NU­TRI­CIÓN.

Hay que eli­mi­nar los ki­los que de­jó el ve­rano y pre­pa­rar­se pa­ra en­fren­tar el in­vierno bien li­via­nas. Acá te­nés to­da la in­for­ma­ción pa­ra apro­ve­char el in­flu­jo lu­nar y adel­ga­zar fá­cil y sa­na­men­te

Mia - - SUMARIO - Por Maia Fe­rran­do

Die­ta de la Lu­na: ta­blas pa­ra el oto­ño

La Die­ta de la Lu­na es un plan sen­ci­llo y na­tu­ral que se pue­de res­pe­tar con co­mo­di­dad, ar­man­do vian­das o yen­do a co­mer a res­tau­ran­tes. Ga­ran­ti­za un des­cen­so se­gu­ro, sano, equi­li­bra­do y sin de­ma­sia­do sa­cri­fi­cio.

Se ba­sa en in­ges­tas mí­ni­mas de ali­men­tos en los días in­di­ca­dos. Du­ran­te el res­to de la se­ma­na, hay que res­pe­tar el or­den de los gru­pos de co­mi­das. Por eso, en es­ta die­ta no hay prohi­bi­dos.

La cro­no­bio­lo­gía

El nom­bre cien­tí­fi­co de la Die­ta de la Lu­na es Cro­no­bio­lo­gía Te­ra­péu­ti­ca Des­in­to­xi­can­te. La cro­no­bio­lo­gía in-

ves­ti­ga la re­la­ción que exis­te en­tre el tiem­po y los rit­mos bio­ló­gi­cos de las plan­tas, los ani­ma­les y los se­res hu­ma­nos.

Se apli­ca como mé­to­do des­in­to­xi­can­te pa­ra lle­gar al pe­so ideal, uti­li­zan­do ta­blas que per­mi­ten sa­ber cuá­les son las fe­chas más in­di­ca­das pa­ra rea­li­zar una de­pu­ra­ción del or­ga­nis­mo.

Cuan­do se con­su­men pre­fe­ren­te­men­te lí­qui­dos y ve­ge­ta­les du­ran­te 24 ho­ras, to­dos los sis­te­mas del or­ga­nis­mo des­can­san, se to­ni­fi­can y se ace­le­ra la eli­mi­na­ción de de­se­chos tó­xi­cos. La in­fluen­cia de la fuer­za ener­gé­ti­ca de la Lu­na, que ha si­do es­tu­dia­da y uti­li­za­da du­ran­te mi­le­nios, con­tri­bu­ye a que to­dos es­tos pro­ce­sos sean lle­va­dos a su gra­do óp­ti­mo.

Có­mo se ha­ce

Pa­so de la lu­na

La Ta­bla de Ali­men­tos es pro­duc­to de la investigación en Cro­no­bio­lo­gía Nu­tri­cio­nal. En ella se es­ta­ble­cen cuá­les son los mo­men­tos pa­ra co­mer de­ter­mi­na­dos ali­men­tos sin en­gor­dar.

La sin­cro­ni­ci­dad en­tre los rit­mos la na­tu­ra­le­za y los vi­ta­les del or­ga­nis­mo ha­cen que fun­cio­ne me­jo­ran­do su me­ta­bo­lis­mo.

El doc­tor Carlos Pe­rot­ti, crea­dor de la Die­ta de la Lu­na, y su co­le­ga Ar­nold Lie­ber, de la Uni­ver­si­dad de Mia­mi des­cu­brie­ron la re­la­ción que exis­te en­tre la Lu­na y cier­tos ti­pos de ali­men­tos.

Te­nien­do en cuen­ta es­tas con­clu­sio­nes, se ela­bo­ró un plan que or­de­na la ca­li­dad de los ali­men­tos que in­te­gran las co­mi­das. Así, se de­be­rá evi­tar el gru­po de ali­men­tos que se in­di­ca en la Ta­bla en el tiem­po que se es­ta­ble­ce: por ejem­plo, has­ta el día X a la ho­ra X no se po­drán con­su­mir ali­men­tos del Gru­po A, o sea, ni fru­tas ni pro­teí­nas.

Las Fa­ses lu­na­res

La Die­ta de la Lu­na exi­ge se­mi­ayu­nos en las fe­chas in­di­ca­das en es­ta ta­bla. Ca­da fe­cha co­rres­pon­de a un cam­bio de lu­na, pe­ro pa­ra de­fi­nir­las se to­man me­di­cio­nes as­tro­nó­mi­cas exac­tas.

El se­mi­ayuno es un con­su­mo mí­ni­mo de ali­men­tos. Por ejem­plo, se pue­de ele­gir una de las si­guien­tes es­tas op­cio­nes en re­em­pla­zo de las cua­tro co­mi­das ha­bi­tua­les de un día: Dos man­za­nas Dos pla­tos de en­sa­la­da de za­naho­ria con­di­men­ta­da con ju­go de li­món Dos yo­gu­res diet sin fru­tas ni co­pos Cua­tro por­cio­nes de ge­la­ti­na diet

Los pla­nes es­tán pen­sa­dos pa­ra per­so­nas sa­nas. No pue­den usar­los quie­nes es­tán en tra­ta­mien­to mé­di­co, sal­vo con la au­to­ri­za­ción del pro­fe­sio­nal. Tam­po­co se re­co­mien­dan a em­ba­ra­za­das, ado­les­cen­tes y mu­je­res que es­tán ama­man­tan­do.

Se pue­de to­mar lí­qui­do sin lí­mi­te, siem­pre y cuan­do sea die­té­ti­co, sin azú­car ni gra­sas. Se re­co­mien­dan in­fu­sio­nes de hier­bas, agua mi­ne­ral y, en me­nor me­di­da, ju­gos, ga­seo­sas y cal­dos diet (por­que es­tos con­tie­nen sus­tan­cias ar­ti­fi­cia­les). Si en la Ta­bla se in­di­ca me­rien­da y ce­na, esas co­mi­das de­be­rán ser re­em­pla­za­das por una man­za­na y una infusión. En cam­bio, si di­ce que du­ra to­do un día se de­be­rá res­pe­tar el re­em­pla­zo en to­das las co­mi­das.

El re­sul­ta­do ha­bi­tual de es­tos se­mi­ayu­nos es la re­duc­ción del pe­so cor­po­ral. Va­ría se­gún ca­da ca­so, pe­ro se es­ti­ma en­tre uno y dos ki­los por día, en lí­qui­dos y gra­sas. De res­pe­tar­se una con­duc­ta mo­de­ra­da con­su­mien­do ali­men­tos en can­ti­da­des apro­pia­das, se man­ten­drá esa re­duc­ción.

Du­ran­te los se­mi­ayu­nos es im­por­tan­te aten­der a la reac­ción del or­ga­nis­mo pa­ra re­co­no­cer si es me­jor man­te­ner un rit­mo de ac­ti­vi­da­des nor­mal o in­clu­so su­pe­rior a lo ha­bi­tual (lo que a al­gu­nas per­so­nas les re­sul­ta una dis­trac­ción del de­seo de co­mer) o dis­mi­nuir­la pa­ra re­du­cir el es­trés que con­du­ce a los ata­ques de ham­bre.

Es­tas ru­ti­nas de de­pu­ra­ción cor­po­ral son am­plia­men­te uti­li­za­das en el mun­do, so­bre to­do en las me­di­ci­nas hin­dú, ayur­vé­di­ca y china, así como en el na­tu­ris­mo, la ma­cro­bió­ti­ca, en­tre otras.

La ex­pe­rien­cia in­di­ca que no es ne­ce­sa­rio ha­cer ayu­nos to­ta­les, que a ma­yor can­ti­dad de lí­qui­dos in­ge­ri­dos es me­jor el re­sul­ta­do y me­nor la sen­sa­ción de ham­bre.

Aque­llas per­so­nas que tie­nen ha­bi­tual­men­te ten­sión ar­te­rial muy baja pue­den in­cor­po­rar cal­dos con una mo­de­ra­da can­ti­dad de sal, por ejem­plo, mien­tras que las que ex­pe­ri­men­tan ba­jas de azú­car pue­den in­cli­nar­se por las fru­tas en la elec­ción de su co­mi­da per­mi­ti­da pa­ra sen­tir­se más có­mo­das.

Igual­men­te, siem­pre es re­co­men­da­ble con­sul­tar con el mé­di­co de ca­be­ce­ra, quien sa­brá in­di­car si la die­ta es ap­ta o no en su ca­so par­ti­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.