Mie­do a cam­biar

Mia - - SUMARIO - Por Juan Jo­sé Aré­va­lo* * Coach on­to­ló­gi­co en M&C Con­sul­ting - www.myc­con­sul­ting.com.ar

So­mos res­pon­sa­bles de nues­tros re­sul­ta­dos y és­tos pro­vie­nen de nues­tros com­pro­mi­sos, de­pen­de­rá, en­ton­ces, só­lo de no­so­tros la de­ci­sión y la vo­lun­tad de sa­lir de la ca­ja de con­fort y cam­biar. Po­dre­mos ser apo­ya­dos por al­gún ami­go, pa­rien­te o coach, pe­ro siem­pre ten­dre­mos la úl­ti­ma pa­la­bra pa­ra dar el primer pa­so.

Hay una teo­ría que di­ce que to­do cam­bio siem­pre se pro­du­ce al­re­de­dor de aque­llo que no que­re­mos que cam­bie, que ava­la el fa­mo­so di­cho: cam­biar pa­ra que na­da cam­bie. Es­to ha­bla de un te­mor an­ces­tral al cam­bio, a per­der lo que te­ne­mos por mie­do a lo nue­vo, que pue­de ser me­jor, que po­de­mos en­ten­der que se­rá me­jor; pe­ro aun así, la ame­na­za de lo des­co­no­ci­do es ma­yor que los re­cur­sos que po­da­mos te­ner. Pa­ra que es­te mie­do dis­fun­cio­nal se con­vier­ta en fun­cio­nal, ne­ce­si­ta­re­mos tra­ba­jar so­bre los re­cur­sos que con­ta­mos, que las ame­na­zas des­apa­rez­can o se vean dis­mi­nui­das pa­ra po­der ven­cer es­te mie­do al cam­bio.

En el pa­sa­do, y aun en la ac­tua­li­dad, cuan­do un ejér­ci­to per­día la ba­ta­lla se le ha­cia ca­pi­tu­lar; o sea, ad­mi­tir la de­rro­ta: si así no lo ha­cía, ase­si­na­ban a los que que­da­ban vi­vos pa­ra que nin­guno pu­die­ra de­cir lo con­tra­rio. La de­rro­ta no es más que un jui­cio que ne­ce­si­ta de una de­cla­ra­ción y es­ta de­cla­ra­ción ne­ce­si­ta de un sen­ti­mien­to de de­rro­ta pa­ra ser ex­pues­ta.

Hay per­so­nas e in­clu­si­ve paí­ses que lue­go de ha­ber asu­mi­do su de­rro­ta han evo­lu­cio­na­do y lo­gra­do un fu­tu­ro exi­to­so, otros se han su­mi­do en una to­tal de­ba­cle. ¿Qué los di­fe­ren­cia? Los que lue­go de ver­se de­rro­ta­dos ex­pli­can como víc­ti­mas su de­rro­ta es pro­ba­ble que se que­den en su ca­ja de con­fort, ex­pli­can­do de qué ma­ne­ra su­ce­die­ron las co­sas, fue­ra de su po­der, sin asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad ni bus­car lo que les fal­tó pa­ra lle­gar a es­te re­sul­ta­do la­men­ta­ble. Es­to pue­de re­sul­tar con­for­ta­ble, pe­ro no ayu­da­rá a sa­lir de la si­tua­ción que los tie­ne aco­rra­la­dos y de­bi­li­ta­dos. En cam­bio, los que res­pon­den de ma­ne­ra res­pon­sa­ble, pre­gun­tán­do­se qué les fal­tó, po­drán te­ner más chan­ces de pro­du­cir los cam­bios ya que asu­men su po­der, no po­nién­do­lo en el afue­ra, sino tra­ba­jan­do las va­ria­bles que pue­den ma­ne­jar y que es­tán al al­can­ce de ellos.

De no sé a sé

Las per­so­nas so­le­mos su­frir en al­gu­na for­ma y en al­gún ám­bi­to, de ce­gue­ra cog­ni­ti­va. Es­to no nos per­mi­te sa­ber que no sa­be­mos, por lo tan­to, ob­ser­van­do nues­tra fal­ta de efec­ti­vi­dad, po­dre­mos eva­luar si es­ta­mos en es­te es­ta­do de con­cien­cia. Lue­go, po­dre­mos re­co­no­cer que no sa­be­mos y así con­ver­tir­nos en prin­ci­pian­tes.

El prin­ci­pian­te sa­be que no lo sa­be to­do, pe­ro que sa­be lo su­fi­cien­te como pa­ra ir­se con­vir­tien­do en ex­per­to y es­to ha­ce que se di­ri­ja a un es­ta­do de ma­yor con­cien­cia. Ex­per­to es aquel que sa­be apli­car sus co­no­ci­mien­tos y ob­tie­ne sus re­sul­ta­dos de ma­ne­ra efec­ti­va, apli­can­do sus ha­bi­li­da­des de ma­ne­ra ca­si au­to­má­ti­ca. Es­to pro­ce­so se pue­de lo­grar a tra­vés de dis­tin­tos me­dios: un coach, un li­bro o un vi­deo, de­pen­de­rá del gra­do de com­ple­ji­dad que se re­quie­ra pa­ra el apren­di­za­je y ne­ce­si­ta­re­mos dar­les, a es­tos me­dios, la au­to­ri­dad ne­ce­sa­ria, pa­ra que en el pro­ce­so, po­da­mos se­guir los pa­sos ne­ce­sa­rios pa­ra tal apren­di­za­je.

“Un hom­bre se can­sa más mien­tras es­tá de­te­ni­do” , di­ce un pro­ver­bio chino. Por con­si­guien­te de­be­mos dar los pa­sos del desafío:

• De­cla­rar ig­no­ran­cia: un pa­so pa­ra acep­tar­la es la de­cla­ra­ción “no sé”, el pa­so pre­vio pa­ra com­pro­me­ter­nos con el apren­di­za­je y así em­pren­der un nue­vo ca­mino.

• Desafiar las ba­rre­ras per­so­na­les: pri­me­ro, bus­car e in­cor­po­rar he­rra­mien­tas que nos per­mi­tan li­de­rar­nos a no­so­tros mis­mos; lue­go, trans­for­mar nues­tros ser y cam­biar nues­tro con­jun­to de creen­cias.

• Iden­ti­fi­car los lí­mi­tes: nues­tras creen­cias nos ayu­dan a po­der re­sol­ver mu­chos de los obs­tácu­los que se nos pre­sen­tan, pe­ro en otras opor­tu­ni­da­des cons­ti­tu­yen los lí­mi­tes que im­pi­den ver más allá, por eso es im­por­tan­te dis­tin­guir es­ta cir­cuns­tan­cia pa­ra po­der de­tec­tar los lí­mi­tes.

• Apren­der a apren­der: no es só­lo cam­biar nues­tros pa­ra­dig­mas, sino tam­bién su­mar co­no­ci­mien­tos sin in­ter­fe­rir con los que ya te­ne­mos, como una ma­ne­ra más ama­ble de co­men­zar a rea­li­zar nues­tros sue­ños. Apren­der a apren­der nos per­mi­te ac­ce­der al co­no­ci­mien­to y po­ner­lo a prue­ba, no só­lo como un sa­ber nue­vo, sino como al­go que real­men­te lo po­da­mos lle­var a la prác­ti­ca con re­sul­ta­dos efec­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.