El po­der del ma­sa­je ayur­ve­da

Mia - - BIENESTAR - *Es­pe­cia­lis­ta Ayur­ve­da del de­par­ta­men­to Men­te - Cuer­po de Ha­li­tus Ins­ti­tu­to Mé­di­co

En me­di­ci­na, di­ver­sos es­tu­dios han de­mos­tra­do el víncu­lo ín­ti­mo en­tre el cuer­po y la men­te. Ha­ce años se sa­be que exis­ten emo­cio­nes que po­nen en mo­vi­mien­to sus­tan­cias quí­mi­cas des­en­ca­de­nan­tes de reac­cio­nes or­gá­ni­cas. En es­te sen­ti­do, el víncu­lo que se es­ta­ble­ce en­tre am­bos po­see una in­fluen­cia di­rec­ta so­bre la sa­lud.

Sín­to­mas fí­si­cos, como la ten­sión mus­cu­lar, con­trac­tu­ras, do­lo­res de ca­be­za o fa­ti­ga cons­tan­tes, in­di­can a me­nu­do qué su­ce­de en nues­tra men­te. Los múscu­los se con­traen y se ten­san como res­pues­ta al enojo y la an­sie­dad, a los mie­dos, las an­gus­tias (y otras tan­tas emo­cio­nes) y lo­gran aflo­jar­se cuan­do acep­ta­mos lo que es­tá su­ce­dien­do, de­jan­do que la vida flu­ya sin tan­ta re­sis­ten­cia. El cuer­po fí­si­co en­cie­rra to­da una vida de ex­pe­rien­cias y emo­cio­nes.

La bioe­ner­gé­ti­ca es una te­ra­pia ba­sa­da en la me­di­ci­na ayur­ve­da que tra­ba­ja con la ener­gía de la bio­lo­gía hu­ma­na y tie­ne como prin­ci­pal ob­je­ti­vo tra­tar no só­lo los sín­to­mas del cuer­po sino la raíz que pro­vo­ca to­da en­fer­me­dad, do­lor o afec­ción, ya sea fí­si­ca, emo­cio­nal o men­tal. ¿Có­mo lo con­si­gue? La ten­sión y las to­xi­nas acu­mu­la­das blo­quean las fun­cio­nes óp­ti­mas del or­ga­nis­mo. Cuan­do la ener­gía es­tá es­tan­ca­da, se em­pie­za a de­bi­li­tar, ba­jan los an­ti­cuer­pos y lle­ga to­do ti­po de en­fer­me­da­des y afec­cio­nes. So­mos un ca­blea­do de ener­gía, por eso, cuan­do hay do­lor o ten­sión es por­que no flu­ye la ener­gía ni la san­gre, con la im­pli­can­cia que eso aca-

rrea: ma­les­tar fí­si­co, do­lor, mo­les­tia.

¿Por qué ma­sa­jes?

Los ma­sa­jes ener­gé­ti­cos orien­ta­les tie­nen un pa­pel muy im­por­tan­te en el cui­da­do y pre­ven­ción de la sa­lud, pues di­rec­cio­nan y eli­mi­nan las to­xi­nas del or­ga­nis­mo, dan fuer­za al cuer­po, elas­ti­ci­dad a la piel, me­jo­ran el me­ta­bo­lis­mo y el sue­ño, ade­más: re­ju­ve­ne­cen, dis­mi­nu­yen el es­trés y tran­qui­li­zan.

Al to­car la piel, las ma­nos tra­ba­jan so­bre las ter­mi­na­les ner­vio­sas, lo que pro­du­ce una re­la­ja­ción im­por­tan­te y mo­vi­li­zan “la far­ma­cia in­ter­na” que po­see­mos. No só­lo se es­ti­mu­lan múscu­los, te­ji­dos, sis­te­mas, hue­sos y ten­do­nes, sino que mue­ven las ener­gías más su­ti­les del cuer­po, don­de co­mien­za to­da en­fer­me­dad. La ener­gía se trans­mi­te des­de el que da el ma­sa­je ha­cia el que lo re­ci­be.

El res­ta­ble­ci­mien­to de la cir­cu­la­ción san­guí­nea be­ne­fi­cia a ór­ga­nos y sis­te­mas, ha­cien­do que flu­yan nu­trien­tes y oxí­geno a to­das las cé­lu­las y te­ji­dos:

Au­men­ta la me­jor ab­sor­ción de nu­trien­tes y for­ta­le­ce los com­po­nen­tes vi­ta­les del cuer­po.

Ayu­da a la san­gre a re­ti­rar los de­se­chos de com­bus­tión, to­xi­nas y gra­sas no­ci­vas acu­mu­la­das.

For­ta­le­ce al sis­te­ma in­mu­ne y ayu­da a crear más leu­co­ci­tos (gló­bu­los blan­cos).

Ayu­da al ce­re­bro y sis­te­ma ner­vio­so a res­ta­ble­cer su fun­cio­na­mien­to sa­lu­da­ble.

Res­ta­ble­ce el equi­li­brio fí­si­co-men­ta­le­mo­cio­nal en el in­di­vi­duo.

Li­be­ra an­sie­dad, es­trés y au­men­ta la au­to­es­ti­ma.

Más be­ne­fi­cios

Con­tra el es­trés: el es­trés es un pro­ce­so na­tu­ral que res­pon­de a nues­tra ne­ce­si­dad de adap­tar­nos al en­torno pe­ro si es muy in­ten­so o se pro­lon­ga en el tiem­po, re­sul­ta per­ju­di­cial. El cuer­po se pre­pa­ra pa­ra el ata­que o hui­da al res­pon­der a las exi­gen­cias y, en es­te me­ca­nis­mo, se ge­ne­ra más cor­ti­sol que es la sus­tan­cia que, en ex­ce­so, ter­mi­na vul­ne­ran­do nues­tra sa­lud.

Mu­chas ve­ces, en una se­sión de es­te ti­po de ma­sa­jes, se eli­mi­nan los blo­queos ener­gé­ti­cos y el pa­cien­te ex­pe­ri­men­ta cam­bios emo­cio­na­les y prin­ci­pal­men­te mu­cho ali­vio.

A fa­vor de la fer­ti­li­dad: To­do es­te con­jun­to de prác­ti­cas for­ta­le­ce la sa­lud de los ór­ga­nos re­pro­duc­to­res, la cir­cu­la­ción de la san­gre, la pro­duc­ción hor­mo­nal y el equi­li­brio del sis­te­ma ner­vio­so. Así con­tri­bu­ye con los cuer­pos de la pa­re­ja pa­ra que es­tén ap­tos pa­ra ge­ne­rar los me­jo­res óvu­los y es­per­mas. Es una te­ra­pia com­ple­men­ta­ria que fa­vo­re­ce e im­pul­sa a los tra­ta­mien­tos mé­di­cos con­ven­cio­na­les.

Uti­li­zar es­tas he­rra­mien­tas como for­ma pa­ra me­jo­rar fí­si­ca, emo­cio­nal y psi­co­ló­gi­ca­men­te im­pli­ca que se mo­vi­li­cen re­cur­sos que pro­du­ce el pro­pio cuer­po y así ge­ne­rar dro­gas en­dó­ge­nas que im­pul­san a vi­vir en un es­ta­do de ple­ni­tud.

To­dos sa­be­mos que na­da es más pla­cen­te­ro que un ma­sa­je, pe­ro las téc­ni­cas orien­ta­les su­man sa­lud, ba­jan el es­trés y has­ta me­jo­ran las fun­cio­nes or­gá­ni­cas pa­ra con­ce­bir

Por An­na Ma­ría Frías*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.