En bus­ca de la son­ri­sa PER­FEC­TA

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

Los úl­ti­mos 3 años han si­do un boom en cuan­to al cre­ci­mien­to de las con­sul­tas de adul­tos que bus­can co­rre­gir su den­ta­du­ra. La ne­ce­si­dad prin­ci­pal es ali­near los dien­tes lo más efi­caz, rá­pi­da y es­té­ti­ca­men­te po­si­ble. Se­gún la Dra. An­drea Bono, ti­tu­lar de la asig­na­tu­ra Me­cá­ni­ca de Tra­ta­mien­to de la Ca­rre­ra de Es­pe­cia­li­za­ción en Or­to­don­cia de la UNPL, la mi­tad de las nue­vas con­sul­tas pro­vie­nen prin­ci­pal­men­te de adul­tos ma­yo­res de 25 años. Los pa­cien­tes es­tán ca­da vez más in­for­ma­dos y bus­can ali­near sus pie­zas den­ta­rias con al­tos re­que­ri­mien­tos es­té­ti­cos.

Ade­más de los tra­di­cio­na­les bra­kets, en los úl­ti­mos 5 años han lle­ga­do al país téc­ni­cas no­ve­do­sas de ali­nea­ción den­tal, que per­mi­ten co­rre­gir la po­si­ción de los dien­tes de ma­ne­ra ca­si des­aper­ci­bi­da, ya que son in­vi­si­bles. Es el ca­so por ejem­plo de Kee­pS­mi­ling, que usa pla­cas ali­nea­do­ras re­mo­vi­bles, trans­pa­ren­tes y 100% li­bres de me­tal pa­ra co­rre­gir­los de ma­ne­ra pro­gre­si­va. Es­ta tec­no­lo­gía ya era uti­li­za­da en Es­ta­dos Uni­dos y en Eu­ro­pa diez años an­tes. El tra­ta­mien­to es có­mo­do y no in­va­si­vo, no pro­du­ce irri­ta­ción ni do­lor y es hi­gié­ni­co ya que no re­quie­re ce­pi­llos ni ac­ce­so­rios es­pe­cia­les y per­mi­te se­guir usan­do hi­lo den­tal.

La Dra. Ga­brie­la La Va­lle, quien tra­jo el sis­te­ma al país, co­men­ta al res­pec­to: “An­tes de la lle­ga­da de Kee­pS­mi­ling, re­ci­bía­mos po­cas con­sul­tas de or­to­don­cia pa­ra adul­tos y las que te­nía­mos eran en un 90% de mu­je­res. Hoy, a par­tir de es­te sis­te­ma de ali­nea­ción den­tal in­vi­si­ble, no so­lo au­men­tó enor­me­men­te la can­ti­dad de con­sul­tas por par­te de la po­bla­ción adul­ta, sino que ade­más ca­si el 50% de los pa­cien­tes son hom­bres."

Ca­da ali­nea­dor se usa du­ran­te 22 ho­ras dia­rias a lo lar­go de tres se­ma­nas. Se sa­can só­lo pa­ra co­mer y ce­pi­llar­se los dien­tes. Lue­go se des­car­tan y re­em­pla­zan por un nue­vo jue­go. Ca­da nue­vo jue­go de ali­nea­do­res trae con­si­go el si­guien­te mo­vi­mien­to. De es­ta ma­ne­ra, los dien­tes se van mo­vien­do en for­ma gra­dual y pro­gre­si­va has­ta al­can­zar la ali­nea­ción ideal. Kee­pS­mi­ling se apli­ca úni­ca­men­te en pa­cien­tes jó­ve­nes y adul­tos.

Pa­ra ob­te­ner el tra­ta­mien­to, los pa­cien­tes de­ben con­sul­tar a un odon­tó­lo­go acre­di­ta­do, quien de­fi­ni­rá si Kee­pS­mi­ling es el tra­ta­mien­to ade­cua­do en ca­da ca­so. El lis­ta­do de es­pe­cia­lis­tas acre­di­ta­dos se en­cuen­tra en www.kee­ps­mi­ling. com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.