Ha­cia la fe­li­ci­dad

Mia - - SUMARIO - Por Ma­bel Katz

Nues­tra reali­dad in­clu­ye to­dos nues­tros pro­gra­mas, me­mo­rias, creen­cias, ape­gos, emo­cio­nes y ex­pec­ta­ti­vas. Lle­va­mos to­da es­ta car­ga con no­so­tros adon­de­quie­ra que va­mos. He­mos es­ta­do cie­gos y sor­dos du­ran­te mi­llo­nes de años. Es­ta­mos to­tal­men­te anes­te­sia­dos y buscamos el amor, la apro­ba­ción y el apre­cio en los lu­ga­res equi­vo­ca­dos y con la gen­te erra­da. Va­mos en pos del éxi­to, del po­der y de co­sas ma­te­ria­les pen­san­do que eso nos ha­rá fe­li­ces. In­ten­ta­mos cam­biar a las per­so­nas por­que pen­sa­mos que si cam­bian se­re­mos fe­li­ces. Cons­tan­te­men­te des­es­ti­ma­mos nues­tro po­der por­que cree­mos que nues­tra fe­li­ci­dad de­pen­de de otras per­so­nas o de cir­cuns­tan­cias ex­ter­nas.

¿Qué his­to­rias nos con­ta­mos a no­so­tros mis­mos pa­ra man­te­ner la fe­li­ci­dad y el bie­nes­tar ale­ja­dos? ¡Ha­blo de que so­mos nues­tro pro­pio peor enemi­go! Nues­tros pen­sa­mien­tos so­bre no­so­tros mis­mos afec­tan a nues­tra reali­dad. El sub­cons­cien­te ha­ce lo ne­ce­sa­rio pa­ra de­mos­trar que tie­ne ra­zón. Por lo tan­to, siem­pre atrae si­tua­cio­nes pa­ra mos­trar­nos que no so­mos lo su­fi­cien­te­men­te bue­nos o que no me­re­ce­mos cier­tas co­sas. ¿Pue­des ima­gi­nar­te lo que atrae­mos y ma­ni­fes­ta­mos en es­tas con­di­cio­nes?

En Ho’opo­no­pono, a es­to se le lla­ma me­mo­rias de re­pe­ti­ción y son in­men­sa­men­te po­de­ro­sas. Cree­mos que so­mos li­bres, pe­ro es­tos pen­sa­mien­tos y pro­gra­mas nos con­tro­lan de for­ma cons­tan­te. Siem­pre es­tán fun­cio­nan­do de fon­do. Ne­ce­si­ta­mos des­per­tar y to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes. La con­cien­cia es cu­ra­ti­va y cons­ti­tu­ye el primer pa­so y el más im­por­tan­te ha­cia nues­tros objetivos. ¡Te­ne­mos una op­ción!

De­fi­ni­ti­va­men­te, si in­sis­ti­mos en pro­te­ger nues­tro ego y ac­tua­mos con arro­gan­cia, el uni­ver­so nos gol­pea­rá don­de más nos due­la. La úni­ca ma­ne­ra de ob­te­ner el apo­yo y la ayu­da que es­ta­mos bus­can­do es sol­tar el creer­nos tan in­te­li­gen­tes y ser más hu­mil­des. El in­te­lec­to po­ne eti­que­tas a to­do y crea his­to­rias, pe­ro en reali­dad no exis­te lo co­rrec­to o lo in­co­rrec­to. La men­te pien­sa que sa­be pe­ro no sa­be na­da. Con el Ho’opo­no­pono apren­de­mos que el in­te­lec­to no fue crea­do pa­ra sa­ber, sino pa­ra ele­gir. Esa es su úni­ca fun­ción. Te­ne­mos el po­der de ele­gir ha­cer las co­sas por el ca­mino del in­te­lec­to o por el ca­mino de Dios.

De­be­mos dar­nos cuen­ta de que so­mos sa­bios por na­tu­ra­le­za y de que nues­tra sa­bi­du­ría no re­si­de en el in­te­lec­to. La crea­ti­vi­dad tam­po­co se en­cuen­tra en el in­te­lec­to. La crea­ti­vi­dad es nues­tro es­ta­do na­tu­ral. Lle­ga y fun­cio­na en for­mas que no po­de­mos ex­pli­car. En reali­dad, nues­tras ideas y ac­cio­nes so­lo pro­vie­nen de una de dos fuen­tes: la ins­pi­ra­ción o las me­mo­rias.

Hay que dis­tin­guir la ins­pi­ra­ción de la in­tui­ción: la ins­pi­ra­ción es nue­va in­for­ma­ción, son nue­vas ideas. Vie­nen de Dios (o del uni­ver­so, si lo pre­fie­res). Por ejem­plo, la idea de In­ter­net: la per­so­na que pen­só en eso no sa­be de dón­de le vino. En cam­bio, la in­tui­ción son me­mo­rias pul­san­do: nues­tro ni­ño in­te­rior (nues­tro sub­cons­cien­te) nos ad­vier­te de que al­go que ya ha su­ce­di­do an­tes es­tá a pun­to de su­ce­der de nue­vo. La ins­pi­ra­ción so­lo pue­de lle­gar cuan­do es­ta­mos va­cíos y abier­tos, no cuan­do ha­bla­mos, pen­sa­mos o nos preo­cu­pa­mos.

Pa­ra al­can­zar nues­tro ma­yor po­ten­cial de­be­mos vol­ver a con­ver­tir­nos en ni­ños, ni­ños sa­bios. De­be­mos con­fiar en que so­mos guia­dos y es­ta­mos pro­te­gi­dos cuan­do es­ta­mos abier­tos a to­das las po­si­bi­li­da­des y cuan­do no es­ta­mos pen­san­do o preo­cu­pán­do­nos. Es pre­ci­so vol­ver a las raí­ces, al mo­men­to an­te­rior a la re­cep­ción de la educación aca­dé­mi­ca for­mal, que nos ha­ce per­der nues­tra ver­da­de­ra iden­ti­dad.

Nos com­pli­ca­mos la exis­ten­cia. Pen­sa­mos que sa­be­mos lo que es bueno pa­ra no­so­tros y ha­ce­mos lis­tas de lo que que­re­mos atraer, cuán­to y cuán­do, pe­ro en reali­dad no te­ne­mos ni idea de lo que es co­rrec­to y per­fec­to pa­ra no­so­tros. Y, más aún, ¿pa­ra quién ha­ce­mos la lis­ta? Ha­ce­mos la lis­ta pa­ra el Crea­dor, que sa­be más que na­die y sa­be qué ne­ce­si­ta­mos y cuán­do lo ne­ce­si­ta­mos. So­mos en ver­dad muy arro­gan­tes.

Vuel­ve a sor­pren­der­te y a ma­ra­vi­llar­te como en tu in­fan­cia. Uti­li­za el in­te­lec­to pa­ra su pro­pó­si­to ori­gi­nal en lu­gar de per­mi­tir­le que te vuel­va lo­co. Una vez que abras tu co­ra­zón y de­jes de in­ten­tar con­tro­lar la reali­dad, co­men­za­rán a ocu­rrir co­sas ma­ra­vi­llo­sas a tu al­re­de­dor y re­cu­pe­ra­rás tu sen­ti­do de la fe­li­ci­dad y la li­ber­tad. ¡La ver­dad te ha­rá li­bre!

Del li­bro Mis re­fle­xio­nes so­bre ho’opo­no­pono , de Ma­bel Katz, Urano - www.edi­cio­ne­su­rano.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.