So­lu­cio­nes pa­ra las co­ci­nas in­te­gra­das

Mia - - SUMARIO - Por Si­mo­ne An­drea Mayer (dpa)

Des­de ha­ce tiem­po, co­ci­na-co­me­dor-li­ving se han con­ver­ti­do en un úni­co am­bien­te. Pe­ro aho­ra, em­pe­za­ron a sur­gir los pro­ble­mas: la te­vé no se es­cu­cha por el rui­do del ex­trac­tor y no se en­cuen­tran es­pa­cios de in­ti­mi­dad. Los que dan res­pues­ta son los fa­bri­can­tes de elec­tro­do­més­ti­cos y mue­bles

El di­se­ño de in­te­rio­res tien­de ca­da vez a di­bu­jar las co­ci­nas sin pa­re­des di­vi­so­rias que las se­pa­ren del co­me­dor y li­ving. En la ma­yo­ría de los ca­sos, res­pon­de a una ne­ce­si­dad de la gen­te de com­par­tir esos es­pa­cios de reunión que, por ejem­plo, en la dé­ca­da del '60, era im­pen­sa­bles por­que el te­le­vi­sor se veía en el li­ving, sin aro­mas de co­mi­da. Sin em­bar­go, aun fren­te a es­ta ten­den­cia ac­tual, mu­chas ve­ces ocu­rre que los ha­bi­tan­tes cons­ta­tan, des­pués de cier­to tiem­po, que es­ta sen­sa­ción de vi­vir en una vi­vien­da más es­pa­cio­sa tie­ne tam­bién des­ven­ta­jas: hay más rui­do y a ve­ces fal­ta cier­ta pri­va­ci­dad.

No fue­ron los ar­qui­tec­tos ni de­co­ra­do­res los que sa­lie­ron a dar res­pues­ta. Los fa­bri­can­tes de apa­ra­tos y los di­se­ña­do­res de mue­bles se han da­do cuen­ta de es­te pro­ble­ma y ofre­cie­ron sus so­lu­cio­nes:

De­ma­sia­do rui­do: el la­va­va­ji­llas y el la­va­rro­pa en la co­ci­na ha­cen per­cu­sión no desea­da. El ex­trac­tor ta­pa el so­ni­do de la te­vé. Es­to se ter­mi­na­ría si se pu­die­ra ce­rrar la puer­ta pe­ro ¿qué ha­cer cuan­do no hay pa­re­des que se­pa­ran la co­ci­na del res­to de la vi­vien­da? Por eso, son ca­da vez más los fa­bri­can­tes que lan­zan al mer­ca­do apa­ra­tos muy si­len­cio­sos como al­gu­nos ac­tua­les la­va­va­ji­llas que so­lo emi­ten un rui­do de 38 de­ci­be­les. Pe­ro, ade­más, tam­bién se ne­ce­si­tan lca­jo­nes que cie­rren sin rui­do y puer­tas de ar­ma­rios que no se gol­peen. Pa­ra es­to, son muy re­co­men­da­bles las bi­sa­gras con me­ca­nis­mo de cie­rre re­tar­da­do, que fre­nan el gol­pe y ha­cen que las puer­tas y los ca­jo­nes re­gre­sen len­ta­men­te a su po­si­ción ce­rra­da.

Cam­bio de sta­tus: du­ran­te mu­cho tiem­po, la co­ci­na fue con­si­de­ra­da como un es­pa­cio de tra­ba­jo, don­de se usa­ban mu­chos ma­te­ria­les fríos de as­pec­to es­té­ril. Sin em­bar­go, aho­ra es ne­ce­sa­rio que la co­ci­na sea per­ci­bi­da como par­te del co­me­dor y del sa­lón. Es­to im­pli­ca

que los mue­bles y los apa­ra­tos tam­bién de­ben in­te­grar­se óp­ti­ca­men­te en el am­bien­te aco­ge­dor. Por es­ta ra­zón, los fa­bri­can­tes de elec­tro­do­més­ti­cos que úl­ti­ma­men­te se han lan­za­do al mer­ca­do in­ten­tan pro­mo­cio­nar sus pro­duc­tos des­ta­can­do la es­ca­sa pre­sen­cia en ellos de ace­ro inoxi­da­ble. Se tra­ta de un cam­bio de ten­den­cia inusual. Sin em­bar­go, las em­pre­sas siem­pre pre­gun­tan a los com­pra­do­res si el uso de de­ter­mi­na­dos ma­te­ria­les y las for­mas de sus apa­ra­tos tie­nen una bue­na acep­ta­ción. Ta­les son­deos en­tre los usua­rios han de­mos­tra­do que los apa­ra­tos elec­tro­do­més­ti­cos con una me­nor pre­sen­cia de ace­ro inoxi­da­ble tie­nen una ma­yor acep­ta­ción en­tre los con­su­mi­do­res, di­ce Ger­hard Nüss­ler, je­fe del equi­po de di­se­ña­do­res de la di­vi­sión de elec­tro­do­més­ti­cos de Sie­mens. Tam­bién lo ve así su co­le­ga Robert Sa­chon, de la em­pre­sa Robert Bosch: en vez de ace­ro inoxi­da­ble, la gen­te pi­de vi­drio ne­gro o blan­co. La ten­den­cia apun­ta a un uso me­nos fre­cuen­te del horno, que es vis­to como una he­rra­mien­ta, ex­pli­ca Sa­chon. En cuan­to a los ar­ma­rios, tam­bién se es­tá ob­ser­van­do un cam­bio: se acer­can óp­ti­ca­men­te ca­da vez más a los mue­bles del sa­lón. Es­tán des­apa­re­cien­do los ti­ra­do­res de los ca­jo­nes y los ar­ma­rios: so­lo ha­ce fal­ta pre­sio­nar las puer­tas pa­ra que se abran. Son ca­da vez más los fa­bri­can­tes de co­ci­nas que com­bi­nan los ar­ma­rios con es­tan­tes abier­tos, pa­re­ci­dos a los que sue­len en­con­trar­se en otras ha­bi­ta­cio­nes de la vi­vien­da, como es­tan­te­rías pa­ra li­bros y ador­nos. Esos es­tan­tes sus­ti­tu­yen a los ar­ma­rios su­pe­rio­res y dan un as­pec­to más aco­ge­dor a la co­ci­na, se­gún ex­pli­ca Jörg Over­lack, del fa­bri­can­te de co­ci­nas SieMatic. En una co­ci­na de al­to di­se­ño mo­derno, las ollas, fuen­tes o pla­tos api­la­dos en el es­tan­te abier­to tam­bién emi­ten el men­sa­je de que aquí al­guien efec­ti­va­men­te se es­tá co­ci­nan­do.

Fal­ta de pri­va­ci­dad: otro pro­ble­ma de las co­ci­nas abier­tas es que sus ha­bi­tan­tes ex­tra­ñan la pri­va­ci­dad que ofre­cen las pa­re­des y las puer­tas. Los di­se­ña­do­res han cons­ta­ta­do que "la gen­te ha qui­ta­do las pa­re­des y de re­pen­te quie­re que vuel­van las pa­re­des di­vi­so­rias", di­ce el in­terio­ris­ta Bernd Eh­ren­gart. Pa­ra él, la so­lu­ción con­sis­te en el uso de ta­bi­ques fle­xi­bles. Esa fun­ción la pue­den cum­plir có­mo­das mó­vi­les y es­tan­te­rías pa­ra li­bros so­bre rue­das que en ca­da mo­men­to se pue­den co­lo­car en el si­tio don­de sean ne­ce­sa­rios. O tam­bién se pue­de re­cu­rrir a de­co­ra­cio­nes que crean una se­pa­ra­ción como ob­je­tos que cuel­gan del te­cho. Se ofre­cen ca­da vez más es­tan­te­rías o apa­ra­do­res como pie­zas so­li­ta­rias que se co­lo­can en el cen­tro de la ha­bi­ta­ción como fo­co de aten­ción. Otra al­ter­na­ti­va son mue­bles con pa­re­des de vi­drio a los cua­tro la­dos, que aun­que crean una di­vi­sión, per­mi­ten mi­rar a tra­vés de ellas y ofre­cen mu­cho es­pa­cio pa­ra de­co­ra­cio­nes, ex­pli­ca Eh­ren­gart.

Una so­lu­ción: ca­jo­nes que co­rren en si­len­cio y mo­bi­lia­rio en for­ma de es­tan­te­rías, como si se tra­ta­ra de un li­ving

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.