FENG SHUI.

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Dar­le en­tra­da a la

bue­na suer­te

En­tre las mu­chas po­si­bi­li­da­des que brin­da, el Feng Shui es ca­paz de ac­ti­var las opor­tu­ni­da­des que te­ne­mos en la vida des­de nues­tras ca­sas. Si bien siem­pre es ne­ce­sa­ria una con­sul­ta pa­ra aten­der to­do lo que ro­dea a los mo­ra­do­res de una vi­vien­da, al­gu­nas es­tra­te­gias pue­den po­ner­se en mar­cha.

Em­pe­zá por exa­mi­nar el pe­rí­me­tro de tu pro­pie­dad. Si se tra­ta de una ca­sa, cual­quier pa­red que ro­dee el jar­dín y el fren­te ac­túa como una red pa­ra atra­par el Chi (ener­gía). Es esen­cial man­te­ner la pin­tu­ra en buen es­ta­do, re­pa­rar las grie­tas y cu­rar o re­ti­rar las plan­tas que no es­tán sa­lu­da­bles. Si es un de­par­ta­men­to, cen­trá la aten­ción en el bal­cón: es acon­se­ja­ble co­lo­car flo­res ro­jas, ama­ri­llas y na­ran­jas pa­ra ac­ti­var el Chi.

Las ener­gías ex­te­rio­res pue­den ser una ame­na­za pa­ra el pro­pio cre­ci­mien­to. Pa­ra des­viar el Chi des­fa­vo­ra­ble que ven­ga del ex­te­rior, se pue­den po­ner plan­tas al­tas como las ca­ñas vi­vas o los fi­cus, que son muy efec­ti­vas. Tam­bién son be­né­fi­cos los es­pe­jos Pa­kua con­ve­xos arri­ba de la puer­ta de en­tra­da o de la ventana del li­ving pa­ra ayu­dar a re­pe­ler las ener­gías no­ci­vas.

Una au­tén­ti­ca for­ma de ac­ti­var el Feng Shui es te­ner una fuen­te de agua. Pa­ra que trai­ga la me­jor de las suer­tes, se de­be iden­ti­fi­car el lu­gar exac­to y es­te se lo­gra apli­can­do la astrología china con las lla­ma­das es­tre­llas vo­lan­tes que cam­bian anual­men­te. Como el agua re­pre­sen­ta el di­ne­ro, la fuen­te se de­be man­te­ner siem­pre lim­pia y no de­be sal­pi­car ya que es­to re­pre­sen­ta­ría pér­di­das. Tam­bién se pue­de co­lo­car una her­mo­sa pin­tu­ra de agua en el no­res­te del li­ving pa­ra acre­cen­tar la en­tra­da de di­ne­ro o en el sur pa­ra te­ner bue­na suer­te en la vida la­bo­ral. Si la pin­tu­ra mues­tra un bar­co na­ve­gan­do en primer plano, sim­bo­li­za­rá el avan­zar en la vida.

Cuan­to más cir­cu­la el Chi, más po­si­bi­li­da­des abre de pros­pe­ri­dad. La puer­ta prin­ci­pal re­pre­sen­ta el pre­sen­te y el sa­lir al mun­do. Cuan­do tie­ne al­gún pro­ble­ma, es po­si­ble que cues­te re­co­no­cer las opor­tu­ni­da­des. De­be­mos man­te­ner la puer­ta siem­pre en buen es­ta­do, pin­ta­da o el lus­tre re­no­va­do, ve­ri­fi­car que la ma­ni­ja y la ce­rra­du­ra fun­cio­nen co­rrec­ta­men­te. In­clu­so, hay que pres­tar aten­ción al es­ta­do del tim­bre, que re­pre­sen­ta la for­ma en la que lle­gan los con­tac­tos so­cia­les. Una en­tra­da ilu­mi­na­da trae bue­na suer­te y cuan­to más gran­de sea la puer­ta, más po­si­bi­li­da­des ha­brá de que in­gre­se la ri­que­za.

Si uno o al­gu­nos de los mo­ra­do­res de la ca­sa tie­ne pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma y sien­te que no es re­co­no­ci­do en sus ta­reas, se­rá acon­se­ja­ble co­lo­car un cua­dro con caballos en el hall de en­tra­da. Es una ima­gen que sim­bo­li­za el po­der y ayu­da a ele­var el me­re­ci­mien­to. De­be­mos iden­ti­fi­car las fu­gas de for­tu­na den­tro de la ca­sa. La puer­ta de en­tra­da ali­nea­da a una ventana, trae pér­di­das. Pa­ra co­rre­gir­lo, se pue­den co­lo­car cris­ta­les fa­ce­ta­dos o ca­rri­llo­nes de 5 va­ri­llas hue­cas pa­ra dis­per­sar la ener­gía por la ventana. Es esen­cial re­pa­rar cual­quier pér­di­da de agua o hu­me­dad en las pa­re­des por­que ge­ne­ran mu­cha ener­gía yin y trae des­equi­li­brios en las fi­nan­zas. Los desagües que se ta­pan reite­ra­da­men­te, in­di­can un Chi es­tan­ca­do, sim­bo­li­za que en al­gún área exis­ten tra­bas pa­ra el fluir co­rrec­to del di­ne­ro.

En el jar­dín, co­lo­cá un naranjo que, al te­ner el co­lor del oro y ser un ali­men­to, sim­bo­li­za la ma­yor for­tu­na cuan­do se en­cuen­tra car­ga­do de fru­tas. Lo ideal es te­ner­los en el no­res­te del jar­dín. A mu­chas per­so­nas les agra­dan los arre­glos con flo­res se­cas, pe­ro la reali­dad es que re­pre­sen­tan flo­res muer­tas o sin vi­ta­li­dad y traen fal­ta de cre­ci­mien­to. Es pre­fe­ri­ble re­em­pla­zar­las por flo­res de se­da o fres­cas. En el es­te del li­ving, son bien­ve­ni­das y po­ten­cian la sa­lud men­tal, emo­cio­nal y fí­si­ca, tan im­por­tan­te a la ho­ra de ser pro­duc­ti­vos.

Las pa­re­des des­cui­da­das blo­quean el flu­jo del Chi (ener­gía). Las pér­di­das de agua que pro­pi­cian fu­gas de di­ne­ro. Hay plan­tas, flo­res e imá­ge­nes que re­vier­ten la si­tua­ción y ge­ne­ral abun­dan­cia.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro Cam­bie su vida con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.