Fuen­tes de pros­pe­ri­dad

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Es im­po­si­ble pen­sar la vida sin agua: nos hi­dra­ta, hi­gie­ni­za la ca­sa, nues­tros cuer­pos, nos sa­na, es­par­ce vida y pu­ri­fi­ca el am­bien­te con su ionización. Pa­ra el Feng Shui es muy apre­cia­da el agua en mo­vi­mien­to de las fuen­tes por­que ge­ne­ra una ener­gía muy be­ne­fi­cio­sa, no so­lo por­que li­be­ra io­nes ne­ga­ti­vos que re­com­po­nen el cam­po ió­ni­co, crean­do un am­bien­te más equi­li­bra­do, sino por­que ac­ti­va la pro­duc­ti­vi­dad, ya que el agua es­tá aso­cia­da al di­ne­ro y el mo­vi­mien­to a acre­cen­tar­lo.

En to­das las cul­tu­ras, las fuen­tes de agua son muy apre­cia­das y no so­lo for­man par­te de la de­co­ra­ción sino tam­bién de una aso­cia­ción sim­bó­li­ca de vida y abun­dan­cia: don­de hay agua, la vida flu­ye. En su com­bi­na­ción Yin Yang, ex­pre­sa vida, su pro­pia ener­gía Yin, com­bi­na­da con las pie­dras que sim­bo­li­zan las mon­ta­ñas; ener­gía Yang, re­pre­sen­tan las dos ener­gías exis­ten­tes que in­ter­ac­túan en la na­tu­ra­le­za per­ma­nen­te­men­te y que, en equi­li­brio y ar­mo­nía, nos pro­por­cio­nan una ca­li­dad de vida fa­vo­ra­ble.

El agua no so­lo es un ele­men­to pu­ri­fi­ca­dor y pa­ra el Feng Shui es­tá li­ga­da a la abun­dan­cia ya que da ori­gen a to­da for­ma de vida y equi­li­brio a nues­tro pla­ne­ta. Es­ta ener­gía se con­si­de­ra en dos es­ta­dos po­si­bles:

En mo­vi­mien­to, que en su es­ta­do ac­ti­vo, re­pre­sen­ta el flu­jo de di­ne­ro. Por lo tan­to, con­tar con agua lim­pia que flu­ya en el es­pa­cio es una es­tra­te­gia ac­ti­va­do­ra de bue­na for­tu­na.

El agua quie­ta, como las de los es­tan­ques o pis­ci­nas, sim­bo­li­zan la ri­que­za al­ma­ce­na­da y acu­mu­la­da. Si son cla­ros, pro­vo­can un pa­no­ra­ma fi­nan­cie­ro lim­pio; si son tur­bios, crean un pa­no­ra­ma des­fa­vo­ra­ble y ener­gía po­co sa­lu­da­ble.

Co­lo­can­do una fuen­te con agua en mo­vi­mien­to lo­gra­re­mos au­men­tar la hu­me­dad del ai­re con­si­guien­do una at­mós­fe­ra ri­ca en io­nes ne­ga­ti­vos e in­ten­si­fi­ca­re­mos el flu­jo del Chi. Si es una cas­ca­da, apor­ta­rá un efec­to se­dan­te y tran­qui­li­zan­te.

La ubi­ca­ción de la fuen­te de agua no es ar­bi­tra­ria, re­quie­re de un es­tu­dio tan­to de la ca­sa como de la per­so­na que la ha­bi­ta. La po­si­ción de la fuen­te de agua de­be­ría in­di­car­la la fe­cha de na­ci­mien­to del pa­triar­ca, la per­so­na que co­man­da la ener­gía de la ca­sa, pa­ra ase­gu­rar­se de que fun­cio­ne crean­do abun­dan­cia y pros­pe­ri­dad. Has­ta 4 de fe­bre­ro de 2016 (fin del año chino ac­tual), se­rá ideal co­lo­car­la en el Sur de la ca­sa, evi­tan­do dor­mi­to­rios o co­ci­nas.

¿Qué de­be te­ner?

Los 5 ele­men­tos con los que tra­ba­ja el Feng Shui: agua, tie­rra, ai­re, ma­de­ra, fue­go. Re­pre­sen­ta­dos por: Pie­dra: la va­si­ja o pie­dras. Ma­de­ra: ca­ñas na­tu­ra­les o sí­mil.

Me­tal: dra­go­nes de me­tal, ob­je­tos me­tá­li­cos. Fue­go: mo­to­res. El agua de­be es­tar lim­pia, sin moho de las pie­dras, y no de­be sal­pi­car ya que es­to sig­ni­fi­ca pér­di­das de di­ne­ro.

Las pie­dras no de­ben ser ni pi­ri­ta ni mi­ca que suel­tan re­si­duos que ta­pan los mo­to­res. Cuar­zos blan­cos y ama­tis­tas son las idea­les.

Evi­tar co­lo­car aro­mas ya que el acei­te rom­pe­rá con el tiem­po el mo­tor. La­var­las ca­da se­ma­na, lim­piar las pie­dras y el mo­tor con un ce­pi­lli­to.

El ex­ce­so de rui­do por una caí­da de agua muy al­ta o rui­do en el mo­tor, como cual­quier co­sa que sea una mo­les­tia, vi­sual o au­di­ti­va, es mal Feng Shui.

En las fuen­tes ex­te­rio­res, el cho­rro no de­be ser muy in­ten­so ni rui­do­so ya que es­to trae­ría Shar Chi o ex­ce­so de ener­gía y pro­ble­mas.

Pro­du­cen pér­di­das: el cho­rro de agua mi­ran­do ha­cia la puer­ta de en­tra­da, plan­tas den­tro de las fuen­tes que en­su­cian el agua, va­si­jas que pier­dan agua por de­ba­jo.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vida con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.