Hi­per te­mia

Mia - - SUMARIO -

Ame­nu­do, pen­sa­mos que cuan­do la na­riz del pe­rro es­tá ca­lien­te, el ani­mal tie­ne fie­bre. Sin em­bar­go, es­ta idea es só­lo par­cial­men­te cier­ta.

¿Qué es la hi­per­ter­mia? El au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral. Es­ta pue­de de­ber­se a va­rias cau­sas, ya sean ex­ter­nas o in­ter­nas. Un ejem­plo de cau­sa ex­ter­na es cuan­do el pe­rro ha su­fri­do un gol­pe de ca­lor. Res­pec­to de las cau­sas in­ter­nas, la hi­per­ter­mia pue­de ser de dos ti­pos: fi­sio­ló­gi­ca y pa­to­ló­gi­ca. La pri­me­ra es­tá re­la­cio­na­da con un es­fuer­zo o una emo­ción, como por ejem­plo, cuan­do el pe­rro jadea en días de mu­cho ca­lor. En es­te ca­so, el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra no vie­ne acom­pa­ña­do de una al­te­ra­ción del es­ta­do ge­ne­ral. La se­gun­da se pre­sen­ta jun­to con una en­fer­me­dad in­fec­cio­sa, vi­ral, pa­ra­si­ta­ria, etc. En es­tos ca­sos, se ob­ser­va un cam­bio en el es­ta­do ge­ne­ral: fa­ti­ga, aba­ti­mien­to, pér­di­da del ape­ti­to.

La apa­ri­ción de tem­blo­res no tie­ne por qué ser un signo de hi­per­ter­mia. Los es­ca­lo­fríos pue­den ser fi­sio­ló­gi­cos, como por ejem­plo cuan­do el pe­rro tie­ne frío, mie­do o an­sie­dad. A mu­chos pe­rros les su­ce­de cuan­do vi­si­tan al ve­te­ri­na­rio. Pe­ro tam­bién pue­den ser pa­to­ló­gi­cas: en el ca­so de que pa­dez­ca una en­fer­me­dad, és­ta pue­de ir acom­pa­ña­da de un au­men­to o una dis­mi­nu­ción de la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral.

La ex­ci­ta­ción fe­bril tam­bién pue­de ser fi­sio­ló­gi­ca o pa­to­ló­gi­ca. Res­pon­de al primer gru­po cuan­do ca­da es­fuer­zo o ex­ci­ta­ción se acom­pa­ña de un au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra con ace­le­ra­ción de la res­pi­ra­ción. El pe­rro ten­drá la bo­ca abier­ta y ob­ser­va­re­mos que to­das las mu­co­sas se con­ges­tio­nan: len­gua, ojos, na­riz, etc. El ani­mal prác­ti­ca­men­te so­lo su­da por la bo­ca y jadea pa­ra re­gu­lar el au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra. En el te­rreno pa­to­ló­gi­co, hay que se­ña­lar que cier­tas en­fer­me­da­des gra­ves pue­den cau­sar una ex­ci­ta­ción fe­bril: la in­to­xi­ca­ción con ve­ne­nos, el da­ño ce­re­bral, cier­tas do­len­cias vi­ra­les, como el mo­qui­llo y la ra­bia, o las hi­po­cal­ce­mias de la pe­rra en lac­tan­cia, que se tra­du­cen en con­vul­sio­nes.

Cuan­do se le to­ma la tem­pe­ra­tu­ra, hay que te­ner en cuen­ta que la tem­pe­ra­tu­ra nor­mal del pe­rro es de en­tre 38,5º y 39º y 1/4; es de­cir, 1º y 1/4, su­pe­rior a la de las per­so­nas. Sin em­bar­go, una tem­pe­ra­tu­ra de 40º y 1/4 im­pli­ca el mis­mo gra­do de gra­ve­dad que en no­so­tros. Es me­jor ve­ri­fi­car la tem­pe­ra­tu­ra del pe­rro cuan­do es­té cal­ma­do y en re­po­so, y no des­pués de co­rrer y ju­gar en la ca­lle.

Un gol­pe de ca­lor o un es­fuer­zo pue­de pro­vo­car es­ca­lo­fríos y au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra en los pe­rros. Có­mo re­co­no­cer la gra­ve­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.