So­lu­cio­nes pa­ra las vá­ri­ces

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por el Dr. Mi­guel Án­gel Gra­ma­jo Booth* *Fle­bó­lo­go; Miem­bro del Ame­ri­can Co­lle­ge of Ph­le­bo­logy. Pio­ne­ro en los pro­ce­di­mien­tos de re­cu­pe­ra­ción fun­cio­nal sin ex­tir­pa­ción. www.nue­va­fle­bo­lo­gia.com.ar

No exis­ten cifras ca­te­gó­ri­cas, pe­ro es cier­to que la en­fer­me­dad va­ri­co­sa afec­ta a los hom­bres en un 45% de los ca­sos y a las mu­je­res en un 55%, en ma­yor o me­nor me­di­da. Exis­te una ten­den­cia que se trans­mi­te por he­ren­cia mul­ti­gé­ni­ca, lla­ma­da meio­pra­gia, que con­sis­te en una hi­per­dis­ten­si­bi­li­dad de los te­ji­dos co­nec­ti­vos del cuer­po, por eso se es pro­pen­so tam­bién a te­ner pie plano, he­mo­rroi­des, pro­lap­so, ade­más de vá­ri­ces.

Si una per­so­na tie­ne la ten­den­cia ge­né­ti­ca de vá­ri­ces, los fac­to­res de­to­nan­tes suben el ries­go. Por otra par­te, si al­guien no he­re­dó la ten­den­cia pe­ro tie­ne mu­chos de­to­nan­tes su­ma­dos, tam­bién pue­de desa­rro­llar vá­ri­ces. El primer fac­tor de­to­nan­te es la bi­pe­des­ta­ción pro­lon­ga­da, es de­cir, es­tar mu­chas ho­ras al día de pie. El se­gun­do de­to­nan­te en im­por­tan­cia es la ac­ción de las hor­mo­nas fe­me­ni­nas. Una mu­jer con va­rios em­ba­ra­zos tie­ne más ries­go que otra que no ha­ya te­ni­do nin­guno. En ter­cer lu­gar po­de­mos ci­tar la obe­si­dad, el se­den­ta­ris­mo y el es­tre­ñi­mien­to, que di­fi­cul­tan el trán­si­to ve­no­so.

Las vá­ri­ces se pue­den pre­ve­nir dis­mi­nu­yen­do la in­ci­den­cia de los fac­to­res de­to­nan­tes, so­bre to­do si hay car­ga ge­né­ti­ca fa­mi­liar. Tam­bién pue­den de­tec­tar­se en for­ma pre­coz. Hay al­gu­nas se­ña­les pa­ra te­ner en cuen­ta: la apa­ri­ción de pe­que­ñas va­rí­cu­las o te­lan­gec­ta­sias en chi­cas jó­ve­nes ya mues­tra un ries­go, es­tas ara­ñi­tas no son so­lo un pro­ble­ma es­té­ti­co sino de sa­lud. Otras chi­cas tie­nen la sen­sa­ción de so­bre­car­ga ve­no­sa con pe­sa­dez en las pier­nas al fi­nal del día y al ha­cer un eco­dop­pler no se en­cuen­tra da­ño, pe­ro las re­fe­ren­cias sub­je­ti­vas ya nos mues­tran una ten­den­cia.

La fle­bo­lo­gía res­tau­ra­ti­va mar­ca una evo­lu­ción real en el tra­ta­mien­to de las vá­ri­ces por­que es un mé­to­do que pue­de fre­nar el de­te­rio­ro ve­no­so (por su­pues­to de­pen­dien­do del gra­do de evo­lu­ción de la en­fer­me­dad con que lle­ga el pa­cien­te a la con­sul­ta) y es mí­ni­ma­men­te in­va­si­vo. En es­to ra­di­ca la gran di­fe­ren­cia.

Ha­ce se­sen­ta años el tra­ta­mien­to de las vá­ri­ces era qui­rúr­gi­co o abla­ti­vo, es­to es la ex­tir­pa­ción de la ve­na en­fer­ma, pe­ro ha­ce trein­ta años se in­cor­po­ró con fuer­za el tra­ta­mien­to por es­cle­ro­sis u obli­te­ra­ti­vo. Fi­bro­sa y anu­la el va­so al igual que la ci­ru­gía. En la ac­tua­li­dad la “fle­bo­te­ra­pia res­tau­ra­ti­va”, a tra­vés de mi­ni – in­yec­cio­nes de sus­tan­cias na­tu­ra­les, res­tau­ra la pa­red al­te­ra­da de la ve­na y re­cu­pe­ra su fun­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.