Lo úl­ti­mo en tra­ta­mien­tos an­ti­age

Mien­tras la ciencia es­té­ti­ca avan­za a pa­sos agi­gan­ta­dos, los pro­ce­di­mien­tos no in­va­si­vos si­guen ga­nan­do te­rreno. Pa­ra sa­ber las úl­ti­mas no­ve­da­des en tra­ta­mien­tos an­ti­edad, en­tre­vis­ta­mos a la Dra. Dé­bo­ra Ka­plan, der­ma­tó­lo­ga y miem­bro del cuer­po mé­di­co del

Mia - - PORTADA - Por Laura La­go­mar­sino

-¿Cuál es el pro­ce­di­mien­to más in­no­va­dor con el que con­ta­mos hoy en día pa­ra tra­tar las afec­cio­nes es­té­ti­cas del ros­tro?

Sin du­da, los sis­te­mas de lá­ser frac­cio­na­do mar­can un an­tes y un des­pués en los tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos. Tan­to es así que hoy exis­te un nue­vo aba­ni­co de pro­ce­di­mien­tos que se ins­cri­ben en lo que se ha bau­ti­za­do el "uni­ver­so frac­cio­na­do". Bá­si­ca­men­te, es­te lá­ser ge­ne­ra ha­ces mi­núscu­los que pe­ne­tran en la piel y pro­du­cen he­ri­das mi­cros­có­pi­cas que pro­du­cen una ener­gía que remodela el co­lá­geno; y en­tre he­ri­da y he­ri­da que­da te­ji­do cir­cun­dan­te sano que tie­ne la ca­pa­ci­dad de ci­ca­tri­zar rá­pi­da­men­te. Así, se lo­gra me­jo­rar no­ta­ble­men­te las con­di­cio­nes de la piel, au­men­ta la lu­mi­no­si­dad, sua­vi­za la tex­tu­ra, bo­rra arru­gas y lí­neas de ex­pre­sión, y eli­mi­na man­chas y ci­ca­tri­ces de ac­né.

-Cuan­do se des­di­bu­jan los con­tor­nos, apa­re­ce la fla­ci­dez y es ne­ce­sa­rio ten­sar la piel sin so­me­ter­se a pro­ce­di­mien­tos ra­di­ca­les como un lif­ting. ¿Cuál es la al­ter­na­ti­va que se pro­po­ne des­de la der­ma­to­lo­gía es­té­ti­ca?

Pa­ra es­tos ca­sos pun­tua­les lo más efec­ti­vo e in­no­va­dor es la ra­dio­fre­cuen­cia di­ná­mi­ca, una tec­no­lo­gía de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción que ge­ne­ra un ca­len­ta­mien­to con­tro­la­do de la piel y es­ti­mu­la la sín­te­sis de nue­vo co­lá­geno (co­la­ge­no­gé­ne­sis) y for­ta­le­ce las fi­bras pre­exis­ten­tes pro­vo­can­do ade­más un efec­to ten­sor de la piel. Es­ta tec­no­lo­gía en­tre­ga ener­gía tér­mi­ca de for­ma frac­cio­na­da en la der­mis pro­fun­da, con un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo pe­ro con una mí­ni­ma afec­ción de la ca­pa más su­per­fi­cial de la piel. La re­ge­ne­ra­ción se da, en­ton­ces, de aden­tro ha­cia afue­ra. El efec­to en cue­llo, es­co­te y con­tor­nos del ros­tro se per­ci­be des­de la pri­me­ra se­sión.

-Más allá de las pro­me­sas de los tra­ta­mien­tos y la su­pues­ta efec­ti­vi­dad de los pro­duc­tos, ¿se pue­den eli­mi­nar las man­chas de una vez y pa­ra siem­pre?

En es­te pun­to es im­por­tan­te no crear fal­sas ex­pec­ta­ti­vas en la pa­cien­te y ex­pli­car­le cla­ra­men­te qué se pue­de co­rre­gir y que no. Por ejem­plo, un me­las­ma es más com­ple­jo y de­pen­de mu­chí­si­mo del fo­to­ti­po que es­ta­mos tra­tan­do. Me­jo­ra en los fo­to­ti­pos más cla­ros, ya que los os­cu­ros tie­nen una ma­yor car­ga me­lá­ni­ca. Pe­ro ade­más, a prio­ri, no se pue­de sa­ber efec­ti­va­men­te si el pig­men­to es­tá en las ca­pas más su­per­fi­cia­les o en las me­dias. No obs­tan­te, la pa­cien­cia y cons­tan­cia en el tra­ta­mien­to y cui­da­dos pos­te­rio­res se­rán bá­si­cos.

-¿Qué hay de nue­vo pa­ra bo­rrar­las?

Hoy con­ta­mos con un no­ve­do­so y re­vo­lu­cio­na­rio lá­ser lla­ma­do Q-Swit­ched, que tie­ne ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos en le­sio­nes pig­men­ta­rias como los len­ti­gos so­la­res. Es­te lá­ser es­tá com­pues­to por dos lon­gi­tu­des de on­da que per­mi­ten tra­tar le­sio­nes pig­men­ta­rias de un am­plio ran­go de co­lo­res in­clu­yen­do los os­cu­ros prác­ti­ca­men­te sin de­jar se­ña­les. Lo que ha­ce es frag­men­tar las par­tí­cu­las de tin­ta en otras mu­cho más pe­que­ñas que pue­den ser eli­mi­na­das por el or­ga­nis­mo con­fi­nan­do al má­xi­mo la le­sión de los te­ji­dos cir­cun­dan­tes.

-¿Cuá­les son los ac­ti­vos cos­mé­ti­cos in­fal­ta­ble pa­ra ase­gu­rar­nos una piel lo­za­na y ra­dian­te?

Sin du­da al­gu­na, los al­fahi­dro­xiá­ci­dos (AHA) son gran­des alia­dos pa­ra la sa­lud de la piel, ya que fa­ci­li­tan la pe­ne­tra­ción pos­te­rior de cual­quier pro­duc­to. Se tra­ta de áci­dos or­gá­ni­cos de ori­gen na­tu­ral, que se en­cuen­tran lo­ca­li­za­dos en dis­tin­tos re­cur­sos ali­men­ta­rios, fru­tos o bien en al­gún or­ga­nis­mo ve­ge­tal. Den­tro de ellos se en­cuen­tra el áci­do gli­có­li­co, pro­ve­nien­te de la ca­ña de azú­car, cu­ya mo­lé­cu­la es la de me­nor ta­ma­ño y por tan­to es el que más rá­pi­da­men­te pe­ne­tra a tra­vés de la piel y el que al­can­za los es­tra­tos más pro­fun­dos. A su vez, el áci­do lác­ti­co, ex­traí­do del yo­gurt, ini­cial­men­te fue usa­do como hu­mec­tan­te por su ca­pa­ci­dad de re­te­ner agua y re­gu­la­dor del pH, y tam­bién cuen­ta con pro­pie­da­des an­ti­mi­cro­bia­nas, re­ju­ve­ne­ce­do­ras e hi­dra­tan­tes de la piel. El áci­do man­dé­li­co, de­ri­va­do de las al­men­dras amar­gas, es ideal como tra­ta­mien­to tó­pi­co pa­ra una gran va­rie­dad de pro­ble­mas de la piel, des­de arru­gas has­ta ac­né.

Por su par­te, los re­ti­noi­des tam­bién son gran­des co­la­bo­ra­do­res en los pro­ce­di­mien­tos pa­ra con­quis­tar una piel lo­za­na. Son muy efi­ca­ces en el tra­ta­mien­to de una se­rie de con­di­cio­nes der­ma­to­ló­gi­cas ta­les como los tras­tor­nos in­fla­ma­to­rios de la piel, me­jo­ra del au­men­to de la re­no­va­ción ce­lu­lar (por ejem­plo, en la pso­ria­sis), y fo­to­en­ve­je­ci­mien­to.

Por úl­ti­mo, el agua ter­mal y el áci­do hia­lu­ró­ni­co, que hi­dra­ta in­ten­sa­men­te y re­ti­ne el agua pre­sen­te en los te­ji­dos, tam­bién son in­gre­dien­tes ac­ti­vos fun­da­men­ta­les.

-Te­nien­do en cuen­ta que el re­loj bio­ló­gi­co ja­más se va a de­te­ner y, por lo tan­to, en­ve­je­cer es un pro­ce­so inevi­ta­ble, ¿qué pa­pel cum­ple la pre­ven­ción?

Es qui­zás una de los ítems cru­cia­les pa­ra fo­men­tar y man­te­ner la sa­lud de la piel. Bá­si­ca­men­te, lo que sue­lo re­co­men­dar­les a mis pa­cien­tes es que pon­gan el fo­co en dos cues­tio­nes bá­si­cas pa­ra lo­grar re­tra­sar las mar­cas del tiem­po en la piel y ayu­dar a que los tra­ta­mien­tos en con­sul­to­rio se po­ten­cien y pro­lon­guen:

1 - Una bue­na fo­to­pro­tec­ción es fun­da­men­tal, apli­can­do un pro­duc­to ade­cua­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas de piel y un fac­tor no me­nor a 30 en ve­rano y a 20 en in­vierno. Se de­be apli­car como úl­ti­mo pa­so de la ru­ti­na y un buen tip es usar los fo­to­pro­tec­to­res com­pac­tos oli free cu­ya fór­mu­la con co­lor es al­ta­men­te cu­bri­ti­va.

2 - La cons­tan­cia con el tra­ta­mien­to do­mi­ci­lia­rio que re­ce­te el mé­di­co der­ma­tó­lo­go, jun­to a una hi­gie­ne ade­cua­da dos ve­ces por día, la to­ni­fi­ca­ción (só­lo en pie­les se­bo­rrei­cas y con ten­den­cia a la oleo­si­dad) y ex­fo­lia­cio­nes de grá­nu­los fi­nos no más de dos ve­ces por se­ma­na. Así tam­bién, la in­cor­po­ra­ción de hu­mec­tan­tes con al­fahi­dro­xiá­ci­dos en ba­jas con­cen­tra­cio­nes, que eli­mi­nan las ca­pas su­per­fi­cia­les de la piel, ge­ne­ran­do un pee­ling do­mi­ci­lia­rio en ba­jas con­cen­tra­cio­nes, lo que fa­vo­re­ce a me­jo­rar la tex­tu­ra de la piel y apor­tar una ma­yor pe­ne­tra­ción de los ac­ti­vos pre­sen­tes en las fór­mu­las cos­mé­ti­cas.

Los nuevos tra­ta­mien­tos bus­can un úni­co ob­je­ti­vo: eli­mi­nar

los te­ji­dos da­ña­dos de la der­mis pa­ra dar lu­gar a una piel nue­va y re­no­va­da, com­ba­tien­do

man­chas, po­ros di­la­ta­dos, arru­gas, lí­neas de ex­pre­sión y fla­ci­dez. ¡To­do en for­ma rá­pi­da,

in­do­lo­ra y efec­ti­va!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.