En­viá tus pre­gun­tas so­bre sa­lud

Mia - - SUMARIO - An­drea, de Ca­pi­tal

E“Mi pa­dre su­frió un ACV is­qué­mi­co. Qui­sie­ra sa­ber qué po­si­bi­li­da­des de me­jo­ría tie­ne y si pue­de re­pe­tir­se. Mu­chas gra­cias.”

sti­ma­da An­drea:

Un ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar su­ce­de cuan­do el flu­jo de san­gre que va al ce­re­bro, se de­tie­ne por más de unos po­cos se­gun­dos, en­ton­ces el ce­re­bro no pue­de re­ci­bir nu­trien­tes y oxí­geno. Las cé­lu­las ce­re­bra­les pue­den mo­rir, lo que cau­sa da­ño per­ma­nen­te. Hay dos ti­pos prin­ci­pa­les de ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar: el is­qué­mi­co y el he­mo­rrá­gi­co.

El ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar is­qué­mi­co ocu­rre cuan­do un va­so san­guí­neo que irri­ga san­gre al ce­re­bro re­sul­ta blo­quea­do por un coá­gu­lo de san­gre. Es­to pue­de su­ce­der de dos ma­ne­ras: se pue­de for­mar un coá­gu­lo en una ar­te­ria, lo cual se de­no­mi­na ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar trom­bó­ti­co o se pue­de des­pren­der un coá­gu­lo en otro lu­gar de los va­sos san­guí­neos del ce­re­bro, o en al­gu­na par­te del cuer­po y se mue­ve has­ta el ce­re­bro. Es­to se de­no­mi­na em­bo­lia ce­re­bral o ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar em­bó­li­co. Los ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res is­qué­mi­cos pue­den ser cau­sa­dos por una sus­tan­cia pe­ga­jo­sa lla­ma­da pla­ca que ta­po­na las ar­te­rias.

El ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar he­mo­rrá­gi­co ocu­rre cuan­do un va­so san­guí­neo del ce­re­bro se de­bi­li­ta y se rom­pe. Es­to pro­vo­ca que la san­gre se es­ca­pe ha­cia el ce­re­bro. Hay de­fec­tos en los va­sos san­guí­neos del ce­re­bro que ha­cen que es­to sea más pro­ba­ble. Es­tos de­fec­tos se de­no­mi­nan Aneu­ris­ma o Mal­for­ma­ción Ar­te­rio­ve­no­sa (MAV)

Los ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res he­mo­rrá­gi­cos tam­bién pue­den ocu­rrir cuan­do al­guien es­tá to­man­do an­ti­coa­gu­lan­tes, como Ace­no­cu­ma­rol Sin­trom. La pre­sión ar­te­rial muy al­ta pue­de ha­cer que los va­sos san­guí­neos se re­vien­ten, oca­sio­nan­do un ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar he­mo­rrá­gi­co.

Un ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar is­qué­mi­co tam­bién pue­de desa­rro­llar un san­gra­do y con­ver­tir­se en un ac­ci­den­te he­mo­rrá­gi­co. Es­to se de­be a mo­di­fi­ca­cio­nes lo­ca­les se­cun­da­rias a la is­que­mia o sea fal­ta de irri­ga­ción en la zo­na .

Un ACV es una emer­gen­cia mé­di­ca. Se ne­ce­si­ta tra­ta­mien­to in­me­dia­to, es de­cir que se de­be bus­car aten­ción mé­di­ca ur­gen­te an­te los pri­me­ros sig­nos.

Las per­so­nas que es­tán ex­pe­ri­men­tan­do sín­to­mas de un ACV de­ben lle­gar al hos­pi­tal lo más rá­pi­do po­si­ble, por­que si fue cau­sa­do por un coá­gu­lo san­guí­neo, se pue­de ad­mi­nis­trar un fár­ma­co trom­bo­lí­ti­co pa­ra di­sol­ver­lo. Pa­ra que sea efec­ti­vo, es­te tra­ta­mien­to de­be ini­ciar­se den­tro de las 3 a 4 ho­ras des­de que los sín­to­mas em­pe­za­ron. Cuan­to an­tes se ini­cie es­te tra­ta­mien­to, me­jo­res se­rán las pro­ba­bi­li­da­des de un buen desen­la­ce.

Otros tra­ta­mien­tos ad­mi­nis­tra­dos en el hos­pi­tal de­pen­den de la cau­sa del ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar. Es­tos pue­den abar­car: an­ti­coa­gu­lan­tes, como he­pa­ri­na o ace­no­cu­ma­rol, áci­do ace­til­sa­li­cí­li­co (as­pi­ri­na) o clo­pi­do­grel (Pla­vix). Me­di­ca­men­tos pa­ra con­tro­lar los fac­to­res de ries­go como la hi­per­ten­sión ar­te­rial, la dia­be­tes y co­les­te­rol al­to. Tam­bién, pro­ce­di­mien­tos es­pe­cia­les o ci­ru­gía pa­ra ali­viar los sín­to­mas o pre­ve­nir más ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res.

La fi­sio­te­ra­pia, la te­ra­pia ocu­pa­cio­nal, la lo­go­pe­dia y la te­ra­pia de de­glu­ción se ini­cia­rán to­das en el hos­pi­tal. Si la per­so­na pre­sen­ta pro­ble­mas gra­ves de de­glu­ción, es po­si­ble que de­ba in­tro­du­cir­se una son­da de alimentación en el es­tó­ma­go (son­da de gas­tros­to­mía).

El ob­je­ti­vo del tra­ta­mien­to des­pués de un ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar es ayu­dar al pa­cien­te a re­cu­pe­rar la ma­yor fun­cio­na­li­dad po­si­ble y pre­ve­nir ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res fu­tu­ros.

La re­cu­pe­ra­ción co­men­za­rá mien­tras es­tá to­da­vía en el hos­pi­tal o en un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción y con­ti­nua­rá cuan­do se va­ya a su ca­sa.

El pro­nós­ti­co de­pen­de del ti­po de ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar. La can­ti­dad de te­ji­do ce­re­bral da­ña­do, si las fun­cio­nes cor­po­ra­les han re­sul­ta­do afec­ta­das, y la ra­pi­dez pa­ra re­ci­bir el tra­ta­mien­to.

Los pro­ble­mas pa­ra mo­ver­se, pen­sar y ha­blar con fre­cuen­cia me­jo­ran en las se­ma­nas o me­ses si­guien­tes al ac­ci­den­te. Mu­chas per­so­nas si­guen me­jo­ran­do en los me­ses o años si­guien­tes. Más de la mi­tad de las per­so­nas que lo su­fren, son ca­pa­ces de desen­vol­ver­se por si mis­mas y otras ne­ce­si­ta­rán ayu­da. Si el tra­ta­mien­to con trom­bo­lí­ti­cos tie­ne éxi­to, los sín­to­mas de un ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar pue­den des­apa­re­cer. Sin em­bar­go, los pa­cien­tes con fre­cuen­cia no lle­gan al hos­pi­tal a tiem­po pa­ra re­ci­bir es­tos fár­ma­cos o no pue­den to­mar­los de­bi­do a una afec­ción. Las per­so­nas que tie­nen un ac­ci­den­te is­qué­mi­co tie­nen una me­jor pro­ba­bi­li­dad de so­bre­vi­vir que aque­llas que su­fren uno de ti­po he­mo­rrá­gi­co. El ries­go de un se­gun­do ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar es ma­yor du­ran­te las se­ma­nas o me­ses des­pués del pri­me­ro. El ries­go em­pie­za a dis­mi­nuir des­pués de es­te lap­so.

Es­pe­ra­mos una pron­ta me­jo­ría pa­ra su pa­dre.

Dr. Pablo Cruz, mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en me­ta­bo­lis­mo y dia­be­tes (MN

109.937) CIM | Cen­tro de Con­sul­to­rios In­te­gra­les de Me­ta­bo­lis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.