Có­mo bar­ni­zar

Es la téc­ni­ca más sim­ple pa­ra re­cu­pe­rar ma­de­ras y un tra­ba­jo sen­ci­llo que los de­ja como nuevos. Al­gu­nos con­se­jos pa­ra con­se­guir un aca­ba­do pro­fe­sio­nal

Mia - - SUMARIO - Por Ja­na Ill­hardt (dpa)

Si la có­mo­da de los abue­los pa­re­ce es­tro­pea­da o se es­tá sa­lien­do el bar­niz del mar­co de los vi­drios, qui­tar el bar­niz vie­jo y re­no­var­lo es mu­cho más fá­cil que cual­quier otro pro­ce­di­mien­to de re­cu­pe­ra­ción de ma­de­ras e in­fi­ni­ta­men­te más agra­de­ci­do: una bar­ni­za­da de­ja lo que es­ta­ba vie­jo y feo, como nue­vo e im­pe­ca­ble. En la pre­pa­ra­ción y eje­cu­ción, hay téc­ni­cas que te van a ser­vir de mu­cho pa­ra que el tra­ba­jo se te sea fá­cil y te que­de per­fec­to.

Pre­pa­ra­ción

Si el bar­niz per­dió bri­llo, la ma­yo­ría de las ve­ces al­can­za con li­jar el mue­ble y pa­sar­le una nue­va ca­pa. Sin em­bar­go, si el nue­vo bar­niz tie­ne una ba­se quí­mi­ca dis­tin­ta a la an­te­rior, es po­si­ble que el nue­vo co­lor no aga­rre.No es fá­cil de­tec­tar con qué ha si­do tra­ta­do el mue­ble. Los mue­bles an­ti­guos so­lían pin­tar­se con bar­niz de ni­tro­ce­lu­lo­sa. Si el mue­ble es muy vie­jo, por ejem­plo del si­glo XIX, po­dría tra­tar­se in­clu­so de go­ma la­ca. Se la sue­le re­co­no­cer por el bri­llo. Sin em­bar­go, si per­sis­ten las du­das, lo me­jor es qui­tar por com­ple­to to­das las ca­pas de bar­niz an­te­rio­res.

Li­jar

Lo más fá­cil es li­jar con pa­pel de li­ja o amo­la­do­ras. Se re­co­mien­da uti­li­zar una más­ca­ra por el pol­vi­llo que se ge­ne­ra. Al­gu­nas amo­la­do­ras per­mi­ten ado­sar una pe­que­ña as­pi­ra­do­ra o cuen­tan con una bol­sa don­de se jun­tan los restos. Es im­por­tan­te es­tar aten­to a las pre­cau­cio­nes que fi­gu­ran en el em­ba­la­je. Las pis­to­las de ca­lor li­be­ran la pin­tu­ra con ca­lor, mien­tras que con una es­pá­tu­la se qui­tan los restos. Cuan­do se tra­ta de qui­tar va­rias ca­paz de bar­niz, la pis­to­la de ca­lor es la he­rra­mien­ta ideal.

Re­pa­rar

An­tes de pa­sar el bar­niz, de­ben co­rre­gir­se los da­ños con una es­pá­tu­la. Pa­ra que no ha­ya erro­res en el co­lor, lo me­jor es ha­cer el re­lleno mez­clan­do el pol­vo del li­ja­do con el bar­niz has­ta for­mar una pas­ta, co­lo­car­lo sin que se for­men gru­mos y de­jar se­car.

Ma­te­ria­les

¿Qué bar­niz usar? To­do de­pen­de de pa­ra qué se usa­rá des­pués el mue­ble. En ca­so de mue­bles de co­ci­na, la su­per­fi­cie de­be es­tar bien se­lla­da. En el ca­so del mar­co de una ventana o un mue­ble de jar­dín, de­be em­plear­se un bar­niz muy re­sis­ten­te. Pa­ra mue­bles so­me­ti­dos a con­di­cio­nes más di­fí­ci­les, se re­co­mien­dan las re­si­nas sin­té­ti­cas. Las la­cas con mu­cho bri­llo crean una su­per­fi­cie du­ra. A las có­mo­das o los pe­que­ños ar­ma­rios que no ne­ce­si­tan ser tan re­sis­ten­tes se les pue­de apli­car ce­ra o acei­tes. Pa­ra bar­ni­zar gran­des su­per­fi­cies, lo ideal es re­cu­rrir a los ro­di­llos. Pa­ra los mue­bles con or­na­men­tos se re­co­mien­da usar pin­ce­les. En el ca­so de la­cas de re­si­na sin­té­ti­ca, se pue­den to­mar pin­ce­les de cer­das na­tu­ra­les, mien­tras que en el ca­so de la­cas al agua se pue­den em­plear pin­ce­les es­pe­cia­les de acrí­li­co con cer­das sin­té­ti­cas que to­man me­jor el bar­niz y fa­ci­li­tan un buen aca­ba­do. Los más va­lien­tes pue­den in­ten­tar con una pis­to­la pul­ve­ri­za­do­ra. Sin em­bar­go, pa­ra usar­la ha­ce fal­ta un po­co de prác­ti­ca.

Pin­tu­ra

El bar­niz se de­be apli­car so­bre la su­per­fi­cie lim­pia, si­guien­do el lar­go de las ve­tas de la ma­de­ra. Se de­be pin­ce­lar bien el mue­ble, de mo­do que no que­den go­tas mar­ca­das. Es me­jor apli­car va­rias ca­pas fi­nas que una grue­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.