Dón­de ha­cer el ba­ño

Mia - - SUMARIO - Por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

La ubi­ca­ción del ba­ño pue­de fa­vo­re­cer o per­ju­di­car al Feng Shui de la ca­sa por­que es el lu­gar don­de rea­li­za­mos nues­tra lim­pie­za y pu­ri­fi­ca­ción fí­si­ca y ener­gé­ti­ca. Sin em­bar­go, es uno de los am­bien­tes de la ca­sa me­nos be­ne­fi­cio­sos pa­ra sus ocu­pan­tes por­que, de­pen­dien­do del lu­gar don­de se en­cuen­tre, po­dría dre­nar ener­gía vi­tal y des­es­ta­bi­li­zar las fi­nan­zas o las re­la­cio­nes. Es por eso que es ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar cu­ras pa­ra so­lu­cio­nar las des­ar­mo­nias que a ve­ces ge­ne­ran los ba­ños.

Con­se­jos

Man­te­ner la puer­ta del ba­ño siem­pre ce­rra­da. Eso evi­ta­rá que la ener­gia yin del ba­ño co­rrom­pa la de otros am­bien­tes como co­me­dor dor­mi­to­rios o ac­ce­sos, crean­do des­equi­li­brios.

Es con­ve­nien­te que la ta­pa del inodo­ro per­ma­nez­ca baja.

Cui­dar que no ha­ya pér­di­das de agua y que las ca­ni­llas fun­cio­nen bien, ya que si exis­ten pér­di­das po­drían ge­ne­rar­se pér­di­das de di­ne­ro.

Aun­que es muy co­mún ver los ba­ños ador­na­dos con flo­res que crean una sen­sa­cion agra­da­ble a la vis­ta, no son re­co­men­da­bles pues ac­ti­van el Chi del lu­gar.

¡Cui­da­do con el cen­tro! Los pla­nos re­ve­lan da­tos fun­da­men­ta­les pa­ra el Feng Shui, como la dis­tri­bu­ción de los ba­ños y las orien­ta­cio­nes car­di­na­les de los am­bien­tes. El cen­tro de la ca­sa re­pre­sen­ta có­mo nos pa­ra­mos en la vida, la sa­lud fí­si­ca men­tal y emo­cio­nal. El ele­men­to que lo ca­rac­te­ri­za Tie­rra, que apor­ta so­li­dez. Pe­ro cuan­do el cen­tro de la ca­sa es­tá ocu­pa­do por los ba­ños (ele­men­to Agua), se pro­du­ce un des­equi­li­brio de las 5 ener­gías en las que se ba­sa el feng shui y en sus ci­clos de cons­truc­ción o des­gas­te. Es­to trae­rá di­fi­cul­ta­des ya que la Tie­rra (el cen­tro de la ca­sa) en­lo­da al Agua (los ba­ños). En­tre otras con­se­cuen­cioa, pue­den dar­se des­ar­mo­nías en la pa­re­ja, pér­di­das de di­ne­ro o ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal y en­fer­me­da­des so­bre to­do a ni­vel de ri­ñón o hí­ga­do.

De­ba­jo de es­ca­le­ra: es al­go ha­bi­tual en­con­trar toi­let­tes de­ba­jo de las es­ca­le­ras que no so­lo son a ve­ces muy in­có­mo­dos de usar sino que tam­bién fun­cio­nan ener­gé­ti­ca­men­te de ma­ne­ra ne­ga­ti­va. Por suer­te, el Feng Shui tie­ne cu­ras pa­ra to­dos los pro­ble­mas: con una plan­ta en agua, por ejem­plo, un potus, una ca­ña de bam­bú y un pote de ce­rá­mi­ca con sal grue­sa, la ener­gía es­ta­rá equi­li­bra­da y es­to dis­mi­nui­rá la ac­ción no­ci­va.

Cuan­do un ba­ño se en­cuen­tra arri­ba o de­ba­jo del am­bien­te co­ci­na, es­ta­mos an­te dos pro­ble­mas. La co­ci­na es­tá re­la­cio­na­da con la abun­dan­cia ya que es el lu­gar don­de se pre­pa­ra la co­mi­da de la fa­mi­lia, pa­ra el Feng Shui, es la pro­duc­to­ra de di­ne­ro y le co­rres­pon­de el ele­men­to fue­go. El agua del ba­ño sim­bó­li­ca­men­te apa­ga­rá el fue­go. Por otro la­do, si nos ima­gi­ná­ra­mos la ca­sa sin pa­re­des ni te­cho (como lo ha­ce la ener­gía), nos im­pac­ta­ría ver, por ejem­plo, un inodo­ro arri­ba de un anafe u hor­nos. Es de­cir, el lu­gar don­de co­ci­na­mos los ali­men­tos pa­ra nu­trir a la fa­mi­lia re­ci­be una ener­gía ne­ga­ti­va por la po­si­ción del ba­ño cuan­do és­te se en­cuen­tra arri­ba de la co­ci­na, por lo tan­to, ha­brá pro­ble­mas en la pro­duc­ción de di­ne­ro. Como so­lu­ción, se pue­de co­lo­car una luz en­fo­ca­da des­de abajo ha­cia arri­ba pa­ra evi­tar que la ener­gía del ba­ño des­cien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.