Dar­le la bien­ve­ni­da al do­lor

Mia - - SUMARIO - Por Va­le­ria Scha­pi­ra

He pa­sa­do una vida in­ten­tan­do es­qui­var el do­lor. He pa­sa­do una vida in­ten­tan­do se­guir ade­lan­te pe­se a él, tra­tan­do de ha­cer­lo a un la­do, de ig­no­rar­lo has­ta que un buen día me di cuen­ta de que atra­ve­sar­lo es el me­jor apren­di­za­je. No hay un ser que desee sen­tir do­lor, pe­ro hay una reali­dad du­ra e in­elu­di­ble: na­die pue­de es­ca­par de él. Es in­he­ren­te a nues­tro trán­si­to vi­tal, cons­ti­tu­yen­te, par­te es­truc­tu­ral de nues­tros días.

El do­lor nos en­cuen­tra allí don­de es­te­mos. El do­lor se car­ga so­li­to so­bre nues­tros hom­bros, aun­que ha­ga­mos lo im­po­si­ble por des­pa­char­lo como al equi­pa­je en los ae­ro­puer­tos y no re­ti­rar­lo ja­más de la cin­ta trans­por­ta­do­ra. Allí se­gui­rá gi­ran­do y gi­ran­do has­ta que nos de­ci­da­mos a re­co­ger­lo, a aca­rrear­lo y a des­ar­mar­lo, pie­za por pie­za.

Lle­va­mos el do­lor has­ta los si­tios más pa­ra­di­sía­cos; no hay es­ce­no­gra­fía que lo sua­vi­ce. Po­de­mos es­tar en las pla­yas más hermosas o en las mon­ta­ñas más im­po­nen­tes, pe­ro si el do­lor es­tá en nues­tra al­ma, se que­da quie­to y pre­sen­te, con­tem­plan­do el pai­sa­je con no­so­tros, opri­mien­do el pe­cho y ti­ñen­do ca­da lágrima, si aca­so te­ne­mos la ben­di­ción de po­der llo­rar.

Ta­par el do­lor equi­va­le a in­ten­tar ta­par el sol con la mano; po­de­mos lo­grar­lo por fu­ga­ces mo­men­tos y caer en la ilu­sión de que “ya pa­só”. Ca­da pu­ña­la­da nos atra­vie­sa has­ta trans­for­mar­nos en se­res me­nos inocen­tes, pe­ro a la vez más pu­ros y esen­cia­les. Po­de­mos sen­tir que mo­ri­mos de do­lor pe­ro la ma­yo­ría de las ve­ces no ocu­rre en el sen­ti­do más li­te­ral; pue­de que mue­ran los vie­jos “yoes”, las vie­jas for­mas de ha­cer, los vie­jos es­que­mas y mo­dos de vin­cu­lar­nos, mu­chos de los cua­les, se­gu­ra­men­te, nos con­du­je­ron al ac­tual pre­sen­te do­lo­ro­so. Pue­de que el cuer­po que­de ex­haus­to de llo­rar, que sin­ta­mos que na­da tie­ne ob­je­to, que las per­so­nas no nos en­tien­den, que “por qué a mí”... El do­lor trans­for­ma, ha­ce que le bus­que­mos el sen­ti­do a la vida y eso no es po­co. Te­ne­mos que dar­le la bien­ve­ni­da al do­lor, abra­zar­lo e in­vi­tar­lo a to­mar un té.

Cuan­do el do­lor nos la­ce­ra, no sir­ve de na­da que nos pre­gun­te­mos el por­qué de su pre­sen­cia. Eso so­lo ha­rá que se en­quis­te, como to­do aque­llo que se re­sis­te. Re­sis­tir­lo es per­mi­tir­le que se ins­ta­le sin re­sol­ver­lo. Al­ber­gar­lo, in­te­grar­lo, es ha­cer­lo par­te de nues­tra his­to­ria, de nues­tro ser y trans­for­mar­nos en el pro­ce­so.

Acep­tar, atra­ve­sar y cre­cer. ¿Quién di­jo que es una ta­rea fá­cil? Nos pre­gun­ta­mos has­ta cuán­do. ¿Cuán­do vol­ve­re­mos a ser como al­gu­na vez fui­mos? ¿Cuán­do vol­ve­rá la vida a ser como an­tes de ese he­cho, de ese en­cuen­tro, de esa per­so­na? Como si eso fue­ra po­si­ble. To­dos he­mos que­ri­do al­gu­na vez es­ca­par del do­lor por me­dio del tra­ba­jo, de re­la­cio­nes li­via­nas, de sus­tan­cias, de “rui­dos” va­rios. Cuan­do los ve­los se co­rrie­ron, allí se­guía, es­pe­ran­do pa­cien­te que nos ocu­pá­ra­mos de él. Y tu­vi­mos que ha­cer­nos car­go.

El do­lor ha he­cho de mí quien soy hoy, al­guien in­com­ple­to, en la bús­que­da. Me­nos per­fec­cio­nis­ta y más sen­si­ble, me­nos ma­te­ria­lis­ta y más com­pa­si­va. Me­nos exi­gen­te con­mi­go y por en­de, con los de­más. Una per­so­na que co­no­ce sus li­mi­ta­cio­nes y tra­ta de su­pe­rar­las.

Es­ca­par al do­lor es como pre­ten­der es­ca­par al cur­so de un río. Hay que me­cer­se y flo­tar so­bre las aguas del do­lor. Has­ta lle­gar a la ori­lla.

Del li­bro “Do­lo­res del al­ma”, de Va­le­ria Scha­pi­ra, Urano (www.edi­cio­ne­su­rano.com.ar)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.