Die­ta de las Ca­lo­rías Li­via­nas

Un plan de Baja Den­si­dad Ca­ló­ri­ca pa­ra adel­ga­zar sin pa­sar ham­bre

Mia - - PORTADA - Por Laura Ca­no­ne*

Aun­que ha­ya una di­fe­ren­cia enor­me en­tre te­ner unos ki­los de más, es­tar con so­bre­pe­so o pa­de­cer obe­si­dad (en el re­cua­dro te va a que­dar cla­ra la di­fe­ren­cia), hay una que­ja co­mún en­tre quie­nes ne­ce­si­tan adel­ga­zar: “Como ca­si na­da y en­gor­do”. La so­lu­ción a esa que­ja es rear­mar la alimentación so­bre la ba­se de la den­si­dad ca­ló­ri­ca de los ali­men­tos que se con­su­men. To­dos sa­be­mos que un pe­da­ci­to de cho­co­la­te en­gor­da mu­cho más que dos pla­tos de en­sa­la­da y, a pe­sar de eso, se­gui­mos co­me­tien­do los mis­mos erro­res, sucumbimos a las ten­ta­cio­nes, no sa­be­mos qué ha­cer con los ata­ques de ham­bre, ba­ja­mos de pe­so y vol­ve­mos a su­bir con la mis­ma o ma­yor ra­pi­dez. Cam­biar la es­tra­te­gia per­mi­te ter­mi­nar con to­do a la vez por­que cual­quier plan de baja den­si­dad ca­ló­ri­ca per­mi­te co­mer más can­ti­dad, sen­tir ma­yor sa­cie­dad y re­gu­lar el ape­ti­to.

Nues­tro me­nú dia­rio de­bie­ra ser:

Re­du­ci­do en ali­men­tos con al­ta den­si­dad ca­ló­ri­ca o ener­gé­ti­cos y con po­co con­te­ni­do nu­tri­cio­nal, como es el ca­so de mu­chos ali­men­tos pro­ce­sa­dos. Ri­co en ali­men­tos con al­ta pro­por­ción de agua y baja de gra­sas, por ejem­plo fru­tas, ver­du­ras, so­pas, car­ne ma­gra, y pro­duc­tos lác­teos con po­ca gra­sa, que son de baja den­si­dad ca­ló­ri­ca y por tan­to pro­por­cio­nan po­cas ca­lo­rías por ca­da ra­ción.

¿Ten­go ham­bre o ape­ti­to?

El ham­bre es ins­tin­ti­vo y se re­gu­la por me­ca­nis­mos ho­meos­tá­ti­cos, cu­yos cen­tros se en­cuen­tran en el hi­po­tá­la­mo. El ape­ti­to es la in­te­lec­tua­li­za­ción del ins­tin­to del ham­bre, por lo tan­to, es­tá in­fluen­cia­do por el me­dio so­cial (há­bi­tos, mo­das, ta­búes, re­li­gión, pre­jui­cios). Tra­du­ci­do a cues­tio­nes co­ti­dia­nas: se sien­te ham­bre al­gu­nas ho­ras des­pués de una in­ges­ta y se tie­ne ape­ti­to de una be­bi­da co­la a me­dia tar­de.

Ca­rac­te­rís­ti­cas del ham­bre

Es un re­fle­jo in­con­di­cio­na­do.

Sub­con­cien­te.

No es se­lec­ti­vo.

No es mo­di­fic­do por es­tí­mu­los am­bien­ta­les.

Tie­rre ma­ni­fes­ta­ción so­má­ti­ca.

Ca­rac­te­rís­ti­cas del ape­ti­to

Es un re­fle­jo in­con­di­cio­na­do.

Cons­cien­te

No es se­lec­ti­vo

Es mo­di­fi­ca­do por es­ti­mu­los am­bien­ta­les No tie­ne ma­ni­fes­ta­cio­nes so­ma­ti­cas

¡Quie­ro pa­rar de co­mer!

Una de las cla­ves pa­ra co­mer ,as sa­lu­da­ble­men­te es­ta pre­ci­sa­men­te en la ca­li­dad de los ali­men­tos an­tes que en la can­ti­dad. Ellos tie­nen la ca­pa­ci­dad de su­pri­mir el ham­bre e in­hi­bir la proxima in­ges­ta. De alli que ha­ya di­fe­ren­cia en­tre so­cie­dad y sa­cia­cion. Sa­cie­dad: es la inhibicion del ham­bre que ocu­rre des­pues de la in­ges­ta y de­ter­mi­na el tiem­po en­tre las co­mi­das. Por ejem­plo, las gra­sas son los nu­trien­tes que ma­yor sa­cie­dad pro­du­cen. Sa­cia­cion: es el con­trol del ta­ma­ño o can­ti­dad de ca­da co­mi­da. Por ejem­plo las pro­tei­nas son los nu­trien­tes que pro­du­cen mas sa­cia­cion. Pe­ro ade­mas de es­ta con­di­cion, ca­da ali­men­to tie­ne un tiem­po de per­ma­nen­cia en el es­to­ma­go que va a mar­car la ma­yor o me­nor ga­na de vol­ver a co­mer. Car­ne asa­da/po­llo her­vi­do: 3 a 4 ho­ras le­che: 1 a 2 ho­ras Hue­vo du­ro: 2 ho­ras Pa­ra po­der pa­rar de co­mer, es ne­ces­sa­rio cam­biar la for­ma de ali­men­tar­se en­tres as­pec­tos: Reduccion ca­lo­ri­ca. Me­jo­rar la ca­li­dad de la alimentacion. Ree­du­ca­cion ali­men­ta­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.