¿IN­FLUEN­CIA PA­TER­NA o exi­gen­cia?

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

La in­fluen­cia fa­mi­liar so­bre el pro­yec­to de vida de los hi­jos es tan inevi­ta­ble como ne­ce­sa­ria. El pro­ble­ma es­tá cuan­do es per­ci­bi­da como exi­gen­cia: los jó­ve­nes es­tán a un pa­so de to­mar una de las de­ci­sio­nes más im­por­tan­tes de sus vi­das y pue­den sen­tir que hay un úni­co ca­mino pa­ra sa­tis­fa­cer el de­seo fa­mi­liar. Pe­ro por otro la­do, dar­les de­ma­sia­da li­ber­tad tam­bién se pue­de trans­for­mar en al­go ne­ga­ti­vo.

“La elec­ción de es­cue­la, la in­cor­po­ra­ción a una prác­ti­ca de­por­ti­va, a una ac­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca, el apren­di­za­je de idio­mas, pro­pi­ciar la con­for­ma­ción de de­ter­mi­na­dos gru­pos de ami­gos, en­tre otras, son to­das for­mas tem­pra­nas de in­ci­den­cia fa­mi­liar. Es fre­cuen­te es­cu­char en en­tre­vis­tas con pa­dres fra­ses como ‘él va a se­guir es­tu­dian­do, no como yo que no ter­mi­né una ca­rre­ra’ o ‘yo le voy a dar la li­ber­tad que mi fa­mi­lia no me dio a mí en el mo­men­to de ele­gir’, lo que tam­po­co es del to­do bueno ya que es­ta ac­ti­tud, en ge­ne­ral, no ayu­da al ado­les­cen­te, quien sien­te la fal­ta de con­ten­ción y lo vi­ve como una si­tua­ción de aban­dono”, ex­pli­ca la Li­cen­cia­da Mart­ha Longueira Puen­te, di­rec­to­ra del Cen­tro de Orien­ta­ción Vo­ca­cio­nal de la Uni­ver­si­dad de Flo­res.

La ma­yo­ría de los jó­ve­nes que con­sul­tan por su pri­me­ra elec­ción, quie­re es­tu­diar una ca­rre­ra que se ba­se en sus pre­fe­ren­cias y, a la vez, que sea va­lo­ra­da por la fa­mi­lia. Mu­chas ve­ces los pa­dres con­ci­ben al hi­jo como una con­ti­nua­ción de sus pro­pios de­seos. “La clave es­tá en có­mo, a tra­vés del tiem­po, en ba­se a to­das es­tas in­fluen­cias, la per­so­na co­mien­za a in­de­pen­di­zar­se y es­cri­bir su pro­pia no­ve­la en la cual la elec­ción de ca­rre­ra y pro­yec­to de vida es un he­cho fun­dan­te, una cons­truc­ción per­ma­nen­te, una de­ci­sión per­so­nal res­pon­sa­ble” , sos­tie­ne Longueira Puen­te.

Por eso, fren­te al desafío de ele­gir y de­ci­dir qué ca­rre­ra se­guir, Longueira Puen­te acon­se­ja a la fa­mi­lia to­mar la po­si­ción de acom­pa­ña­mien­to: “Acom­pa­ñar al hi­jo im­pli­ca diá­lo­go, in­ter­cam­bio de ideas y res­pe­to por sus opi­nio­nes. Tam­bién ha­cer­le co­no­cer las pro­pias, ven­cer las ac­ti­tu­des pre­jui­cio­sas res­pec­to a la je­rar­qui­za­ción de ca­rre­ras y es­ti­mu­lar­lo en la bús­que­da de in­for­ma­ción. En sín­te­sis, es­tar sin in­va­dir”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.