor tie­ne un po­der trans­for­ma­dor en la vida de las per­so­nas, lo im­por­tan­te es sa­ber ele­gir los to­nos apro­pia­dos pa­ra ha­cer de un rincón de nues­tro ho­gar el lu­gar que an­he­la­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.