En es­ti­lo Shabby Chic

Mia - - SUMARIO -

Es la má­xi­ma ex­pre­sión del ro­man­ti­cis­mo. Ale­gre y de­li­ca­do, con una gran pre­sen­cia de pe­que­ñas flo­res en sus am­bien­ta­cio­nes, así es el es­ti­lo Shabby Chic. Una es­ti­lo vin­ta­ge que ha vuel­to a po­ner­se de mo­da. Por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, es ideal pa­ra apli­car­lo en los jar­di­nes, y de­jar que evo­que el pai­sa­je clá­si­co de las gran­des ca­sas de la cam­pi­ña in­gle­sa

Si que­re­mos te­ner un jar­dín Shabby Chic ten­dre­mos que po­ner el acen­to en al­gu­nos ob­je­tos es­pe­cia­les pe­ro, por so­bre to­do, en cui­dar los ro­sa­les en to­das sus ver­sio­nes (tre­pa­do­ras, ro­co­có y otras). Las tre­pa­do­ras tie­nen flo­res arre­po­lla­das que son muy lla­ma­ti­vas, lo mis­mo su­ce­de con las ro­sas in­gle­sas. So­la­men­te con la pre­sen­cia de las ro­sas, ese es­pa­cio verde se ve­rá es­pe­cial­men­te Shabby. Otras flo­res que tam­bién su­man al es­ti­lo son los li­rios y las flo­res de co­lo­res blan­co, ro­sa­do o li­la. In­clu­so las ho­jas con va­ria­cio­nes de ver­des que vi­ren al cla­ro. De es­ta ma­ne­ra, la na­tu­ra­le­za apor­ta al di­se­ño.

Si desea­mos su­mar­le más de­ta­lles, op­te­mos por mue­bles con ter­mi­na­ción en de­ca­pa­do y agre­ge­mos pe­que­ñas jau­las, den­tro de las cua­les po­der cons­truir jar­di­nes en mi­nia­tu­ra; por ejem­plo, uno te­má­ti­co he­cho a ba­se de su­cu­len­tas, con for­ma de flor. En cuan­to a la ilu­mi­na­ción, los fa­ro­les son clave pa­ra el es­ti­lo. Con ve­las en su in­te­rior o col­gan­do con lam­pa­ri­tas eléc­tri­cas, ellos agre­ga­rán un de­ta­lle de­li­ca­do y su­ges­ti­vo. De lo que de­be­mos es­tar aten­tas es de no re­car­gar de­ma­sia­do el jar­dín, lo me­jor es ele­gir los ele­men­tos, cui­da­do­sa­men­te.

En­tre los ob­je­tos in­dis­pen­sa­bles, las re­ga­de­ras y los con­te­ne­do­res de zinc no pue­den fal­tar en un jar­dín Shabby Chic, las he­rra­mien­tas de jar­di­ne­ría su­man es­ti­lo a es­ta de­co­ra­ción. ¡Y ni que ha­blar si te­ne­mos un ro­mán­ti­co som­bre­ro de ala an­cha pa­ra lu­cir jun­to con un de­lan­tal, es­ti­lo patch­work o con es­tam­pas Li­berty!

Los ban­cos de pla­za en to­nos pas­te­les y de­ca­pa­dos son el mo­bi­lia­rio ideal pa­ra es­tos jar­di­nes. Si ade­más se cuen­ta con es­pa­cio, una pér­go­la su­ma­ría ma­yor en­can­to aún al lu­gar y si es­co­ge­mos un si­llón, lo me­jor es que sea de ma­de­ra o hie­rro. En cuan­to a los tex­ti­les, és­tos de­ben te­ner di­se­ños que re­fle­jen las flo­res y los pá­ja­ros. Los al­moha­do­nes son bien re­ci­bi­dos, so­bre to­do si ar­man con­jun­to con el res­to de las te­las de la am­bien­ta­ción.

Por úl­ti­mo, y pa­ra lle­var el es­ti­lo al má­xi­mo, cons­tru­ya­mos un in­ver­nácu­lo pa­ra cul­ti­var plan­tas du­ran­te el in­vierno y has­ta ha­ga­mos un es­pa­cio pa­ra una her­mo­sa huer­ta or­gá­ni­ca.

Es­ti­lo que re­cuer­da la cam­pi­ña in­gle­sa, su on­da vin­ta­ge sue­le ele­gir­se como de­co­ra­ción en los es­pa­cios

ver­des

Fuen­te: Ma­ría Mart­ha Piz­zi, de Con Sa­bor a Ho­gar - www.con­sa­bo­raho­gar.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.