En­viá tus pre­gun­tas so­bre sa­lud

Mia - - SUMARIO -

Eu­ge­nia, de San­ta Rosa, La Pam­pa Me diag­nos­ti­ca­ron EPOC: ¿qué de­bo ha­cer pa­ra me­jo­rar? Mu­chas gra­cias.

Es­ti­ma­da Eu­ge­nia:

Pri­me­ro que na­da, el peor enemi­go es el ta­ba­quis­mo in­di­rec­to o pa­si­vo. Evi­tar el hu­mo es la me­jor ma­ne­ra de fre­nar el da­ño a los pul­mo­nes. Pre­gún­te­le al mé­di­co so­bre los pro­gra­mas y otras op­cio­nes pa­ra de­jar de fu­mar, ta­les como la te­ra­pia de re­em­pla­zo de ni­co­ti­na. To­me sus me­di­ca­men­tos como se lo in­di­quen, en es­pe­cial los bron­co­di­la­ta­do­res. Tam­bién, con­sul­te con el mé­di­co so­bre la reha­bi­li­ta­ción pul­mo­nar. Es­te pro­gra­ma in­clu­ye con­se­jos so­bre la nu­tri­ción, la res­pi­ra­ción y el ejer­ci­cio. Es im­por­tan­te la con­sul­ta con su mé­di­co 1 a 2 ve­ces al año o se­gún lo in­di­ca­do pa­ra que le reali­cen che­queos. Evi­te los res­fria­dos y la gri­pe.en es­pe­cial por las lla­ma­das reagu­di­za­cio­nes .Lá­ve­se las ma­nos con fre­cuen­cia y lle­ve lim­pia­dor de ma­nos en la car­te­ra pa­ra cuan­do no pue­da la­vár­se­las. Re­ci­ba to­das las va­cu­nas re­co­men­da­das, in­clu­so la an­ti­gri­pal to­dos los años. Evi­te el ai­re muy frío. Man­ten­ga los con­ta­mi­nan­tes del ai­re, como el hu­mo de una chi­me­nea y el pol­vo, fue­ra de su ca­sa.

Per­ma­nez­ca lo más ac­ti­va po­si­ble. Prue­be con ca­mi­na­tas y en­tre­na­mien­to sua­ve con pe­sas. Ha­ble con el es­pe­cia­lis­ta so­bre for­mas de ha­cer ejer­ci­cio. To­me des­can­sos du­ran­te to­do el día, so­bre to­do en­tre ca­da ac­ti­vi­dad pa­ra aho­rrar ener­gía y dar­le tiem­po a sus pul­mo­nes pa­ra que se re­cu­pe­ren. Con­su­ma una die­ta ri­ca en ver­du­ras, pes­ca­dos, fru­tas y pro­teí­nas ma­gras, en va­rias co­mi­das pe­que­ñas al día. No be­ba lí­qui­dos con las co­mi­das. De esa ma­ne­ra no se sen­ti­rá muy lleno.

Des­pués de se­guir su plan de ac­ción pa­ra la EPOC, o sea su tra­ta­mien­to ha­bi­tual, us­ted de­be lla­mar al mé­di­co en cual­quie­ra de es­tos ca­sos:

*Si su res­pi­ra­ción es di­fí­cil, más rá­pi­da que an­tes o es su­per­fi­cial y no pue­de rea­li­zar una res­pi­ra­ción pro­fun­da.

*Si ne­ce­si­ta in­cli­nar­se ha­cia ade­lan­te al sen­tar­se pa­ra res­pi­rar fá­cil­men­te.

*Si es­tá uti­li­zan­do los múscu­los al­re­de­dor de las cos­ti­llas pa­ra ayu­dar­se a res­pi­rar. *Si es­tá te­nien­do do­lo­res de ca­be­za con más fre­cuen­cia. *Si se sien­te so­ño­lien­ta o con­fu­sa. *Si tie­ne fie­bre, es­tá ex­pec­to­ran­do con un co­lor di­fe­ren­te (in­clu­so si es ne­gro)

*Si las ye­mas de los de­dos, los la­bios o la piel al­re­de­dor de las uñas es­tán mo­ra­dos. *Si tie­ne do­lor o mo­les­tia en el pe­cho. Es­pe­ra­mos su pron­ta me­jo­ría.

Inés, de San Fer­nan­do

Su­fro de ar­tro­sis, por eso les agra­de­ce­ría que me den al­gu­na in­for­ma­ción so­bre es­ta en­fer­me­dad y su tra­ta­mien­to.

Es­ti­ma­da Inés: La ar­tro­sis es el pro­ce­so de­ge­ne­ra­ti­vo de las ar­ti­cu­la­cio­nes que pro­du­ce des­gas­te del car­tí­la­go. Pue­de pro­du­cir in­ca­pa­ci­dad fun­cio­nal, aun­que es di­fí­cil que pro­vo­que un gra­do de in­va­li­dez que im­pi­da desem­pe­ñar las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas. La ero­sión del car­tí­la­go ar­ti­cu­lar, pro­vo­ca la al­te­ra­ción del car­tí­la­go ar­ti­cu­lar del hue­so opues­to de la pro­pia ar­ti­cu­la­ción que, a su vez, co­mien­za a su­frir el mis­mo pro­ce­so. Así, lle­ga un mo­men­to en que los car­tí­la­gos pue­den lle­gar a des­apa­re­cer y se pro­du­ce el do­lor. Aún sin lle­gar a es­ta si­tua­ción, y a me­di­da que des­apa­re­ce el car­tí­la­go, el hue­so reac­cio­na y cre­ce por los la­dos (os­teo­fi­tos), pro­du­cien­do la de­for­ma­ción de la ar­ti­cu­la­ción. La cau­sa es la anor­ma­li­dad de las cé­lu­las que sin­te­ti­zan los com­po­nen­tes del car­tí­la­go, como co­lá­geno y pro­teo­gli­ca­nos (sus­tan­cias que dan elas­ti­ci­dad al car­tí­la­go). Otras cau­sas son la in­fluen­cia ge­né­ti­ca, el so­bre­pe­so, tan­to fi­sio­ló­gi­co (obe­si­dad) como el oca­sio­na­do por desem­pe­ñar pro­fe­sio­nes que exi­jan rea­li­zar es­fuer­zos fí­si­cos muy in­ten­sos. O sea, to­da car­ga en ex­ce­so so­bre el es­que­le­to.

Exis­ten me­di­ca­men­tos, an­ti­in­fla­ma­to­rios y anal­gé­si­cos, que pue­den ayu­dar a ali­viar los sín­to­mas pro­du­ci­dos por la ar­tro­sis: tan­to el do­lor como la ri­gi­dez de la ar­ti­cu­la­ción. Es­tos fár­ma­cos tie­nen el in­con­ve­nien­te de que pue­den pro­du­cir pro­ble­mas gás­tri­cos (como las úl­ce­ras). Por otra par­te, el sul­fa­to de glu­co­sa­mi­na pue­de ayu­dar a ra­len­ti­zar la pro­gre­sión de la en­fer­me­dad. La reha­bi­li­ta­ción de la ar­ti­cu­la­ción da­ña­da es otro pro­ce­di­mien­to ha­bi­tual en el tra­ta­mien­to de la ar­tro­sis, me­dian­te la fi­sio­te­ra­pia y tra­ta­mien­to con ca­lor lo­cal, pa­ra ali­viar la ri­gi­dez.

La ci­ru­gía tam­bién re­suel­ve los ca­sos en que las ar­ti­cu­la­cio­nes de car­ga (ca­de­ra) es­tén muy da­ña­das de­bi­do a un es­ta­do muy avan­za­do de la en­fer­me­dad. Sin em­bar­go, como to­das las in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas, és­tas tam­po­co es­tán exen­tas de ries­go.

Es­pe­ra­mos su pron­ta me­jo­ría.

Dr. Pablo Cruz, mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en me­ta­bo­lis­mo y dia­be­tes (MN

109.937) CIM | Cen­tro de Con­sul­to­rios In­te­gra­les de Me­ta­bo­lis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.